Hechos 3:19 nos enseña que recibimos "tiempos de descanso" cuando pasamos tiempo en la presencia de Dios. Hasta que llegamos al punto en que deseamos la presencia de Dios más que ninguna otra cosa, el diablo tiene de dónde agarrarnos. Una vez que vemos la verdad de Dios, el diablo pierde esta ventaja, y comenzamos a hacer progresos radicales en nuestra relación y comunión con Dios.

La mayoría de nosotros intentamos prácticamente cualquier cosa antes de aprender por fin que lo que necesitamos no es lo que Dios nos dé, sino a Dios mismo. Esos tiempos suelen representar años de frustración y amargura. Pero gracias a Dios, su Santo Espíritu vive en nosotros, nos enseña y nos revela la verdad mientras continuamos estudiando, leyendo y escuchando la Palabra de Dios.

Si usted es diligente en buscar a Dios, lo conocerá de una manera profunda y más íntima; Dios se le revelará; se dejará encontrar por usted (vea Jeremías 29:13, 14). Cuando Dios quiere manifestarse, se manifiesta. Usted no necesitará frustrarse tratando de encontrarlo. Sólo aprenda a esperar en Él y ore: "Dios, revélate a mí. Manifiéstame tu presencia".

Dios manifiesta su presencia de varias maneras. Algunas veces, no podemos verlo pero, como con el viento, podemos ver la obra que hace en nosotros. Si estoy harto, cansado, agotado, frustrado o aburrido de algo, y soy refrescado después de pasar tiempo con Dios, sé que el "viento" del Señor ha soplado sobre mí.

Dios quiere traer un refrigerio a su vida, como un viento poderoso. No se quede sumido en la tristeza de su alma cuando la respuesta está tan cerca. Si está demasiado ocupado para pasar tiempo con Dios, haga algunos ajustes en su estilo de vida. No se quede agotado, disgustado, harto y estresado cuando tiene a su alcance tiempos de refrigerio y de descanso.

Aprenda a separarse usted mismo de las ocupaciones de la vida para pasar tiempo con Dios como Jesús lo hacía. Le digo a la gente: "Le irá mejor apartando tiempo para Dios y pasándolo con Él que viniéndose abajo de agotamiento". ¡Lo animo a que se apropie de estas palabras y haga lo mismo!

--Tomado de La Biblia de la Vida Diaria de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.
Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA