¿Ha pasado por la necesidad de obtener un trabajo, pero cada anuncio de empleo que leía pedía alguien con experiencia? Usted quería un trabajo, pero no tenía ninguna experiencia, y eso lo frustraba. Yo he pasado por esa situación, y recuerdo que pensaba: “¿Cómo voy a poder obtener experiencia si nadie me quiere dar un trabajo?”. 

Dios también quiere ayuda con experiencia. Cuando vamos a trabajar para Dios en su Reino, Él usará todo lo que hay en nuestro pasado. No importa cuán doloroso fuera, Él lo considera experiencia. Muchos de nosotros hemos pasado por cosas difíciles, y ellas nos califican para ayudar a quienes pasaron por situaciones semejantes. Hebreos 5:8, 9 nos dice que aún Jesús ganó experiencia a través de las cosas que sufrió. 

¿Cómo podría yo estarle escribiendo ahora si no hubiera tenido que atravesar algunas cosas difíciles y ganado alguna experiencia valiosa? ¿Cómo podría enseñar a otros a perdonar a quienes los han herido, si primero no hubiera experimentado perdonar a quienes me lastimaron?

Lo animo a mirar su dolor desde un punto de vista diferente. Una perspectiva correcta hacetoda la diferencia en su vida. Eche un vistazo a la posibilidad de utilizar su dolor para beneficiar a alguna otra persona. ¿Podría su lío convertirse en su ministerio? Tal vez usted ha sufrido tanto que siente que puede ser un especialista en cierta área. Yo soy una especialista en superar la vergüenza, la culpa, la pobre autoimagen, la falta de confianza, el miedo, el enojo, la amargura, la autocompasión, etc. Déjeme animarlo a ser positivo con respecto a su pasado y su dolor, y comprenda que todo eso puede ser usado para bien en el Reino de Dios.

--Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA