Columnas

El próximo tsunami en la Iglesia Católica

Yo creo que Dios me mostró que Él está enviando una ola de su Espíritu para traer una reforma.

Más de 10 años atrás, tuve el sueño más vívido que jamás haya experimentado. Se lo conté a mi esposa tan pronto me desperté, porque era tan intenso. Las escenas todavía siguen grabadas en mi memoria.

Soñé que estaba de pie en el interior del Vaticano. Quiero que sepa que nunca he sido católico y nunca he visitado Italia. Pero en mi sueño, yo estaba en un pasillo adornado con columnas de mármol y un piso lujosamente pavimentado. Me acerqué a una enorme ventana en forma de arco en la que podía ver una vista panorámica de la ciudad del Vaticano.

De pronto, una gigantesca ola apareció en el horizonte. Un tsunami se avecinaba. La ola se acercaba cada vez más, pero yo no sentía pánico, aunque podía oír a la gente corriendo y gritando mientras se preparaban para el impacto. Me quedé cerca de una pared y me preparé.

Cuando la ola golpeó, el edificio palaciego comenzó a crujir y oscilar. Mesas antiguas, sillas, candelabros y estatuas comenzaron a deslizarse hacia un lado mientras el suelo se movía. Las lámparas colgaban en ángulos extraños. En pocos minutos, el piso estaba perpendicular al terreno y más muebles se vinieron abajo. El movimiento continuó hasta que el piso se convirtió en el techo. Más iconos religiosos, estatuas y pinturas se cayeron y se rompieron en pedazos.

Leer más...

Una visión espiritual

Para romper las cadenas de esclavitud que Satanás tiene sobre su vida, lo único necesario es creer en nuestro Señor Jesucristo, porque Él ya rompió las cadenas en la cruz del Calvario y nos ha hecho libres.

Para tomar una decisión con respecto al cambio en su vida es necesario responder las siguientes preguntas: “¿Dónde quisiera estar mañana? ¿Quiero vivir como siempre he vivido?” Si su padre fue un mal negociante, usted no tiene por qué serlo. Si su madre vivió en temor, usted no tiene por qué vivir así. El Señor quiere que usted camine hacia su tierra prometida.

La visión es muy importante para establecer un objetivo claro en la vida del ser humano. Es vital que usted se visualice donde le gustaría estar. Para ello debemos diferenciar dos tipos de visiones: la visión natural y la espiritual.

Generalmente pretendemos ver la vida únicamente con los ojos naturales e inclusive nos ponemos lentes para ayudarnos a ver un poquito mejor. Con los ojos naturales vemos la vida de acuerdo a la mirada limitada de lo que podemos contemplar a nuestro alrededor.

Pero también están los ojos del espíritu. Estos son los que lo ayudarán a verse donde usted quiere y debe estar. Si usted no puede verse triunfante, victorioso...


Haga un clic aquí para leer esta columna en su totalidad en la edición de septiembre 2009 de Vida Cristiana Digital.

Deseamos que siga leyendo este artículo o columna en la edición más reciente de Vida Cristiana digital. Si no se ha suscrito a la versión digital, le invitamos a que así lo haga, para que disfrute de los artículos más inspiradores y noticias más sobresalientes del mundo cristiano hispano. Suscríbase aquí.

 


¡Tú eres mío!

En unos días estaremos cerrando un año y recibiendo otro nuevo. En esta época, las personas reflexionan sobre las cosas que sucedieron, qué cosas no se lograron hacer, y hacen planes para el año entrante. Cuántos cambios surgieron en este año en lo personal, en el círculo familiar, en la comunidad, en la región, en el país, en el mundo.

En nuestra nación estadounidense se especula que la crisis financiera pudiera comenzar a mejorar. Se debaten nuevas propuestas de reformas de salud e inmigración, entre otras. Nuestra generación está viviendo momentos decisivos en lo referente a la familia, al matrimonio, la paternidad, el aborto y otras áreas que siguen socavando nuestra sociedad. Los baluartes que levantaron esta nación están siendo hoy cuestionados. Nuestros valores éticos y cristianos están siendo atacados por doquiera.

Leer más...

El emperador Nerón llega a EE.UU.

nero"Los cristianos muestran una postura intolerante, homofóbica, atrasada, inculta, arcaica; [son] fanáticos intolerantes que resuenan más con nuestro pasado que con nuestro futuro como nación", declaró un comentarista noticioso de televisión por cable. Semejante caracterización le da crédito a Brit Hume, Sarah Palin y otros seguidores de Cristo cuando declararon que EE.UU. en el 2010 no es tan simpatizante con el cristianismo como debiera. ¿Están ellos correctos? Claro que sí. Aunque uno se cuestiona el motivo, a la misma vez se exponen los culpables de la campaña anticristiana que se percibe y es real. ¿Cómo llegó el emperador Nerón a EE.UU.?

Leer más...

Subcategorías

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio