El anuncio de la cercanía del reino era el aviso de la venidera justicia del reino. Esta justicia vendría a través del evangelio (Ro. 1:17). La justicia del reino no podía venir a través de la ley, sino por la fe en el Mesías. El plan de Dios no se llevará a cabo a través de cosas ordinarias (como comida y bebida). Su plan es para un reino espiritual, uno que está lleno de su justicia.

Los judíos estaban en busca de un reino terrenal, por lo que menospreciaron la justicia que viene por la fe. Muchos han perdido el reino y la justicia que viene por la fe en el evangelio. Hoy, muchas personas -incluidos cristianos- aún no están viendo el plan de Dios cumplido porque están buscando soluciones de carácter terrenal en el reino espiritual de Dios. Debemos fortalecer nuestra fe en el poder de Dios para marcar el comienzo de su reino y orar con diligencia para que su plan sea extendido.

Los profetas hablaron de la venidera justicia del reino. El reino está relacionado con el evangelio (Is.52:7). La justicia de Dios vendría a Israel y a las naciones a través del evangelio. Muchos en Israel se perdieron del reino, ya que no obedecieron al evangelio (Ro. 10:15-16). Ellos no se sujetaron al evangelio. No se sujetaron a la justicia de Dios (v. 3). Se convirtieron en enemigos del evangelio y, por lo tanto, enemigos del reino (Ro. 11:28; 1 Tes. 2:14-16).

Hoy en día hay que orar fervientemente para que la justicia llegue a nuestros hogares, comunidades, nuestra nación y nuestro mundo. Debemos orar para que los planes de Dios y su voluntad no cesen por causa de la desobediencia generalizada de este mundo. Ore para que la justicia de Dios llegue a los Estados Unidos de América y a los hogares de todas las personas en todo el mundo.

Aprendemos en Isaías 32:17 que la obra de la justicia se demostrará con la paz (shalom), y que la justicia traerá tranquilidad y confianza. Cuando oremos con tranquilidad y confianza para que esto ocurra hoy, nuestras oraciones deben incluir las siguientes características del plan de Dios:

  • La justicia será revelada (Is. 56:1).

  • Los santos serán llamados árboles de justicia (Is. 61:3).

  • La justicia y la alabanza florecerán entre las naciones (Is. 61:11).

  • El Mesías traerá justicia perdurable (Dn. 9:24).

  • El nuevo hombre -los nuevos creyentes- será creado en justicia (Ef. 4:24).

  • El nuevo pacto será administrado con justicia (2 Co. 3:9).

  • El cetro del reino será la justicia (Heb. 1:8).

  • El justo florecerá en el día del Mesías (el reino, Sal. 72:7).

 

¡Qué maravilloso será cuando los planes de Dios para su reino puedan penetrar todos los rincones de este mundo. La Biblia nos dice que "[los justos] serán el retoño plantado por mí mismo en la tierra" (Isaías 60:21). ¿Puede imaginarse el momento en que Estados Unidos este saturado de creyentes justos "plantados" a lo largo de sus regiones de modo que toda nuestra nación sea conocida en todo el mundo de hoy como una tierra de justos?

Lamentablemente, hoy Estados Unidos es reconocido en todo el mundo como una nación que se ha apartado de los fundamentos de la justicia. En lugar de que esta haya llenado nuestras calles, tenemos rebeldía contra Dios, maldad y pecado, lo cual está aterrorizando a los pueblos de la nación. Los pueblos de la Unión deben ser reconocidos como plantíos del Señor, debemos orar para que Dios tenga misericordia de nuestra rebeldía y nuestro pecado de forma que nos llame al arrepentimiento. Estados Unidos debe volver a los fundamentos piadosos sobre los cuales fueron fundados en sus principios. Cuando lea estas páginas, comprométase a orar con diligencia para que los planes de Dios se cumplan en esta nación y en todo el mundo de modo que el reino de Dios pueda ser establecido.

Sólo nos convertiremos en plantío del Señor al depositar nuestra fe y confianza en el evangelio (Isaías 61:1-3). Un reino terrenal requiere una tierra material, no así el reino espiritual. Debemos reconocer que estamos orando por un reino espiritual. La Biblia nos dice que Abraham no estaba buscando una tierra material, sino una patria celestial (Hebreos 11:14-16). Tenemos que buscar una nación estadounidense celestial hoy.

El plan de Dios es llenar este mundo con su justicia. El Antiguo Testamento está lleno de referencias a la justicia del reino. Somos hechos justicia de Dios en Cristo (2 Corintios 5:21). Cristo es nuestra justicia (1 Corintios 1:30). Israel no puede alcanzar la justicia a través de la ley. La justicia viene por la fe y el nuevo pacto. Ahora estamos viviendo en el reino y bajo el nuevo pacto.

 

--Extracto tomado del libro Oraciones que revelan el cielo en la tierra de John Eckhardt. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.


Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA