Boletines

praying youth

Cómo reactivar el fuego por la oración

Hace tiempo, la autora Emily Freeman estuvo en mi programa radial, y ella dijo lo mejor de lo mejor: “¿Es más importante agradar a Dios o confiar en Él?”. Ella continuó diciendo: “Si nos enfocamos en agradar a Dios, rápidamente comenzaremos a esforzarnos; pero si le confiamos nuestra vida a Dios y confiamos por todo lo que Él es, permaneceremos en un lugar de gracia, y lo agradaremos en el proceso” (mi paráfrasis). Read more: Cómo reactivar el fuego por la oración

vitamins

Confusión de vitaminas

Si alguna vez ha entrado a una tienda naturista, probablemente se sintió igual que muchos: aturdido por las decenas de anaqueles atestados con miles de multivitamínicos y minerales y suplementos individuales que afirman ser el secreto de la buena salud. Los suplementos nutricionales se han convertido en un enorme negocio y la confusión reina entre los consumidores. Read more: Confusión de vitaminas

justice

La justicia anhelada

La justicia de la que tienen hambre y sed los bienaventurados, es por

la justicia del evangelio de Jesucristo

. La palabra “justicia” significa “sin culpabilidad, inocente, puro, santo, de carácter recto, sin trampa y sin engaño”. De modo que los bienaventurados que tienen hambre y sed de justicia no desean engañar ni ser engañados, anhelan no hacer trampa, son gente que tienen hambre y sed de vivir una vida en paz, con una conciencia limpia. Este punto es muy importante, ya que en el momento en que nos desconectamos de nuestra conciencia, nos encontramos en peligro, porque la conciencia es el instrumento que Dios usa para guiarnos hacia el bien y apartarnos del mal. No obstante, Satanás puede nublar tu conciencia. ¿Cómo logra hacer esto? Él te ataca e invade tu mente, y tú alimentas la naturaleza de Satanás, es decir, le das paso a malos pensamientos y empiezas a hacer cosas erradas que según tu parecer están bien, perdiendo la brújula de la justicia del cielo. Read more: La justicia anhelada

faliure

La trampa de la comparación

El juego de la comparación es una trampa muy común, pero perjudicial. Comparar es examinar dos cosas para encontrar similitudes y diferencias. Es medir una cosa contra otra. Las mujeres solemos comenzar el juego de la comparación a una edad temprana. Comparamos los vestidos, los zapatos y las muñecas; y luego el tamaño del sujetador, los novios, el peso, y la capacidad de cocinar y la limpieza de nuestros hogares. Cuando no tenemos mucho éxito en un aspecto de nuestra vida, a veces encontramos consuelo al ver que alguien más tiene menos éxito que nosotras en eso. Es el alivio que experimentamos cuando entramos a la casa de una amiga o vecina y encontramos montones de ropa y juguetes en el suelo; o el sentimiento de frustración al entrar en una casa que está absolutamente limpia y libre de polvo y en la que están horneando pan casero. Inmediatamente empezamos a comparar. Es una reacción natural. Read more: La trampa de la comparación

familia

La reunificación familiar

José les proporcionó [a sus hermanos] carros […], y les dio provisiones para el viaje. A cada uno le dio ropa nueva, pero a Benjamín le dio cinco mudas de ropa y trescientas monedas de plata. También le envió a su padre diez burros cargados con los mejores productos de Egipto, y diez burras cargadas con grano, pan y otras provisiones que necesitaría para el viaje. Entonces José despidió a sus hermanos y, cuando se iban, les dijo: “¡No se peleen por todo esto en el camino!”. Y ellos salieron de Egipto y regresaron donde vivía su padre Jacob, en la tierra de Canaán Read more: La reunificación familiar

kingdom

El cielo no calla

Algunos psicólogos creían que los llamados niños índigo tenían problemas y anomalías mentales, mientras que otros insistían que habían experimentado algún tipo de actividad paranormal o evolución de la conciencia. Francamente, palabras como Read more: El cielo no calla

persevere

Sácale el jugo a la prueba

En Proverbios 3:5 dice: “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia inteligencia”. Esto quiere decir que ante los desafíos que se presentan, debemos tomar la decisión de acallar las voces del razonamiento y la lógica para descansar en los brazos amorosos del Padre celestial. Los resultados no tienen que ver con lo que dicen nuestros sentidos, sino que tienen que ver con la FE. Esto es la convicción de que lo que no estoy viendo ahora, pero que lo voy a ver (lee Hebreos 11:1). Read more: Sácale el jugo a la prueba

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA