print

Dios quiere bendecirlo con el gozo y la paz de una vida libre de estrés. En realidad, Dios promete fortalecer su cuerpo y darle paz a su mente y su alma. La Biblia dice: "Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz" (Sal.29:11).

Una poderosa estrategia para combatir el estrés es el ejercicio. El ejercicio provee una vía sumamente beneficiosa para liberar el estrés acumulado y las emociones negativas. En vez de permitir que el estrés deshaga su cuerpo, usted verdaderamente puede usar el estrés para sacar ventaja. Una buena sesión de ejercicios puede disipar el estrés y hacer que usted se sienta estupendo. Veamos algunos ejercicios que puede realizar para vencer el estrés para que nunca lo venza a usted, incluyendo algunos ejercicios de relajación que le ayudarán a aflojarse.

Rutina de relajación de tres minutos

Esta rutina de relajación requiere sólo tres minutos, pero puede ser un salvavidas en una situación tensa.

  1. Concéntrese en relajarse usando una palabra clave, tal como la paz de Dios o el amor de Dios. Escuche su propia respiración, aspire profundamente y contenga la respiración.
  2. Mientras contiene su respiración, tense un grupo de músculos, como los músculos de su cara, piernas o brazos.
  3. Mientras usted expira, relaje el grupo de músculos tensos. Sienta que toda su tensión se desvanece. Baje los hombros y rótelos en un círculo.
  4. Repita.

Usted puede hacer este ejercicio de relajación mientras está en el trabajo o en su casa. Aprender a relajarse requiere práctica. El entrenamiento en relajación reduce la ansiedad y el estrés, y disminuye las enfermedades cardiacas y la hipertensión.

Relajación muscular progresiva

En este ejercicio de relajación, usted debe tensar cada grupo de músculos de su cuerpo, mantenerlos así por cinco segundos, y luego aflojar gradualmente los músculos, y relajarlos por diez a quince segundos. Relajar todo su cuerpo por medio de esta técnica le llevará cerca de veinte minutos.

  1. Siéntese o recuéstese tranquilamente en una posición cómoda lejos del ruido o las distracciones.
  2. Examine su cuerpo para identificar áreas de estrés o tensión.
  3. Comience a tensionar los músculos de cada uno de los siguientes grupos, comenzando por la cabeza. Tensione cada parte del cuerpo durante cinco segundos y luego libere lentamente la tensión mientras se concentra en otra parte del cuerpo. Es necesario repetir esto dos veces con cada grupo de músculos. Mientras aprende a liberar lentamente la tensión de los músculos, realmente le estará enseñando a su cuerpo cómo relajarse.
  • Frente y coronilla: levante las cejas.
  • Mandíbula: apriete los dientes.
  • Cuello: empuje el mentón hacia delante sobre su pecho.
  • Hombros y músculos trapecios: levante los hombros.
  • Espalda: empuje hacia atrás los extremos de los hombros
  • Brazos: flexione los bíceps.
  • Abdomen: tensione el abdomen.
  • Nalgas: apriete y tensione las nalgas.
  • Muslos: flexione los muslos.
  • Pantorrillas: flexione y mueva los dedos hacia arriba y hacia abajo.

--Extracto tomado del libro La cura bíblica para el estrés del Dr. Don Colbert, publicado por Casa Creación. Usado con permiso.