man thinkingEs muy triste vivir la vida de otra persona, y es totalmente asfixiante vivir por debajo de su potencial. No hay recompensa en lograr los planes de otros para su vida; sin embargo, habrá personas que constantemente intentarán meterle en sus agendas. Otras personas siempre tienen una opinión sobre lo que usted debería hacer con su vida. Su madre quizá piense que debería enseñar en la escuela porque es una vocación que representa un sueldo regular. Su padre quizá le insiste diciéndole que estudie medicina porque usted consiguió buenas notas en ciencias. Su mejor amigo piensa que usted debería abrir una guardería porque se le dan bien los niños. Su abuela le dice que abra un periódico porque es un buen escritor. Todas esas profesiones son buenas, y el servicio que dan a la humanidad es de mucho valor. El problema es que si la vocación no refleja su destino, no es buena.

Lo crea o no, a algunos nunca se les ha permitido priorizar sus propias vidas. Hay un hijo que anhela esculpir, pero como su madre y su padre son ambos licenciados, usan la presión parental para dirigirle hacia una vocación que sea más apetitosa para ellos. Hay una hija que adora los automóviles y sueña con ser jefa de mecánicos, pero su novio le ha desanimado porque no cree que sea un trabajo bueno para una mujer. Establezca sus prioridades para el Destino y olvídese de lo que otras personas quieran para usted, sin importar lo buenas que sean sus intenciones.

Solo usted puede tener la visión para su vida, así que solo usted puede decidir qué es lo más importante para llegar allí. Otras personas quizá no entiendan o respeten los sacrificios que usted escoge hacer en su camino hacia Destino, pero nunca deje que eso le detenga. Sus decisiones no tendrán sentido para los demás porque ellos no pueden ver lo que usted puede ver. Ellos no saben hacia dónde va usted. A veces sus decisiones no tendrán sentido para las personas que usted más quiere, pero quienes verdaderamente le aman respetarán sus prioridades, incluso aunque no las entiendan.

Sus prioridades confirman hacia dónde se dirige porque todo lo que hace será para avanzarle hacia su destino. Una persona que tiene prioridades conducirá un auto antiguo o más barato, renunciará a la ropa de diseño, y dejará pasar el último modelo de aparato electrónico si tiene un sueño que requiere mantener un estricto control de sus finanzas. Una mujer dejará pasar unas vacaciones con las chicas porque su novio quiere que vaya a la reunión de su familia. Un hombre mantendrá el puesto de trabajo que le da la formación que necesita para un futuro sostenible en vez de tomar ese trabajo sin salida con mejor sueldo. Una pareja optará por una boda más económica para tener más dinero para una buena entrada de su nueva casa.

Las personas que viven una vida de propósito tienen prioridades y tienden a sacar más de la vida. Son más felices, incluso en tiempos difíciles, porque tienen una razón por la que existir. Saben por qué han tomado ciertas decisiones, así que no se sienten víctimas por vivir un estilo de vida menos impresionante. Viven persiguiendo su Destino en vez de persiguiendo la aprobación de otras personas.

Si no prioriza su vida y las cosas que son importantes para usted, se desenfocará y comenzará a invertir su energía en asuntos triviales, como quién le mintió, quién está hablando mal de usted, o quién está hablando mal de otra persona. La antigua primera dama de los Estados Unidos, Eleonor Roosevelt, observó: “Las grandes mentes hablan de ideas; las mentes mediocres hablan de eventos; las mentes pequeñas hablan de personas”. Usted es quien determina cuáles son sus pensamientos. Usted es quien determina los asuntos que merecen la pena su tiempo. Usted tiene el poder de dejar de lado lo insignificante para perseguir la grandeza.

Su destino es la grandeza. Lo insignificante y la grandeza no pueden ocupar el mismo espacio. No bloquee oportunidades de Destino impidiendo que se manifiesten en su vida porque está dando prioridad a asuntos menores. Si su tía y su primo están luchando de nuevo, ¡deje que resuelvan sus problemas porque Destino le está llamando! Si su vecino se niega a convivir según las reglas de su asociación de vecinos, suéltelo. Destino le está llamando. Si su amargada empleada hace un buen trabajo, déjela. Mientras no trate con el público, el hecho de que no tenga una alegre personalidad es un asunto menor. Si alguien de quien usted dependía se retira de un negocio, no emplee mucho tiempo averiguando por qué. Eso es algo menor. Usted tiene que estar buscando un nuevo socio. Eso es lo principal.

La grandeza corre por las profundidades, pero lo insignificante corre por lo superficial y ancho. El pensamiento pequeño es un cancerígeno que avanza rápidamente y se extenderá sobre la grandeza en usted y carcomerá su potencial de crecimiento. Deje de permitir que los pensamientos menores ocupen su mente; ¡no están pagando renta para residir ahí!

Reserve su fortaleza para los asuntos difíciles de llegar a Destino. Hay algunas cosas que debe dejar tranquilas. No arregle cada problema que se cruce por su radar. No intente enderezar cada disputa que se encuentre. No siga cada rumor. Si hay personas murmurando de usted, deje que hablen, porque la gente que habla de forma negativa de usted no es importante.

Es peligroso dejar que los asuntos menores se conviertan en prioridades porque cuando vengan las cosas grandes, no tendrá la fortaleza y fuerza necesarias para tratar lo que es importante. Ahorre su fuerza y no esté dando vueltas de noche por cada asunto menor. No excave experiencias negativas y gaste energía mental rumiándolas. No se preocupe por lo que esa persona le dijo, por qué le mintió, por qué no le invitó a su evento. ¡Guarde su energía para su uso mejor y más elevado!

Si quiere conectar alguna vez con el Destino, debe desarrollar el arte de manejar bien los asuntos menores. Muchas cosas suceden en Potter’s House de las que yo nunca llego a enterarme. Mi equipo de trabajo sabe que no me tiene que contar ciertas cosas porque saben que me involucraré en ello e intentaré encontrar una solución. Me alegro de tener un equipo competente que puede manejar los asuntos del día a día que surgen. Saben que mi tiempo es limitado y no puedo permitirme el lujo de distraerme con problemas menores. Pero eso también significa algo. Contratamos personas inteligentes en Potter’s House. No puedo contratar personas con un pensamiento limitado. No puedo contratar gente mediocre menos inteligente que yo para que puedan hacerme sentir superior. No, tengo que contratar a personas que sean más inteligentes que yo en lo que hacen para que pueda irme sabiendo que esas personas harán bien el trabajo. He conocido gerentes, directores generales y propietarios de empresas que se intimidan por personas que son más inteligentes que ellos, y contratan personas con capacidad mediocre o muy del montón para así sentir siempre que están por encima. Contratar personas inteligentes me hace sentir que yo estoy en la cima porque me puedo enfocar en las tareas que son particularmente mías. No tengo que preocuparme de tener tinta suficiente para la fotocopiadora o a qué hora llegó el depósito bancario. He priorizado y decidido que como mejor gasto mi tiempo es en mi destino, no en comprobar lo que todos los demás están haciendo.

—Tomado del libro Destino por T.D. Jakes. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA