Boletín Ministerial

Page 12 of 43

istock 3277366

No tomar su nombre en vano

“No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano”(Éxodo 20:7).

Una vez escuché a alguien decir: “Lo que pasaba con los discípulos en el libro de Hechos fue una revelación del nombre de Jesús”. Read more: No tomar su nombre en vano

healed

¿De qué tenemos que ser sanados?

La desobediencia del hombre causó una enfermedad llamada pecado que continúa arrasando con la humanidad; una división que nos aleja del amor de Dios. Esta enfermedad llamada pecado no solo se limita a una conducta impropia e inadecuada por nuestro mal proceder, sino además de ser una transgresión, es actuar independiente de Dios. Debido a esto comienzan a manifestarse emociones antes no conocidas por el hombre y la mujer, como la vergüenza, el miedo y la culpa. Read more: ¿De qué tenemos que ser sanados?

mike bickle

Cultivar una visión correcta de Dios

Cultivar una visión correcta de Dios es esencial para crecer en la oración. Demasiados creyentes tienen una visión incorrecta de Dios. Por ejemplo, muchos viven suponiendo algo muy común, y completamente equivocado: Que Dios es un supervisor enojado que nos obliga a orar y a soportar conversaciones con Él para probar nuestra devoción o un Dios estoico que no tiene ningún interés en nuestras vidas. ¡Nada podría estar más lejos de la verdad! Dios es un Padre tierno que ama profundamente a sus hijos, y Jesús es un Novio y Rey lleno de anhelo por su pueblo.  Read more: Cultivar una visión correcta de Dios

dove2

El Espíritu Santo no nos abandona

Cuando me volví pastor de la iglesia Church of the Nazarene en Palmer, Tennessee, en marzo de 1955, a los diecinueve, era el miembro más joven. Había allí un par de docenas de niños además de un puñado de adolescentes ligeramente más jóvenes que yo. Pero, de hecho, no eran miembros. Además, yo había sentido el llamado divino a predicar solamente cuatro meses antes (noviembre de 1954). Mi primer sermón en Palmer era posiblemente el quinto que había predicado en total. Sintiéndome tan inadecuado e insignificante, no creo seriamente que yo pensara que Dios realmente hablara a través de mí en esos días. Read more: El Espíritu Santo no nos abandona

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA