Cuando hablo de soñar no estoy hablando de los sueños que tenemos cuando dormimos en la noche. Me refiero a  los sueños que yacen en las profundidades de nuestro corazón: nuestras aspiraciones y deseos. La segunda mitad de la vida es el momento más importante para soñar en grande, y sin embargo, a menudo es cuando menos soñamos. A veces las personas piensan: “¿Por qué debería siquiera intentar soñar? Después de todo, estoy envejeciendo. El tiempo ha pasado”. ¡Eso es una gran mentira! Nunca es demasiado tarde para soñar. De hecho, las Escrituras dicen: “…Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños” (Hechos 2:17). Nunca es demasiado tarde para despertar nuevos sueños. El aumento de las bendiciones en la vida siempre empieza por soñar. Soñar mantendrá su vida fresca y floreciente. 

Cuando cumplí 40 años me sentí desanimada porque ya había alcanzado las metas y deseos de mi vida. Mi esposo y yo tomamos tiempo en esa época para proponernos una visión y metas nuevas. Siempre hay más cosas disponibles que usted puede experimentar. Algunos, en la segunda mitad de su vida, se sienten desanimados porque todavía no han logrado ningún sueño. A veces esto sucede porque no se han atrevido a soñar o pasar por el proceso de llevar a cabo dichos sueños. Es importante tener sueños y visiones bien definidos en usted y un plan de acción para realizarlos. Recuerde, ¡todo es posible!

Un sueño puede definirse como aquello que se anhela, una visión o deseo, una aspiración. Tome tiempo para conectarse con los sueños, visiones y deseos de su corazón. No tenga temor de dejar que dichos sueños cobren vida en usted independientemente de cuán grandes le parezcan. Dios le creó con la capacidad de soñar e imaginar. Él le ayudará a alinear su visión con su voluntad si usted confía en él para esto mediante una fe sencilla. Es maravilloso saber que el Maestro de la visión creativa está presente para ayudarle.

Tome tiempo para escribir algunos deseos, pensamientos y aspiraciones para las diversas áreas de su vida. Recuerde soñar en grande. No se limite debido a cosas que parecen obstáculos, escriba sus sueños como si no fueran obstáculos en lo absoluto. Cuando termine, lea sus sueños otra vez y pregúntese: “¿Esto es posible?”. En la mayoría de los casos usted se dará cuenta de que está pensando: “Bueno, sí…creo que pudiera ser posible”. Atrévase a creer y descubrir que una nueva emoción se alza dentro de usted ante la posibilidad de que sus sueños se realicen. Usted fue creado para soñar. Necesita soñar.

En los deportes es muy importante que un equipo no pierda muchas veces seguidas. Después de la tercera derrota, el espíritu del equipo se afecta y las estadísticas demuestran que durante el resto de la temporada viene un patrón de derrota. Según el mismo principio se ha descubierto que si un equipo gana tres veces seguidas, establecen un patrón de victoria.

Muchas personas no experimentan realización en la vida porque han tenido un sueño fracasado tras otro. Ahora viven un patrón de derrota y desilusión. Es importante cambiar el patrón. Si usted comienza con un deseo y está convencido de que el mismo será logrado, es muy probable que su éxito esté asegurado. Rompa el ciclo de la derrota y construya un patrón de éxito con un sueño realizado cada vez. Una vez que tenga una buena racha, por sí solo cobrará ímpetu. Es importante llegar a este lugar. ¡Usted puede hacerlo!

Usted puede cambiar el curso de su vida al soñar y ver esos deseos cumplidos. Cuando los sueños más pequeños se cumplan, entonces los más grandes saldrán fácilmente. De hecho, ya ni siquiera parecerán grandes. Como respuesta, ¿por qué no intenta sentarse y soñar un poco? Busque un lugar tranquilo y relájese. Dígale a cada pensamiento ansioso que guarde silencio. Piense en cosas positivas, buenas y agradables. Invite al Señor a llenarle con su bondad y creatividad. Pídale que le muestre su potencial. Eso es todo. Solo relájese y disfrute la gloria de las posibilidades. Esta manera de pensar es saludable y le refrescará.

Ahora escoja un deseo que le gustaría ver realizado en breve. Escoja algo que usted crea que pueda lograr durante los próximos tres meses. Escoja algo práctico y tangible para su primer proyecto. Recuerde que cada sueño realizado preparará el camino para el siguiente. Escriba su sueño en una libreta o diario con tantos detalles específicos como pueda. Cuando usted tenga un sueño claro y bien definido estará listo para el próximo paso.

—Extracto tomado del libro Sueñe en grande de Patricia King. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso. 


Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA