¿Necesita provisión en algún área de su vida, y no está realmente seguro de adónde ir a buscarla? ¡Anímese, porque en el Salmo 111:5 Dios promete proveer a todos los que “le temen”. Mientras adoremos a Dios, tendremos su provisión.

Quizás le han dicho que va a perder su trabajo. Tal vez usted es anciano y vive de una pensión de la Seguridad Social, y se pregunta qué le pasará en el futuro. Usted ve que los precios aumentan todo el tiempo, y el diablo le susurra al oído: “No vas a tener lo necesario para vivir”. O quizás no le den los números; simplemente su ingreso no alcance para sostenerlo, aunque usted está haciendo todo lo mejor que sabe.

Sea cual fuera la razón por la cual está preocupado por su provisión, marque Salmos 111:5 en su Biblia. Medítelo e incluso memorícelo, porque contiene la clave para ver satisfechas sus necesidades. De esa manera, cuando surja una necesidad en su vida, usted tendrá atesorada en su corazón la Palabra de Dios, que lo fortalecerá y lo ayudará a permanecer confiado en vez de atemorizado.

Crea la Palabra de Dios cuando Él dice que dará alimento a todos los que le temen reverentemente y lo adoran. Sea cual fuera su situación, Dios proveerá para usted mientras usted continúe adorándolo y glorificándolo.

La adoración realmente lo hace pasarla bien y lo energiza; la preocupación hace que nuestros corazones se endurezcan y pierdan la alegría. No se preocupe; adore y verá cómo Dios provee para cada una de sus necesidades.

—Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA