happinesslAvalada por mi experiencia profesional, sostengo con total convicción que es posible controlar y vencer los temores que nos impiden tener una vida plena. Los temores suelen ser los peores enemigos para vivir felices, ser exitosos y crecer en todos los aspectos. En mi consultorio, como terapeuta, veo unos temores predominantes que presentan las personas y estos son los siguientes:

  1. Temor al rechazo: La sociedad fija una serie de parámetros de belleza y de actitudes.  Si sentimos que no podemos cumplir con esos parámetros nos produce el temor de no gustar, de no ser amadas y de no cumplir con las expectativas de quienes nos rodean.  La necesidad de aprobación consiste en satisfacer a cualquier precio a otras personas. Para combatir esto es de total importancia que cobremos seguridad en nosotras mismas.
  2. Temor a amar: Este temor está relacionado a otros miedos como a: sufrir, no ser correspondida, ser defraudada, la decepción y la entrega. Hay quienes se sienten marcadas por un supuesto “fracaso” sentimental que no pueden superar, y por eso temen a volver a entregarse.  Y hay también quienes ni siquiera han padecido una decepción amorosa, pero que sienten que no podrían soportarla y  por esa razón, se cierran totalmente al amor o entablan relaciones superficiales y sin compromiso. Es claro que una no se debe exponer a situaciones decepcionantes a sabiendas de que resultarán así.  Pero la decepción no debe ser interpretada como “fracaso”, sino como un sentimiento que nos enseña algo y que torna positivas incluso aquellas experiencias que consideramos más negativas.
  3. Temor a la soledad: Casi todos lo padecemos en algún momento de nuestras vidas. La soledad no es un estado, sino un sentimiento.  Es decir, no se trata de estar solo, sino de sentirse solo.  Hay gente que está sola físicamente, pero no tienen el sentimiento de la soledad.  Mientras que hay otras personas que están acompañadas, pero se sienten solas.  Cuando estás sola, estás con Dios y contigo misma. Las mejores compañías se encuentran cuando se ha aprendido a disfrutar de la soledad.  Vencer el temor a la soledad significa descubrir nuestro propio valor y nuestra propia aptitud para transformarnos en amigas de nosotras mismas.

A lo único que le debemos temer es al miedo mismo.  “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, NO TEMAS, ni desmayes, porque Jehová, tu Dios, estará contigo a donde quiera que tu vayas”. (Josué 1:9)  Toma la decisión de soltar los temores y verás cómo se abre una inmensa puerta frente a ti, llena de extraordinarias posibilidades.

—Escrito por la Dra. Lis Milland, autora del libro Vive libre, vive feliz. Publicado por Casa Creación.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA