Boletín Ministerial

Page 24 of 43

Un encuentro en oración

Las oraciones carnales no mueven el corazón de Dios. Orar impropiamente como del corazón de Dios, y finalmente termina en vanidad. Tales oraciones son inútiles y Dios no obtiene la gloria. En Daniel 10:7-12, Daniel tuvo un encuentro en oración. Los hombres que estaban con él no pudieron experimentar lo que Daniel oía y veía, sino que en cambio huyeron llenos de temor. Un ángel guerrero se dirigió a Daniel. Mientras Daniel estaba temblando, el ángel le consoló y dijo que su presencia era el resultado de las palabras que Daniel había orado. Read more: Un encuentro en oración

Hablando claro

“¡Que Dios le bendiga!”. La gente lo dice continuamente y piensa que eso es bendecir a alguien. En realidad no lo es. Se trata de algo más que eso. Decir: “Que Dios le bendiga” se ha convertido en un saludo tan común o en un relleno espiritual para cualquier ocasión que el poder de la bendición se ha perdido quedándose escondido. La bendición no es algo unidimensional, como la acumulación de bienes materiales. Que alguien diga: “He sido bendecido con una casa grande o un automóvil” es reconocer sólo una dimensión, pero la bendición no tiene sólo una dirección en la que nosotros somos únicamente los recipientes. Otra dirección de la bendición está velada del observador casual. “Bendición” en la Biblia es una de esas palabras que está llena de significado, como la palabra “paz” o “gracia”, dependiendo de cómo se use. Read more: Hablando claro

¿Cuánto tiempo tiene usted?

Creo que es muy importante y crítico que las personas aprendan, tan pronto como se elevan a la categoría del liderazgo, que son prescindibles. Yo siempre estoy en contacto con mi muerte. Hágase amigo de su deceso. Piense siempre de sí  mismo como una flor que se marchita y se vuelve polvo. Usted puede estar hoy aquí y no estar mañana. Piense de esa manera, y trabajará más en las cosas correctas, cosas como invertir en las personas. Read more: ¿Cuánto tiempo tiene usted?

La conspiración del mal

Cuando crecía como joven cristiano, me enseñaron muchas cosas acerca de Dios que me quitaron cualquier deseo de fomentar una relación más íntima con Él. Me dijeron que cuanto más supiera, más cuentas tendrá que darle a Dios, y mi castigo por no cumplir las expectativas de Dios sería más severo que el de alguien que supiera menos. Cuando entendí esta enseñanza, supe exactamente lo que no haría. Decidí no tocar la Biblia, ya que cuanto más supiera, más me castigaría Dios. Vamos, yo no era ningún necio; ¡prefería ser ignorante que aprender más acerca de la Palabra y provocar un mayor castigo en caso de que fallase! Así que dejé la Biblia a un lado y rehusé apuntarme a ninguna clase de estudio bíblico. Simplemente me mantenía alejado de cualquier cosa que pudiera “incriminarme” más. Read more: La conspiración del mal

El despertar

Josías renueva el pacto

Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reinó en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat. E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda. 2 Reyes 22:1-2 (RVR1960). Read more: El despertar

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA