¡Bienvenidos a Vida Cristiana!

En la iglesia Hosanna que recientemente inauguró facilidades en Managua, cientos están aceptando a Cristo semanalmente
Más de 3,000 personas se reunieron en Managua, Nicaragua para la reciente dedicación del santuario de la Iglesia Hosanna. Se encuentra en el tope de una colina con vista hacia el Lago Managua. Es el centro evangélico más grande de la nación, y en el cual más de 500 personas se convierten cada semana.

El que lleva el timón es el pastor David Spencer quien una vez salió del país luego que el régimen sandinista lo tenía en la mirilla. Hoy día lo describen como el orador dinámico y motivador que ha ayudado a ganar miles de almas para Cristo en una de las naciones más pobres de Latinoamérica.

"David Spencer es la persona más impresionante que he conocido", manifestó Thomas Paino h., antiguo pastor de la iglesia Lakeview Christian Center en Indianapolis y quien ayudó a construir la iglesia Hosanna. Spencer tradujo para Paino durante el culto de dedicación del edificio en octubre pasado, y se rehusó a traducir ese comentario.

Impresionante o no Spencer es influyente. El pasado presidente Arnoldo Alemán lo buscó para que orara por él, luego que el ex mandatario fue acusado de lavado de 100 millones de dólares de fondos gubernamentales. Spencer oró diariamente con Alemán, quien abandonó su cargo en el 2002 y actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario en espera de juicio.

El hijo de misioneros norteamericanos, Spencer, de 58 años de edad, primero vino a Nicaragua con sus padres en 1960, luego regresó en los años ochenta para predicar durante la revolución sandinista. Bajo el escrutinio del régimen marxista-leninista, Spencer recibió amenazas de muerte después que se dirigió en el estadio nacional ante 20,000 personas. Luego de varias deportaciones y encarcelamientos, Spencer salió del país a finales de los años ochenta prometiendo que no regresaría a menos que Dios se lo pidiera.

A principios de los años noventa fue invitado a una conferencia para pastores en Nicaragua. En aquel entonces se encontraba dirigiendo una iglesia en Panamá, por lo que tomó la determinación que sólo regresaría si Dios se lo confirmaba.

Al poco tiempo dos ministros individualmente le dijeron que creían que Dios deseaba que regresara a Nicaragua. Más adelante mientras oraba sintió que Dios se lo había confirmado. A los dos meses él y su esposa Bonnie se encontraban de camino al país cuya población es 4.3 millones. Antes de llegar le pidieron a un agente de bienes raíces que les investigara el precio de un terreno que habían visto y que tenía vista al Lago Managua.

El dueño pedía $525,000 y seis meses para pagarlo. De no cumplir con la compra en ese tiempo, Spencer perdería los fondos pagados y el terreno. Según el misionero este fue el principio de su caminar por fe. Desde entonces, Spencer, quien está en la junta directiva de la iglesia del pastor Paul Yonggi Cho en Corea, compró más terrenos para construir una montaña de oración. Ahora tiene planes de construir una estación de televisión y está buscando más propiedades para una escuela y un granero.

Spencer dice que no teme pedirle más a Dios. "Sabe la Escritura (Mt 7:7) que dice: 'Pedid, y se os dará', bueno, ¿cuáles son las palabras que le siguen?, 'buscad, y hallaréis'", comentó. "Es pedir, buscar y tocar la puerta con fervor. Es perseverancia y tenacidad. Si está haciendo algo que puede hacer solo probablemente no es de Dios."
Joan Wilson Carter en Managua, Nicaragua

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA