"El perezoso mete la mano en el plato, pero es incapaz de llevarse el bocado a la boca" (Proverbios 19:24). ¡Qué humor tan grande tiene el autor de los Proverbios! Imagínese al perezoso no pudiendo comer por su propia pereza. Yo me imagino a alguien mirando su plato de comida, deseando comer y hambriento. Hasta "se le caen las babas" por el deseo de saborear los alimentos que están frente a él, pero ni fuerzas tiene para llevarse un bocado a la boca. El perezoso da vueltas en la cama como trompo que no puede parar, pero no se levanta de ella. No va a ninguna parte. Quizás esté pensando que este no es su problema, que en realidad tiene demasiadas cosas en su agenda y que debería poner más excusas o ponerse más lento para no correr tanto. Dice Bill Hybels que muchos padecemos de "pereza selectiva". Es decir, que hay cosas que no podemos hacer, que nos da pereza. Son como compartimientos de ocio imperceptibles.

¿Quiénes padecen de "pereza selectiva"? Según parece los principales adeptos a esta patología son:

  • Los estudiantes que son campeones en el deporte, pero su nivel académico deja mucho que desear.
  • El padre exitoso en los negocios, su trabajo y hasta en el club, pero que fracasa asistiendo emocionalmente a su esposa e hijos.
  • La madre que laboriosamente atiende a su familia, cocina, lava, plancha y atiende el jardín de flores, pero se olvida de su relación con Dios.
  • Los hombres y las mujeres que llevan una excelente vida social. Son los favoritos de sus amigos. Pero no se ocupan de su vida interior. Nunca analizan sus emociones o sus conductas psicológicas que influyen en sus planes y metas alcanzando a medias sus objetivos en la vida.
  • Los que malgastan su dinero asegurando que mañana se ajustarán a un presupuesto, no se excederán con los gastos en sus tarjetas de crédito, pero mañana nunca llega.
  • Los que llegan tarde a sus citas demorados eternamente por el tráfico, pero que nunca tomarán recaudos para llegar a tiempo. Mucho menos, el día en que se tratará el proyecto más importante de la compañía.
El problema con la pereza selectiva es que cuando el resto de la vida funciona bien, creemos que tenemos permiso para ceder en otras cosas. Pensamos: "Bueno estoy haciendo nueve de cada diez cosas bien". Hacer nueve de cada diez cosas bien no es suficiente si fallas con tus hijos.

En el Antiguo Testamento se encuentra la historia de un líder ejemplar que al finalizar sus días hizo nueve de cada diez cosas bien. Era un ejemplo de integridad. Se trata de Elías y su pereza selectiva era la disciplina de sus hijos. Los muchachos eran dos forajidos, aunque su padre se esforzada en la crianza basada en la piedad e integridad, educarlos resultó ser un desafío mucho mayor y se rindió. Los muchachos se convirtieron en hombres y con sus conductas arruinaron la imagen de su padre y todo su desarrollo como líder.

Parece ridículo pensar que podemos imitar a las hormigas en algo. Somos seres superiores. Tenemos raciocinio y somos la mayor creación de Dios. Sin embargo, Proverbios 6:6 dice: "¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría!".

¿Te inscribirías en la academia de las hormigas? Ese insignificante insecto que pisamos en el jardín conoce más de nuestras vidas que nosotros mismos. Las hormigas saben que si tienen que depender de motivaciones externas para cumplir sus tareas están perdidas. ¡Jamás las tendrán! Si dependemos de nuestros superiores, de nuestros cónyuges o de nuestros hijos para mantenernos en movimiento, ¿qué haríamos cuando ellos no nos miren? El secreto de la hormiga es que siempre tiene en mente su meta. Que si no guarda comida tendrá un problema serio. ¿Por qué necesitamos de motivaciones externas?

Lo segundo que podemos aprender es que las hormigas se anticipan. Ven más allá del aquí y ahora. Elaboran un plan, planifican cuándo y dónde ejecutarlo, y finalmente lo llevan a cabo. No postergan el desarrollo de su cometido. Saben que si no se esfuerzan durante el verano, en el invierno no tendrán alimento suficiente. Actúan.

¿Ha tomado una decisión? No se deje vencer. No espere. No se demore. ¡Haga algo ahora! ¡Inscríbase en la academia de las hormigas!

 

Dr. Esteban Fernández es pastor y vicepresidente del Concilio Global Casa Sobre la Roca I.C.I. También es fundador presidente del ministerio de Capacitación "Nuestra Fortaleza". Puede escribirle a: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA