man thinkingLa creatividad puede mejorar la calidad de vida de una persona. Los siguientes son cinco beneficios específicos que la creatividad tiene el potencial de traer:

1. El pensamiento creativo le añade valor a todo

¿No disfrutaría de una reserva ilimitada de ideas, de la cual pudiera extraer pensamientos en cualquier momento? Eso es lo que el pensamiento creativo le da. Por ello, sin importar lo que usted sea capaz de hacer en la actualidad, la creatividad puede hacerlo más capaz.

La creatividad es ser capaz de ver lo que todos han visto y de pensar lo que nadie más ha pensado para poder hacer lo que nadie más ha hecho. En ocasiones, el pensamiento creativo es similar a la invención, donde se descubre; en otras, es similar a la innovación, lo cual le permite hacer lo viejo de una manera nueva; pero del modo que sea, es ver al mundo a través de ojos lo suficientemente nuevos como para que aparezcan nuevas soluciones, lo cual siempre añade valor.

Un estilista de Hollywood recibió en una ocasión una llamada desesperada de una joven actriz que necesitaba le arreglaran el cabello para una gran fiesta de celebridades. El estilista se apresuró en llegar a la casa de la mujer, dio un vistazo a lo que la mujer llevaba puesto, tomó un trozo de listón que hacía juego y se puso a trabajar de inmediato; en media hora, sin usar nada más que un cepillo y el listón, creó una obra de arte.

Cuando dio vuelta a la joven mujer para que pudiera verse en el espejo, ella dijo:

-Oh, es maravilloso. ¡Gracias! ¿Cuánto le debo?

-Tres mil dólares -respondió el estilista.

-¡Qué! -gritó-. No le pagaré tres mil dólares por un trozo de listón.

Se miraron fijamente sin parpadear.

-Bien -dijo él al fin, y con ello, tiró del listón de su cabello mientras ambos veían cómo los mechones caían en un alborotado caos, para después, entregárselo y decir:

-El listón es gratis.

2. El pensamiento creativo enriquece

Desde hace veinticinco años, me volví un apasionado de la creación de libros que pudieran añadir valor a las personas. Comencé a trabajar en mi primer libro con gran diligencia. Entonces, la fría agua de la realidad comenzó a apagar las llamas de mi pasión, descubrí que escribir era difícil. ¡Luché durante un año para escribir un libro de tan sólo cien páginas! El cual resultó ser pequeño porque se me agotaron las cosas qué decir.

No abandoné la escritura por esa experiencia difícil, sino que me mantuve escribiendo y seguí trabajando para volverme más creativo. En la actualidad he escrito más de treinta libros y tengo al menos otros siete que quiero escribir. Un joven futuro escritor me preguntó hace poco: "¿Cómo se escriben treinta libros?" Mi respuesta fue sencilla: una palabra a la vez. Con los años, me he dado cuenta que:

El pensamiento creativo es un trabajo arduo, pero el pensamiento creativo enriquece cuando se le da el tiempo y la atención necesarios.

Quizás más que cualquier otra clase de pensamiento, el pensamiento creativo se edifica a sí mismo y aumenta la creatividad del pensador. La poetisa Maya Angelou afirmó: "La creatividad no se puede gastar, mientras más se usa, más se tiene; por desgracia, es más frecuente que se le sofoque a que se le nutra, debe existir un clima en el cual se fomenten nuevas maneras de pensar, percibir y cuestionar". Si usted cultiva el pensamiento creativo en un ambiente que nutra la creatividad, no hay manera de predecir la clase de ideas que podrá tener (después hablaré más al respecto).

3. La creatividad atrae a las personas hacia usted y hacia sus ideas

¿Por qué las personas se mantienen fascinadas con Leonardo da Vinci? Realice una búsqueda rápida en Amazon.com y obtendrá más de trescientos títulos de libros acerca de él, ¡a pesar de que murió hace casi quinientos años! ¿Por qué? Porque la creatividad es atrayente.

La creatividad es la diversión de la inteligencia. Las personas admiran la inteligencia, y la diversión siempre las atrae, así que la combinación es fantástica. Si se puede decir que alguien se ha divertido con la inteligencia, ese fue DaVinci. La diversidad de sus ideas y su destreza asombran a la mente: era pintor, arquitecto, escultor, anatomista, músico, inventor e ingeniero. El término hombre del renacimiento se acuñó gracias a él.

De la misma manera en la cual DaVinci y sus ideas atraían a las personas durante el renacimiento, las personas creativas atraen a las personas en la actualidad. Si usted cultiva la creatividad, se volverá más atractivo ante las demás personas; usted los atraerá.

4. El pensamiento creativo lo ayuda a aprender más

El escritor y experto en la creatividad, Ernie Zelinski, dice: "La creatividad es el gozo de no saberlo todo. El gozo de no saberlo todo, se refiere al conocimiento de que, aunque nunca tenemos todas las respuestas, siempre tenemos la habilidad de generar más soluciones a casi cualquier problema. Ser creativo es ser capaz de ver o imaginar una gran cantidad de oportunidades para los problemas de la vida, la creatividad es tener opciones".

Casi parece demasiado obvio decirlo, pero si usted siempre se mantiene en la búsqueda activa de nuevas ideas, aprenderá. La creatividad es disposición a aprender, es ver más soluciones que problemas; y mientras mayor sea la cantidad de pensamientos, mayor es la probabilidad de aprender algo nuevo.

5. El pensamiento creativo desafía el statu quo

Alguien dijo: "Recuerda que los grandes sabios del pasado no tenían respeto por las convenciones de la actualidad, ni tampoco lo tendrán los grandes hombres del futuro". Si usted desea mejorar su mundo (o su situación actual), entonces la creatividad lo ayudará. El statu quo y la creatividad no son compatibles, la creatividad y la innovación siempre van de la mano.

Cuando el cantante Elvis Presley murió, dejó todo en un fideicomiso para Lisa Marie, su pequeña hija; sin embargo, su patrimonio se encontraba en un estado terrible. En 1979, la madre de Lisa Marie, Priscilla, se convirtió en coalbacea del fideicomiso, y se dio cuenta de que si no hacía algo pronto, el patrimonio se encontraba en dirección a la ruina.

Durante su vida, Elvis recibió menos de la mitad de lo que ganaba. El coronel Tom Parker, su representante, tenía un contrato que le otorgaba cincuenta por ciento de todo lo que Elvis produjera, lo cual, aunado a un estilo de vida de grandes gastos, significó que Elvis a menudo tuviera necesidad de dinero. Varios años antes de morir, Elvis vendió los derechos de la mayoría de sus grabaciones para obtener dinero; como consecuencia, su propiedad no recibe regalías por parte de su música, a pesar de que haya producido más ganancias para RCA que cualquier otro artista (aún 32 años después de su muerte). Añada a esa enorme herencia los impuestos del gobierno y una mansión vacía que consumía recursos en impuestos y mantenimiento, y podrá imaginar lo desoladora que parecía la situación.

Priscilla Presley no permitiría que la herencia de su hija se disipara de esa forma, pero ¿cómo se obtienen recursos a partir del patrimonio de Elvis sin la presencia de él? Cuando él necesitaba dinero, simplemente actuaba en otro concierto, hacía otra grabación o aparecía en otra película. Priscilla comenzó a pensar con creatividad; primero tomó lo poco que quedaba de la fortuna de Elvis y lo invirtió en Graceland, la cual abrió al público como atracción turística en vez de venderla. Fue un gran riesgo, pero dio frutos, pues recuperó la inversión en tan solo treinta y ocho días después de abrir, en 1982.

Poco tiempo después, cortó lazos con Tom Parker, para que 50% de las ganancias no siguieran canalizándose a él. Y finalmente, Priscilla comenzó a tratar a Elvis como a una marca; hasta promovió una legislación en Tennessee para hacer de su apariencia una propiedad intelectual la cual pertenecería a su patrimonio.

Al usar el pensamiento creativo, Priscilla Presley transformó lo que parecía ser una situación imposible en un imperio de negocios que obtiene decenas de millones de dólares al año. Se especula que el valor neto actual de Lisa Marie Presley excede los doscientos cincuenta millones de dólares. Sin el pensamiento creativo que destruyó el statu quo, lo más probable es que ese valor hubiera sido cero.

 

John C. Maxwell es autor de éxitos del New York Times y un renombrado experto en temas de liderazgo. Este artículo fue tomado del libro Piense, para obtener un cambio usado con permiso por Casa Creación.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA