oral roberts - bwLos pentecostales y carismáticos emergieron en los primeros años del siglo 20 como los hijastros extremistas y marginados del movimiento evangélico. Una banda pequeña de evangélicos comprometidos con la santidad y el lenguaje de oración del libro de los Hechos evolucionó hasta ser la comunidad cristiana de más rápido crecimiento para el año 2000. Hoy día, África, Sudamérica y Asia continúan experimentando un crecimiento sin precedente en lo referente a la fe cristiana, siendo el vehículo lo que llamamos "la experiencia pentecostal carismática".

Con la partida de Oral Roberts, el principal estadista de este movimiento, recordamos las raíces auténticas de un movimiento que experimenta una moratoria de identidad en América mientras el lado sur del ecuador florece simultáneamente. Primero, históricamente Oral Roberts ocupa un rol patriarcal en el movimiento pentecostal carismático similar a lo que Billy Graham personifica en la comunidad evangélica no carismática. Segundo, Roberts, el padre de las campañas de sanidad y avivamiento, institucionalizó el movimiento en los primeros años de los sesenta cuando fundó la Universidad Oral Roberts en Tulsa, Oklahoma.

Este desarrollo importante contuvo la idea de que el movimiento lleno del Espíritu atendía a los estratos sociales más bajos y sin educación de la población. Roberts creyó en lo holístico y en la relevancia comprensiva del mensaje del Evangelio donde la fe, la razón, la ciencia, la tecnología y lo milagroso se pudieron conciliar tanto en la iglesia como en la academia.

Tercero, el evangelista Oral Roberts repudió todo vestigio de racismo y emergió como uno de los defensores iniciales del movimiento de cultura multiétnica del Reino. A tal grado, que Roberts se habría negado a participar en alcances evangelísticos si las iglesias afroamericanas no estaban representadas. Lo que lo hace ser único es el hecho de que este compromiso a la diversidad precedió el movimiento de los derechos civiles de los años sesenta.

Finalmente, Roberts ayudó a definir el movimiento pentecostal carismático sirviendo como un defensor vocal de una corriente independiente. Aunque las denominaciones jugaron un papel importante, sin embargo, Roberts se sentía más cómodo funcionando dentro del dosel de carismáticos independientes incluyendo a católicos, grupo que él acogió con brazos abiertos.

Al final del día, sus críticos lo recordarán por la extemporánea demanda de que Dios lo habría llevado a casa, si millones no hubieran sido desarrollados por su universidad. Los cristianos lo recordarán como el líder de un movimiento comprometido con la sanidad. No sólo en la sanidad del cuerpo, la mente y el alma, sino a comunidades, naciones y una iglesia dividida por diferencias teológicas y étnicas. Oral Roberts creyó en la sanidad. Mi oración es que el movimiento pentecostal carismático una vez más se enfoque en ese sencillo mensaje.

Para honrar a Oral Roberts se requiere de una iglesia que se enfoque en la salvación y la sanidad en lugar de un evangelio de prosperidad, materialismo y gratificación instantánea. Permitamos que se levante una generación comprometida al mensaje central de Roberts: el Reino de Dios no se trata de blanco o negro, rico o pobre, hombre o mujer, urbano o rural, sino simplemente proclamar que el Reino es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

 

Rev. Sammy Rodríguez es el presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Hispano Cristiano (NHCLC Oral Roberts: el legado de un patriarca , por sus siglas en inglés) o la National Association of Evangelicals hispana, que sirve a más de 25,000 iglesias hispanas en los Estados Unidos.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA