chickensYa sea que usted está llamado a un ministerio a tiempo completo como yo, o algún otro tipo de trabajo del reino, todos necesitamos mentores en nuestras vidas que nos pueden ayudar a navegar por ella. Puede ser un pastor en su iglesia o el líder de un grupo pequeño o de estudio bíblico, o puede ser la persona para la que trabaja, ya sea que esté en un círculo cristiano o secular.

Las personas que Dios le dé como mentores le enseñarán cómo responder a la autoridad. Es importante recordar que toda autoridad, cristiana y no cristiana, viene de Dios. El apóstol Pablo dijo: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos” (Romanos 13:1–2, énfasis añadido).

Esto puede ser difícil de escuchar para quien está bajo la autoridad de alguien que no le trata bien. Pero incluso si su situación es difícil, eso no significa que usted no está exactamente donde tiene que estar. Dios sabe qué líder necesitamos en nuestras vidas para prepararnos para el destino que Él tiene para nosotros. He aprendido a través de los años que Dios incluso toma a un mal líder para sacar lo malo de usted ahora, antes de convertirse en una persona de gran influencia.

Dios sabe exactamente qué líderes poner en su vida, porque Él conoce el fin desde el principio (Isaías 46:10). Él conoce sus fortalezas y debilidades, lo bueno y lo malo. Él le conocía antes de que usted se formara en el vientre de su madre (Jeremías 1: 5). Dios le va a “ocultar” detrás de alguien con el fin de convertirle en la persona que usted está llamado a ser. Dios tiene muchas maneras de procesarnos, y si creemos en su Palabra, ¡sabemos que todo va a obrar para nuestro bien!

Cuando Dios escogió a los líderes que tendrían autoridad sobre usted, Él conocía sus debilidades y fortalezas, y dicho puntos fuertes y débiles pueden ser muy bien la razón por la cual Él los juntó a ustedes. Como declara Proverbios 27:17: “Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo”. ¡A veces Dios unirá a dos cabeciduros para afilarlos!

Cuando me fui a trabajar en el ministerio del Dr. Lowery, tuve que aprender sumisión a la autoridad. No era que yo fuera abiertamente rebelde, pero estaba acostumbrado a hacer las cosas a mi manera como líder del ministerio de jóvenes de nuestra iglesia. Aprendí muy rápido que la manera en que yo enfocaba el ministerio y la forma en que lo hacía el Dr. Lowery eran muy diferentes, y nadie estaba pidiendo mi opinión.

No se trataba de mí. Esta fue mi temporada de aprendizaje y de servir. Uno de los peores errores que puede cometer cuando se acaba de empezar es pensar que lo sabes todo. Usted puede pensar que entiende la cultura o que conoce las tendencias en su campo profesional. Pero necesita entender el corazón de Dios para saber lo que Él quiere hacer a través de usted. Al ser un líder joven que sirve bajo la autoridad de otra persona, usted puede ofrecer consejos, pero en última instancia debe estar dispuesto a someterse a la autoridad de esa persona. Si cree que Dios ha ordenado sus pasos y lo tiene trabajando con una persona determinada por una razón, entonces usted sabe que su destino depende de cuán bien usted sirva mientras esté bajo la autoridad de ese líder.

―Tomado del libro Cuando los marginados se convierten en reyes por Mark Casto. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA