Para muchas parejas, "presupuesto" es una palabra que da miedo. ¿Qué le inquieta sobre la idea de tener un presupuesto? ¿Es el temor a que no habrá suficiente dinero? ¿Es que no le gusta que le digan qué hacer, aunque sea una lista de números? ¿Le suena demasiado complicado presupuestar?

A Jennifer y Josué les han dicho que debieran tener un presupuesto. Ellos no están seguros de que les guste esa idea. Los siguientes son algunos beneficios que ellos necesitan considerar.

1. Un presupuesto establece un plan de gasto. Cuando Josué y Jennifer deciden ir al cine, eso saldrá de su fondo para entretenimientos, sin conllevar ninguna "culpabilidad". Cuando escogen comprar una tostadora, pueden tomar ese dinero del fondo discrecional o del fondo personal de gastos. Eso se debe a que habrán decidido de antemano qué hacer.

Tener un plan le da opciones, y tener opciones significa libertad.

2. Un presupuesto fomenta el ahorro. Si ellos siguen su presupuesto, al final del mes Jennifer y Josué habrán tenido 100 dólares de ahorro. Sin un presupuesto, puede que no se acumule esa cantidad.

3. Un presupuesto reduce el estrés. Con un presupuesto, tanto Jennifer como Josué entenderán cuánto dinero hay disponible cada mes. Cuando ellos respeten el sistema, las finanzas no serán un punto principal de conflicto, lo cual sucede pronto en el matrimonio. Como lo expresa 1 Timoteo 6:10: "Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males". Usted y su cónyuge quieren amarse el uno al otro, no al dinero, y no permitir que el dinero cause división.

4. Un presupuesto permite lo inesperado. Los gastos de emergencia pueden ser abrumadores, especialmente en un nuevo matrimonio. Reservar fondos para gastos sorpresa puede ayudar a reducir la presión tanto en Josué como en Jennifer. Las emergencias ya son lo bastante traumáticas sin el caos que puede resultar de no tener una cuenta para "los imprevistos".

5. Un presupuesto fomenta el dar. Tener un presupuesto puede ayudar a Josué y Jennifer a honrar a Dios con lo que ya es de Él. Jesús dijo: "No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón" (Mateo 6:19-21). Un presupuesto que permita la generosidad ayudará a Josué y Jennifer a descubrir que ofrendar para la obra de Dios fomenta paz y alegría y aumenta la cercanía que tienen con Él.

6. Un presupuesto desalienta la deuda. Tener un plan y seguirlo evitará que Josué y Jennifer hagan demasiados compromisos económicos. La deuda es una carga en cualquier matrimonio. Si usted tiene deudas, formular un plan para eliminarlas podría ser un regalo para su relación. Crown Financial Ministries (www.crown.org) es una organización que

proporciona consejos sobre la reducción de las deudas al igual que sobre los presupuestos.

7. Un presupuesto puede ser flexible. Josué y Jennifer, como muchas parejas, temen que un presupuesto sea una camisa de fuerza. Pero la libertad financiera puede aumentar evaluando constantemente el presupuesto. Quizá refinanciar la hipoteca para ahorrar intereses sea una opción. O Josué y Jennifer puede que quieran tomar la mitad del dinero del presupuesto para "comidas fuera" del próximo año y ponerlo en una cuenta de "ahorros para las vacaciones".

8. Un presupuesto puede estimular a los cónyuges a someterse a la misma autoridad: Dios. Para establecer un presupuesto, tiene que establecer prioridades. Hablar de ellas y buscar la dirección de Dios en el proceso puede servir de mucho hacia la armonía financiera. Si Josué y Jennifer miran a Dios y su Palabra para obtener dirección, no estarán compitiendo para estar a cargo de los hábitos de gasto el uno del otro.

Cuando lo resume, un presupuesto es simplemente un plan financiero. El presupuesto que Jennifer y Josué diseñen tendrá una oportunidad de funcionar si ellos se respetan el uno al otro y están dispuestos a renunciar a "cuestiones de derechos". En otras palabras, Josué no puede insistir en ir a un viaje a cazar utilizando parte del dinero de la renta. Jennifer no puede comprar de modo impulsivo y luego acusar a Josué de no ganar suficiente dinero.

Vivir según un presupuesto significa aprender a vivir con menos de sus ingresos. Puede implicar disciplina, planificación y sacrificio, pero podría ser una manera de experimentar libertad genuina durante los días difíciles de su matrimonio.

--Extracto tomado del libro Guía para la novia sabia y Guía para el novio inteligente

de Enfoque a la Familia. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.
Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA