istock 910528No importa cuál sea la oposición que se levante en contra nuestra, la verdad es que estamos protegidas; ¡estamos cubiertas! Tenemos el mejor seguro del mundo, respaldado por Dios y todo el cielo.  Él mismo “con sus plumas nos cubrirá”  (Salmo 91: 4).  ¿Qué significa esto? De la misma manera que las aves usan sus plumas para proteger a sus crías proveyéndoles protección del mal tiempo, del frío, del sol y dándoles agua para tomar, así también lo hará Dios. Nos cubrirá y nos protegerá de los malos tiempos que enfrentemos.  Nos protegerá del frío que entumece en los inviernos espirituales; del calor agobiante y de la fatiga que puede causar el fuego de los problemas. Él saciará la sed que puedan tener nuestras almas “en esta tierra reseca y agotada donde no hay agua” (Salmo 63:1). 

No solo nos cubrirá, sino “con sus alas te dará refugio”  (Salmo 91:4). Nos esconderá en el refugio de su presencia.

No importa lo que estés enfrentando,  Dios ha prometido cubrirte y protegerte.  Atrévete a refugiarte en Él; debajo de sus alas estarás segura.  Y si te atreves, remóntate sobre sus alas. Con Él podrás volar por encima de cualquier tormenta o problema, y alcanzarás revelaciones espirituales y promesas que jamás imaginaste.

Dios quiere cubrir nuestras vidas con vestiduras de protección, con vestiduras que nos van a dar ese sentido de seguridad en un mundo inseguro. Por lo tanto, nos dejó miles de promesas escritas a través de su Palabra: promesas que pudiéramos leer y recordar, promesas que creyéramos y pudiéramos declarar sobre nuestras vidas y las de los nuestros…promesas que fueran una armadura sobre nosotros. 

¿Cuál es la función de una armadura?  La armadura se usa para proteger, sobre todo a alguien que sale para la batalla.  Cuando pienso en una armadura, lo que viene a mi mente es la armadura que usaban los caballeros en los tiempos medievales.  Era una vestimenta fuerte de distintas piezas de metal que protegían al caballero, de pies a cabeza, del azote de su adversario.  Esa armadura era impenetrable.  Así de impenetrable es la armadura de Dios para protegernos a través de sus promesas. Recuerda que el salmista dice: “sus promesas son  tu armadura y protección” (Salmo 91: 4b).

Dios nos ha dejado su Palabra como verdad absoluta, como la perfecta voluntad de Él para nuestras vidas, como una guía para que vivamos de acuerdo a sus estatutos, pero también es un libro de promesas inquebrantables.  El salmista dijo en el Salmo 138:4 que esas promesas están respaldadas por Él: “Porque tus promesas están respaldadas por todo el honor de tu nombre”.  Aunque vivamos en un mundo que tal vez quiera vestirnos con distintas vestimentas y opacar la verdad de Dios sobre nuestras vidas, es hermoso saber que la verdad de Dios está por encima de todo y que lo que Dios ha dicho, lo hará, lo cumplirá y lo respaldará por todo el honor de su nombre.

¡Eso es poderoso!  ¡Sus promesas son “Sí” y “Amén” y de esas promesas nos tenemos que adueñar!  Las tenemos que creer, declarar y vestirnos de ellas. Cuando te vistas de ellas, “Ninguna arma forjada contra ti prosperará” (Isaías 54:17).

Creo firmemente que si tú y yo queremos ser esas conquistadoras o “más que vencedoras” en contra las estrategias del enemigo como declara la Biblia que somos, tenemos que vivir vestidas con la armadura impenetrable de Dios.  Tenemos que revestirnos de la Palabra de Dios, que es la espada del Espíritu para detener y vencer cualquier ataque del enemigo manifestado como sea: enfermedad, escasez financiera, desánimo o crisis familiares.  Tenemos que recibir y honrar sobre nosotros el casco de la salvación, que nos hace poderosas en Cristo.  Tenemos que mantenernos firmes vestidas con la verdad y la justicia de Dios porque vivir en esa verdad nos aumenta la fe en sus promesas, que son inquebrantables. Y tenemos que vestirnos de paz ante todo lo que veamos y vivamos porque sabemos que Dios cumple todas sus promesas. Vivir vestidas con toda esta armadura nos librará de la mentira y de la muerte.

―Tomado del libro Me vistió de promesas por Julissa Arce-Rivera. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA