Page 34 of 46

La comunicación es algo más que hablar

El mero hecho de abrir su boca, y que de ella surjan algunas palabras no significa necesariamente que usted se esté comunicando. La comunicación implica mucho más que simplemente usar palabras, y a veces las palabras hacen muy poco por promover la intimidad y la comprensión. La comunicación eficaz involucra varias acciones a la vez: escuchar, hablar, expresiones faciales, tono de la voz, y, más que nada, comprensión. Quiero analizar seis niveles de comunicación que es importante entender.  Read more: La comunicación es algo más que hablar

Orar en el dolor

Al comienzo de 1 Samuel, la Palabra de Dios nos presenta a una mujer llamada Ana. Ella vivía en Israel casi a finales de la época de los jueces. Estos jueces eran héroes nacionales, hombres y mujeres que Dios levantaba para liberar a su pueblo del peligro y guiarlo. Ana se convertiría en la madre de Samuel, el último gran juez de Israel y el primer profeta del reino. De hecho, Dios utilizó a Samuel para ungir a los dos primeros reyes de Israel.  Read more: Orar en el dolor

El don del arrepentimiento

David había cometido adulterio con Betsabé, e hizo arreglos para que mataran a su esposo, y así poder encubrir su pecado (vea 2 Samuel 11:1–15). Había pasado el tiempo, y él seguía ignorando el asunto. Probablemente, estaba haciendo lo que todos nos vemos tentados a hacer cuando pecamos: poner excusas y engañarnos con nuestros propios razonamientos. Puede ser que nosotros no tengamos que tratar con pecados tan serios como los que David enfrentaba, pero el pecado es pecado, y tiene un efecto similar en nosotros, no importa de qué tipo sea. El hecho es que, hasta que lo admitamos, lo confesemos y nos arrepintamos de nuestro pecado (que es apartarse totalmente de él e ir en la dirección contraria) no seremos capaces de adorar a Dios con un corazón puro o una conciencia clara. El rey David se sentía bastante miserable hasta que al final se arrepintió de su pecado. Su gozo sólo regresó después que se arrepintió (vea Salmos 32:1–7).  Read more: El don del arrepentimiento

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA