Boletín Ministerial

Page 4 of 43

istock 7717586xsmall

¿Qué sostiene a un líder?

El liderazgo no es fácil. Cada día, los líderes deben levantarse y guiarse a sí mismos antes de dirigir a alguien más. Debido a que otras personas dependen de ellos, necesitan mantener la llama encendida en su interior. Deben saber hacia dónde van y por qué, y ayudar a los demás a llegar a allí. A fin de mantenerse activos y avanzando, los líderes pueden ayudarse trabajando en cuatro áreas: Read more: ¿Qué sostiene a un líder?

praying man

Aprenda a vivir por la oración

Satanás realmente no quiere un creyente persistente, metódico, inoportuno

que viva por la oración

. No quiere a alguien tan tenaz y disciplinado en oración que una vez que esa persona comience a orar, Satanás sabe que, sin importar lo mucho que obstaculice  la respuesta, él no tiene esperanza de ganarle. Si tuviéramos  más cristianos que oraran  así, entonces habría un desmantelamiento  inevitable, paso a paso, día a día, del reino de las tinieblas que él jamás podría resistir. El fin de su reino de cautiverio, enfermedad, deformidades y tormento emocional sería determinado. Así que él se siente bastante contento de hacernos pensar que las cosas grandes están en realidad solamente en manos de Dios, de manera que nunca tenemos la necesidad de preocuparnos más allá de nuestras necesidades y de las de nuestra familia inmediata. Read more: Aprenda a vivir por la oración

womenhappy

Mi gratitud a Él

La adoración comienza siempre en la presencia de Dios. Pero se convierte en una fuerza transformadora en cada aspecto y momento de nuestra vida a través del agradecimiento. Pero, ¿somos verdaderamente tan agradecidos como deberíamos? Read more: Mi gratitud a Él

dicipulo

El precio del discipulado

Los estudios muestran que una de las razones principales por las cuales la gente rechaza el cristianismo es por la hipocresía de quienes profesan la fe. Este fue un factor clave para mí. Después de escudriñar atentamente las Escrituras, y observar la vida de quienes iban y venían de la iglesia, encontré una razón que se destacaba entre todas las demás: la ausencia de un compromiso de rendir todo a la autoridad y señorío de Cristo. Esto no significa que tenemos que ser perfectos y tratar de ganarnos nuestro lugar en el cielo por medio de nuestras buenas obras, sino que es más bien una verdadera actitud de sometimiento a la voluntad de Dios y la verdad de su Palabra. Jesús dijo una parábola sobre la respuesta que alguien recibe cuando de verdad entiende el valor que tiene este tipo de relación con Dios. “El Reino de los cielos es como un tesoro escondido en un campo. Cuando un hombre lo descubrió, lo volvió a esconder, y lleno de alegría fue y vendió todo lo que tenía y compró ese campo. También se parece el Reino de los cielos a un comerciante que andaba buscando perlas finas. Cuando encontró una de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y la compró” (Mateo 13:44-46). Read more: El precio del discipulado

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA