counselingUn buen  hombre se alegra respondiendo de  manera apropiada, y una palabra pronunciada a tiempo  ¡cuán buena  es!  (Proverbios 15:23). Manzana  de  oro  con figuras  de  plata  es la  palabra dicha como conviene (Proverbios 25:11, RVR95). Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios (Isaías 50:4). Estos tres versículos merecen nuestra  reflexión. En realidad son grandes  pasajes bíblicos. ¡Qué tremenda bendición es ser utilizado por Dios para animar a otros!

Podemos bendecir a la gente con las palabras de nuestra boca. Podemos hablarles vida. El poder de la vida y de la muerte están en la lengua (Proverbios 18:21). Podemos  escoger  hablar vida. Cuando edificamos o exhortamos, alentamos a la gente a seguir adelante. Piense  bien  en  esto.  Sólo  con  nuestras palabras podemos hacer que la gente se devuelva o siga adelante.

Los padres deben  tener mucho  cuidado con la forma como les hablan  a sus hijos. Ser padre  es una gran responsabilidad. Dios le añade autoridad a la paternidad. Como padres, las parejas tienen autoridad sobre la vida de sus hijos hasta que éstos tienen edad suficiente para dirigir sus propias vidas. Y por causa de esa autoridad las palabras de los padres pueden alentar o desalentar a un niño. Las palabras de un padre pueden herir o sanar.

Cuando un niño  ha sido  herido  emocionalmente por un maestro u otro niño, el padre puede ser utilizado por Dios para ayudarle a restablecer su confianza rápidamente. Sin embargo, las palabras ásperas o carentes de comprensión, pueden ahondar aún más esa herida.

Cuando los niños  cometen errores,  lo cual ocurre  miles de veces  durante la niñez,  los  padres necesitan saber  "cómo disciplinarlos", es decir, en amonestación del Señor (Proverbios 22:6 y Efesios 6:4).

Es muy importante que los padres no hagan sentir al niño estúpido, desgarbado, o como si fuera un fracaso. Esto puede ocurrir  si no usan con sabiduría sus palabras.

Los niños son frágiles y vulnerables. Y son tiernos, hasta cierto grado, durante sus primeros años. En los años de formación es de vital importancia que los padres les ayuden a sentirse seguros y amados. Como actualmente muchos padres tienen tremendos problemas y presiones  personales, es común  que  no  toman tiempo para ministrarle  a sus hijos acerca de sus retos. Tendemos a pensar: "Son  sólo  problemas de  niños,  yo debo resolver problemas reales".

Si  usted  tiene  hijos,  cuando algo  los  lastime, recuerde hablarles "una palabra a tiempo que los sane” y los reanime.

Por lo tanto anímense (amonéstense, exhórtense) entre ustedes mismos y edifíquense (fortalézcanse y estimúlense)  los unos  a  los  otros, tal como lo  están  haciendo (1 Tesalonicenses 5:11).

Romanos 12:8 habla del don  de la exhortación. Es uno de los dones del ministerio que el Espíritu Santo le confiere a ciertas personas.

En Juan 14:26 el Espíritu Santo es denominado  el "Ayudador". Él exhorta a los creyentes  a crecer en su relación con  Dios, y los anima  a ser todo  lo que  pueden ser, para  la gloria de Dios. Como  Ayudador y Exhortador, Él unge a los creyentes para realizar el mismo ministerio.

Usted y yo debemos ser conscientes de que la exhortación es un ministerio, y muy necesario por cierto. En las iglesias siempre hay suficientes personas que están listas para darse por vencidas si  no  ocurre algo  que  las  aliente y les  dé  ánimo. Como exhortadores, usted  y yo estamos  en capacidad de evitar  que alguien se dé por vencido o se descarríe.

En ese mismo versículo también se le llama "Confortador" o Consolador al Espíritu  Santo.  Los exhortadores consuelan, hacen que las personas se sientan mejor consigo  mismas,  con sus circunstancias, con su pasado,  su presente y su futuro,  y con todo lo que se relaciona con ellas.

Tal como lo hemos visto en 1 de Tesalonicenses 5:11, el apóstol Pablo instruyó  a los primeros cristianos para que continuaran exhortándose los unos a los otros.

Cualquier persona  que  desee  llegar a ser un  intérprete de Dios también debe ser, o convertirse, en un exhortador.

Algunos tienen un don especial en esta área. Conozco a varias personas que son exhortadores naturales, o natas. Cada palabra que sale de sus bocas es para bien de los demás.

Mi don  ministerial no  es la exhortación, pero  como  he aprendido a valorar su importancia, siempre procuro recordar que hay personas lastimadas que necesitan aliento y estímulo.

 —Tomado del libro ¡Esta boca mía! por Joyce Meyer. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

 

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA