Desde reuniones para tomar té hasta reuniones de municipio, EE.UU. parece que va en retroceso en lo que muchos ven como un gobierno hiperactivo dispuesto y comprometido a asumir el poder y controlar cada aspecto de la sociedad estadounidense. Desde el sistema bancario, automotriz y ahora el de salud, al vigorizado aborto y el movimiento a favor de los matrimonios del mismo sexo, el Tío Sam está en una plataforma sin precedentes que provoca una sonrisa en los admiradores del gran gobierno y el liberalismo social, mientras que simultáneamente provoca que los que defienden la agenda tradicional busquen al terapeuta.

En medio de toda esta confusión y angustia, surge la pregunta: ¿Dónde está la Iglesia? ¿Necesita EE.UU. un nuevo movimiento cristiano similar a los que prevalecieron en las décadas de los ochenta y noventa, como la Mayoría Moral de Jerry Falwell o la Coalición Cristiana de Pat Robertson?

El renombrado profeta y activista carismático, Rick Joyner cree que sí. A tal grado, que recientemente convocó una reunión de cristianos comprometidos a dialogar sobre la actual situación económica, moral y la crisis social desde el punto de vista bíblico. Joyner junto con Cindy Jacobs, Bob Weiner, Larry Jackson, Marc Nuttle y este servidor, hablamos abiertamente para analizar lo viable y sostenible de tal movimiento.

Por consiguiente, el grupo determinó que el movimiento político-social previo como la Coalición Cristiana y la Mayoría Moral, que sirvieron durantes sus correspondientes épocas, no serían movimientos viables hoy en día, por tanto no deberían resurgir. ¿Por qué? Los movimientos antes mencionados no tendrían éxito hoy en día por tres razones incrustadas en el paisaje del cristianismo del siglo 21, que requiere un distintivo que sirve como mecanismo de distribución para nuestra hora y tiempo. Para ser más específico, los modelos previos consistían de una circunscripción que no reflejaba el Reino de Dios. En otras palabras, era muy blanco y estaba casado con el Partido Republicano.

En mi discurso durante la reunión que fue en la oficina central del ministerio Morning Star en Fort Mills, Carolina del Sur, EE.UU., dije lo siguiente: "Estados Unidos necesita que la Iglesia se levante no como un movimiento cristiano de derecha o izquierda, sino como un movimiento de rectitud y justicia que existe para servir como testigo profético a la agenda, no del burro o el elefante, sino a la agenda del Cordero".

Rick Joyner cree que el movimiento profético puede servir como cortafuegos contra las fuerzas que intentan quitarnos los derechos. "Estamos viviendo tiempos difíciles y confrontando asuntos serios." La Iglesia debe levantarse y hablar de estos temas desde un punto de vista bíblico. Nuestra meta es activar el punto de vista bíblico que impacte las comunidades locales, los estados, nuestra nación y el mundo. Los políticos no pueden resolver estos problemas con ideas que excluyen los valores eternos que se encuentran en la palabra de Dios", explicó Joyner.

El liderazgo de Rick Joyner y Cindy Jacobs se presenta como un cambio radical a la base de los movimientos cristianos de las pasadas décadas. En el siglo 20, la Coalición Cristiana primero capturó los temas de liderazgo de líderes evangélicos no carismáticos como Jerry Falwell, James Dobson y Chuck Colson. Hoy en día, no sólo la multiétnica se caracteriza por sí misma de pasados movimientos, pero en adición el elemento carismático-profético otorga una transformación mesurable de modelos previos.

Posteriormente, la aparición del liderazgo carismático y profético dentro de la base socio-política merece un minucioso análisis. ¿La corriente pentecostal carismática del movimiento evangélico ha recibido la validación de la comunidad más conservadora no experiencial? ¿Los cristianos tradicionales no inclinados hacia lo profético seguirán el manto de liderazgo de Rick Joyner y Cindy Jacobs por el mundo?

Cindy Jacobs así lo cree. Recientemente ella dirigió la Oak Conference (Conferencia Roble) y declaró que la unidad racial y los asuntos de justicia deben complementar un llamado a la moral y vivir en santidad de una manera que reforme la comunidad cristiana y posteriormente la cultura.

Al final del día, sólo los rectos y el movimiento de justicia comprometido con la agenda del Cordero puede servir como cortafuegos contra el relativismo moral, la decadencia cultural y la apatía espiritual.

Rev. Sammy Rodríguez es el presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Hispano Cristiano (NHCLC, por sus siglas en inglés) o la National Association of Evangelicals hispana, que sirve a más de 25,000 iglesias hispanas en los Estados Unidos.

 

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA