Principios inmutables

Existen muchos titulares financieros que han estado acechando a los EE.UU. en los pasados meses. Lamentablemente estos son más que titulares, ya que muchos están experimentando los males de una economía retadora. Aun así es interesante notar que en medio de la ansiedad están aquellos que tienen paz.

Esto no es para minimizar la realidad que muchos están experimentando durante estos tiempos económicos duros. No obstante, es importante señalar que existen ciertos principios inmutables que de seguirlos al menos proveen cierta paz.

1) Sepa a donde va a tener su dinero. Como asesor financiero, una de las frases más comunes que escucho es: “No sé a donde va a tener mi dinero”. Sin embargo, es interesante notar que en un estudio sobre los hábitos de los millonarios estadounidenses (The Millionaire Mind por Thomas Stanley), la primera característica que tienen los millonarios es que saben cómo están gastando su dinero. Darle seguimiento a los ingresos y gastos es esencial, ya que es un paso fundamental para determinar cómo mejor utilizar nuestros recursos. Dios nos ha confiado sus recursos para que seamos buenos mayordomos de sus activos. Esto comienza con el establecimiento de un inventario acertado y monitorizando los activos. Si uno no sabe a dónde va a tener el dinero, es difícil redirigirlo a los lugares apropiados.

2) Tener un plan. El principio número uno es crítico ya que al ponerlo en práctica nos permite establecer el segundo. Debemos tener un plan financiero. Esto incluye dos o tres metas a corto y largo plazo alcanzables y divididas en pequeños pasos para lograrlas. Mientras el principio uno le permite definir dónde está, el dos le ayuda a determinar a dónde va. Seguir sólo estos dos principios le ayuda a no distraerse con las circunstancias que no puede controlar mientras se mantiene enfocado en cuáles son las metas.

3) Mantener al mínimo la deuda renovable. Este es uno de los mayores retos que enfrentan los estadounidenses. Vivir en un estilo de vida orientado al consumismo ha llevado a muchos a violar este principio fundamental del éxito financiero. Esta trampa se convierte en destructiva cuando la economía se aprieta a medida que los efectos de los intereses compuestos, a lo que Albert Einstein llamó la “octava maravilla del mundo”, son un consternado obstáculo a superar.

4) Vivir de acuerdo a los recursos con los que se cuenta. Esto suena como un principio simple y lógico, pero se desobedece constantemente en EE.UU. El acceso a crédito y una cultura orientada al consumismo ha llevado a comportamientos que van en búsqueda de aumentos y cosas materiales, lo cual viola las reglas de un sólido presupuesto. Esto es bien evidente durante los tiempos económicos retadores, donde estamos viendo altos índices de ejecuciones hipotecarias debido a lo malos cálculos sobre lo que en realidad se podía pagar durante el tiempo de auge en el mercado inmobiliario y donde los salarios no están aumentando al mismo ritmo.

El reto de seguir los principios antes mencionados es que, a menudo, llevan a la crítica ya que no es la norma en EE.UU. Esto viola el llamado Sueño Americano, que mientras más y más grande sea, mejor es. Sin embargo, así como Jesús estuvo dispuesto a ser criticado por hacer lo que sabía que era lo correcto, oro para que la Iglesia de Dios no se derrumbe sino que aprenda de la situación. También para que brille como hemos sido llamados a llevar una vida que ejemplifica lo que es ser buenos administradores de los bienes de Dios. Tengamos paz en tiempos de ansiedad al ir en búsqueda de conocimiento y sabiduría, pidámosle a Dios que dirija nuestro camino y nuestras decisiones mientras construimos y establecemos su Reino.


Paul Roldán es un asesor financiero graduado de la Universidad de Harvard, además de ser el cofundador y principal ejecutivo de Allgen Financial Services, Inc. Tiene una vasta experiencia en el mercado de valores y la Reserva Federal.
anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio