Vida en la Palabra

Puro de corazón y poderoso

Dios está buscando gente que sea pura de corazón (vea Mateo 5:8). Una persona que tiene un corazón puro, que está dispuesta a servir a Dios sin reservas, es verdaderamente poderosa. En el Salmo 51:6, David dice que tener un corazón puro significa tener verdad en nuestro "ser interior", que es quien realmente somos en lo profundo de nuestro corazón. Tener un corazón puro comienza con prestar atención a nuestros pensamientos, porque de nuestros pensamientos vienen nuestras palabras, nuestras emociones, nuestras actitudes y nuestros motivos. Me llevó un largo tiempo comprender que Dios no bendice las acciones que se hacen por motivos erróneos o con un corazón impuro.

Leer más...

Nunca diga nunca

¿Alguna vez ha enfrentado usted una situación y dicho: "No hay manera alguna de que eso sea posible"? Tal vez una o más de estas ideas de "no es posible" hayan agobiado su pensar como: No es posible que pueda resistir la presión del trabajo. No es posible que pueda pagar mis cuentas al final de mes. No es posible que pueda salvar mi matrimonio.

No es posible que mis hijos crezcan y se conviertan en adultos responsables. O quizá una de estas otras ideas: No es posible que pueda abrir mi propio negocio. No es posible que pueda regresar a la universidad a estudiar. No es posible que pueda perder el peso que necesito. Sepa una cosa: Siempre hay una manera.

Puede ser que no sea fácil, que no sea conveniente, que no sea rápido; pero si determina continuar adelante y no rendirse, usted encontrará una manera.

Quiero que se prometa que nunca más dirá: "No hay manera que sea posible". Aun cuando parezca que no haber posibilidad, con Dios, siempre hay una manera posible. Si es usted un cristiano nacido de nuevo, el Espíritu Santo vive dentro de usted. Toda la creatividad del mundo reside en Él, y usted tiene acceso a ello.

El Espíritu Santo puede darle ideas que a usted nunca se le ocurrirían. Él le puede mostrar maneras de realizar cosas que usted nunca pensó poder hacer.

En vez de sólo pensar en las dificultades, concéntrese más en el hecho de que Dios es con usted y su poder obra en usted. A menudo, nos damos por vencidos fácilmente y decimos: "Es muy duro" o "Esto se está tardando demasiado".

Usted necesita dejar de mirar las situaciones en su vida y pensar: Realmente, no puedo lidiar con esto; es demasiado para mí. Ya he tratado muchas veces. Tengo que aceptar que no hay manera alguna de que eso pudiera suceder jamás.

En cambio, usted necesita decir: "No me importa si parece haber una manera posible o no. Jesús es el Camino, su Espíritu vive en mí y ¡yo encontraré la manera!". Dios prometió que abriría camino en el desierto y ríos en la soledad (ver Isaías 43:19). Jesús dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida"...


Lea Más

Deseamos que siga leyendo este artículo o columna en la edición más reciente de Vida Cristiana digital. Si no se ha suscrito a la versión digital, le invitamos a que así lo haga, para que disfrute de los artículos más inspiradores y noticias más sobresalientes del mundo cristiano hispano. Suscríbase aquí.


La respuesta al miedo

Muchos de nosotros luchamos con el temor. Aunque los que somos creyentes en Jesucristo no tenemos necesidad de tener miedo. ¿Por qué? Porque Él siempre está con nosotros. Porque nos ama con un amor perfecto. 1 Juan 4:18 establece: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”.

Dios sabe que el temor es la primera emoción que generalmente sentimos cuando nos llama a hacer algo que nos lleva a un nuevo nivel. Ya sea un poco de nerviosismo o pleno pánico, el grado de temor varía, pero muchos lo experimentamos.

Puede que estemos cambiando de carrera, contrayendo matrimonio, teniendo hijos, dejando todo para ir al campo misionero y así por el estilo. Nuestras mentes están llenas de entusiasmo, pero pensamos: ¿Qué tal si?, ¿Qué tal si?, ¿Qué tal si?

Siempre que damos nuevos pasos, especialmente para Dios, casi siempre enfrentamos una circunstancia negativa que trata de desanimarnos. Algo surge para decirnos que es muy difícil, que no hace sentido, que no funcionará o que no estamos cualificados para hacerlo. El enemigo usa esas palabras y pensamientos para desanimarnos, esperando que nunca cumplamos con lo que nos toca hacer.

Apocalipsis 12:4 nos da ideas sobre cómo el enemigo trata de plantar temor en nosotros hasta antes que comencemos: “Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese”.

El dragón (que representa a Satanás) se paró...

Lea Más

Deseamos que siga leyendo este artículo o columna en la edición más reciente de Vida Cristiana digital. Si no se ha suscrito a la versión digital, le invitamos a que así lo haga, para que disfrute de los artículos más inspiradores y noticias más sobresalientes del mundo cristiano hispano. Suscríbase aquí.



Insista y prosiga

Una parte importante de no darse por vencido es tomar decisiones correctas mientras está herido, desanimado, frustrado, confundido y bajo presión. La decisión correcta es usualmente la más difícil de tomar. Cuando se está en medio de un estrés terrible, por lo general, se quiere tomar el camino donde haya menos resistencia.

Esos son los momentos cuando necesita tomar las decisiones más difíciles. Para cosechar buenos resultados en la vida, tiene que hacer lo correcto cuando no lo siente. A esto le llamo “insistir y proseguir”, y saber cómo hacerlo es uno de los componentes más importantes de una persona que nunca se da por vencida.

Nunca llegará a donde desea en la vida sin sacrificar voluntariamente y abrirse paso entre los obstáculos o las adversidades que se postran en su camino.

Su obstáculo quizás sea una actitud o asunto del pasado, una relación, ciertas circunstancias, un modo de pensar, una sensación o un mal hábito. Lo que sea, usted es el único que puede perseverar a través de ello, nadie lo puede hacer por usted.

Quizás ha tratado de superar los retos en el pasado. Quizás ha tratado al tal punto que ahora está cansado, exhausto o desanimado. Si es así, entonces está en el punto preciso donde tiene que reunir nuevas fuerzas de Dios e insistir...


Deseamos que siga leyendo esta columna en la edición más reciente de Vida Cristiana digital. Si no se ha suscrito a la versión digital, le invitamos a que así lo haga, para que disfrute de los artículos más inspiradores y noticias más sobresalientes del mundo cristiano hispano. Suscríbase aquí.

Regístrese para leer más...

Mirar hacia adelante

En Filipenses 3:13, el apóstol Pablo dice que una de las cosas que se esforzó por hacer fue “olvidar lo que queda atrás”. Pienso que Pablo trató de arreglar errores que había cometido antes y descubrió lo complicado e imposible que era. Sólo hay una cosa que podemos hacer con el pasado y es ¡dárselo a Dios!

Cuando permitimos que Dios tome control de nuestros desórdenes y los torne en milagros, el Padre tiene la habilidad de usar los errores que cometemos para nuestro bien, si sólo confiamos en Él.

Leer más...

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio