Boletines

holy laugh

Renunciar a la ansiedad

La ansiedad es un estado de nerviosismo, intranquilidad y angustia, por un evento que no ha ocurrido todavía. Es precisamente por lo que te has puesto a pensar que puede ocurrir lo que provoca que te pongas ansiosa. La ansiedad no inducirá cambios en las situaciones difíciles. La Biblia dice que el estar ansioso “no añade a nuestra estatura un codo” (ver Mateo 6:27). Puedes pasar el resto de tus días preocupándote por el futuro, pero por mucho que te preocupes no cambiarás nada. Lo único que hará es estancarte y anular tu eficacia para resolver el problema. Otra manera de definir ansiedad es: la emoción que te inmoviliza en el presente por cosas que tal vez no ocurran en el futuro. Leer más...

holinessl

Dile no a la ansiedad

La ansiedad es un estado de nerviosismo, intranquilidad y angustia, por un evento que no ha ocurrido todavía. Es precisamente por lo que te has puesto a pensar que puede ocurrir lo que provoca que te pongas ansiosa. La ansiedad no inducirá cambios en las situaciones difíciles. La Biblia dice que el estar ansioso “no añade a nuestra estatura un codo” (ver Mateo 6:27). Puedes pasar el resto de tus días preocupándote por el futuro, pero por mucho que te preocupes no cambiarás nada. Lo único que hará es estancarte y anular tu eficacia para resolver el problema. Otra manera de definir ansiedad es: la emoción que te inmoviliza en el presente por cosas que tal vez no ocurran en el futuro. Leer más...

istock 910528

Sus promesas son armadura y protección

No importa cuál sea la oposición que se levante en contra nuestra, la verdad es que estamos protegidas; ¡estamos cubiertas! Tenemos el mejor seguro del mundo, respaldado por Dios y todo el cielo.  Él mismo “con sus plumas nos cubrirá”  (Salmo 91: 4).  ¿Qué significa esto? De la misma manera que las aves usan sus plumas para proteger a sus crías proveyéndoles protección del mal tiempo, del frío, del sol y dándoles agua para tomar, así también lo hará Dios. Nos cubrirá y nos protegerá de los malos tiempos que enfrentemos.  Nos protegerá del frío que entumece en los inviernos espirituales; del calor agobiante y de la fatiga que puede causar el fuego de los problemas. Él saciará la sed que puedan tener nuestras almas “en esta tierra reseca y agotada donde no hay agua” (Salmo 63:1).  Leer más...

istock 9498736

La clave para la multiplicación

Jesús nos mostró la clave para la multiplicación.  ¿Recuerda cuando Él alimentó a la multitud con unos peces y unos panes? No fue sino hasta que Él partió y bendijo que los discípulos dijeron que no era suficiente, que la comida empezó a multiplicarse.

 ¿Qué pasaría si ese pequeño niño que tenía unos peces y unos panes se hubiera negado a dárselos a Jesús? Miles de personas habrían tenido hambre, no solamente el niño, quien de todos modos no tenía suficiente.

La mayoría de nosotras tenemos miedo de dar lo poco que tenemos a alguien más. Cuando sentimos que no tenemos suficiente de algo, tendemos a acumularlo, temiendo que no tendremos lo que necesitamos.  Esto hace que seamos tacañas. Además, Dios no multiplicará lo que no ofrecemos.  Algunas veces, lo que tenemos para ofrecer es el lugar de nuestra esterilidad o falta.  Nuestro dolor y pérdida parecen insuficientes como una ofrenda a Cristo.  Sin embargo, cuando bendice lo que previamente llamó maldito, usted se posiciona a sí misma para un milagro de proporciones matemáticas.

Dios no nos multiplica por nuestras propias fuerzas o abundancia. Sino Él toca los lugares dentro de nosotras, que son frágiles, que están quebrados o rotos y, en esos precisos lugares, Él empieza a multiplicar.  Lo que usted pensó que la descalificaba es en realidad lo que la hace apta. Lo que el enemigo hizo para destruir su destino es, de hecho, el camino a su productividad.

¿Por qué no darle a Cristo lo “poquito” que usted tiene? No es suficiente para sostenerla de todos modos.  Adelante, bendiga los lugares de su esterilidad, su dolor, su escasez, sus temores.  Sus éxitos, sus victorias, su provisión y sus recursos tampoco la llevarán a donde usted espera llegar. Usted tiene que ofrecer a Cristo todo lo que posee para recibir un milagro de multiplicación.

Jesús tomó la pequeña ofrenda del niño y la bendijo, dando gracias por ella.  La mayoría de nosotras no da gracias a Dios en nuestros lugares de escasez.  Miramos nuestros recursos limitados o nuestro tiempo finito y nos quejamos o preocupamos. Consideramos que nuestro quebrantamiento no tiene valor.

¿Qué pasaría si simplemente bendijéramos esas cosas?

No quiero decir que tengamos que estar agradecidas por las maldiciones como el cáncer. Pero yo agradezco que el cáncer, el cual trató de destruirme, preparara un nuevo comienzo para mí, donde Dios me mostró su fidelidad en magníficas maneras. No tenemos que dar gracias por el abuso. Pero podemos estar agradecidas de que el abuso nos da la capacidad para reconocer el amor verdadero y la aceptación y saber que es un gran milagro experimentar la sanidad. Usted, naturalmente, no daría gracias por la muerte. Pero podemos agradecer que la pérdida de nuestra vida natural pueda ser un sendero a la vida eterna, donde nunca más sentiremos dolor, pesar o escasez.

Sea agradecida por todo lo que tiene, ya sea grande o pequeño, y sea generosa con ello.  Ofrézcaselo todo a Jesús con gratitud. Generosidad por gratitud es igual a multiplicación. Si usted da lo poquito que tiene, Dios lo multiplicará y todas nosotras podremos comer de la abundancia.

 

―Tomado del libro Mujeres en pie de guerra por Jan Greenwood. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso. Leer más...

economy

La planificación financiera en la iglesia

¿Qué es necesario hoy en día para hacer funcionar una iglesia? El pastor que apenas está comenzando puede que se sorprenda con la respuesta. Mientras es importante establecer como prioridad los propósitos del Reino, los líderes de la iglesia más experimentados se han dado cuenta que hace falta tomar en cuenta el área de la planificación financiera para realizar la obra del ministerio. Leer más...

man thinking

Pensamientos de fe

Un día, leyendo la Biblia encontré algo que me llamó la atención y me hizo reflexionar. Siempre hemos leído en la Palabra: «Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio» (2 Timoteo 1:7). Dios nos dio dominio propio para conducirnos en la vida. Mi asombro fue entender que para el mismo versículo hay una versión en inglés que dice que Dios nos ha dado «una mente tranquila». En otras palabras tienes la capacidad de controlar tus pensamientos y determinar qué cosas dejas en tu mente y qué otras simplemente no deben estar ahí. No me refiero al  autoconvencimiento. No es algo que se repite mil veces y quedó borrado. Es una renovación de la mente que tantas veces descuidamos. Leer más...

groupofpeople

¿Cómo inspiro a los que amo?

Cuando creemos que podemos alcanzar lo que soñamos, se produce la esperanza. La esperanza alimenta los sueños y genera ilusión por el futuro. Es la esperanza la que da alegría y genera expectativa por el mañana. Ella es producto de una actitud positiva ante la vida y trae beneficios en todo sentido, brinda confianza y saca lo mejor de nosotros, haciendo que seamos más amistosos con las demás personas y más, aún, con los miembros de la familia. También conlleva motivación que nos mueve a la acción. Cuando alguien tiene esperanza, tiene más probabilidades de alcanzar las metas propuestas y aumenta la posibilidad de obtener mejores resultados. Un individuo con esperanza se plantea más objetivos en la vida. Leer más...

story2

10 pasos para alcanzar un futuro esperanzador

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis (Jeremías 29:11).

Dios tiene planes grandes y poderosos para su vida. Él ha establecido su pacto para asegurar que usted viva esos planes. Él ha asegurado su futuro para que usted pueda vivir en paz mientras su conocimiento de Él crece. Él lo  sustentará y protegerá. Leer más...

family

La familia y el perdón

Sin perdón, morimos por dentro. Con él, aun cuando los recuerdos sigan en nuestra mente, al menos, podremos empezar a mirar hacia adelante.

A pesar del gran amor que tenemos por nuestra familia, muchas veces, perdonar es difícil. Tal vez nos han tratado mal o han despreciado nuestro amor y cuidado. Lo cierto es que debemos perdonar incluso cuando la otra persona no se arrepienta o no cambie de actitud. Por lo general buscamos excusas como: «Si tan solo dejara ese estilo de vida (o las drogas o el licor)», o bien, «Si dejara a ese hombre (o mujer) que parece estarle succionando la vida». No obstante, debemos hacerlo a pesar de que no haya evidencia de cambio alguno. Esto no significa que mantengamos una actitud pasiva ante el abuso, la humillación o la agresión. Más bien, si perdonamos, elevamos nuestra dignidad y esta nos permite tener la firmeza necesaria para parar el abuso. Leer más...

brendas mom

En honor a las madres

La inevitable vejez aqueja su mente. El tiempo transcurre. El reloj que marca la fecha de cierre lenta y rápidamente se lleva consigo a mi mamá. El médico le asignó un nombre alemán a su ir y venir mental: Alzheimer.

Como suele suceder en estos casos, deambula en recuerdos usualmente más lejanos que cercanos. Entonces pensé, qué mejor manera de enfrentar este reto que honrando a todas las mamás en el Día de las Madres (aquí en EE. UU. se celebrará el domingo 10 de mayo), pues me consta que somos muchos los que a cuentagotas nos despedimos y necesitamos ánimo. Mas en medio de toda difícil partida una verdad se impone: Dios es fiel, bondadoso y por demás misericordioso. Leer más...

Subcategorías

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA