Remedios caseros de Clínica Mayo ahorran tiempo y dinero

A medida que los costos médicos aumentan y la economía se reduce, más personas están escogiendo omitir el doctor y tratarse ellos mismos. ¿Es esta una opción viable? Por más de 100 años, pacientes de todo el mundo han viajado hasta la Clínica Mayo para tratamiento. Ahora, por primera vez, la famosa facilidad hospitalaria está proveyendo ideas de “hágalo usted mismo” en su último libro, The Mayo Clinic Book of Home Remedies. “Si alguien tiene que ir al doctor, le costará de $50 a $100”, dijo el Dr. Philip Hagen, el cerebro detrás de este nuevo recurso. “Si ellos tiene que ir a la sala de emergencias, les puede costar muchos más que eso: $200, $300, $500. Eso es demasiado para cualquiera.”

Hagen pidió a sus compañeros médicos de la Clínica Mayo que nombraran las cosas más comunes que los pacientes pueden cuidar de sí mismos. Encabezando la lista están las alergias y sus causas, desde el polen estacional exterior hasta los irritantes dentro de la casa como el polvo, las mascotas y el moho. "Trate de averiguar a que está usted reaccionando", aconsejó Hagen. "Y a menudo la gente puede hacer eso basándose en la época del año o el hecho de que obtuvieron una mascota. Lo segundo es tratar de evitar las cosas que desencadenan esas alergias."

Por ejemplo, estos son unos ejemplo de cómo combatir los alérgenos del polvo: Colocar una cubierta sobre la almohada y el colchón, lavar las sábanas en agua tibia o caliente una vez a la semana, pasar la aspiradora todos los días si es posible, cambiar mensualmente los filtros de su acondicionador de aire y enjuagar sus fosas nasales con agua tibia y sal. "Me gusta el movimiento de ir hacia atrás y mirar la sabiduría antigua y luego aplicar un poco de ciencia y un poco de prueba para saber si es seguro de usar para las personas", dijo el Dr. Hagen.

En cuanto a los remedios para la gripe, por lo general uno mismo la puede tratar. Lo cual con el tiempo ahorra bastantes visitas al médico, teniendo en cuenta que los preescolares capturan un promedio de ocho resfriados al año y todos los demás, alrededor de tres. Dado que no hay cura, la mejor medicina es ponerse lo más cómodo posible hasta que siga su curso. Los médicos de la Clínica Mayo dicen que no pierda su dinero en medicamentos para el catarro “over-the-counter”. Por alguna razón, nunca se deben administrar a niños menores de dos años. Incluso los niños mayores deben permanecer lejos de los descongestionantes, la aspirina y los jarabes para la tos.

Para cualquier persona de más de dos años de edad, la tos se puede calmar de manera natural: mezclar dos cucharaditas de miel en una taza de agua caliente, té o jugo de limón. Investigaciones muestran que un poco de miel antes de acostarse reduce la tos nocturna y mejora el sueño; el humidificador es una forma barata y segura para aliviar la tos, la congestión y el dolor de garganta. Sólo asegúrese de que esté limpia para evitar el crecimiento de bacterias y moho; hacer gárgaras con agua salada tibia varias veces al día alivia el dolor de garganta; la sopa de pollo puede hacer la diferencia, es un antiinflamatorios comprobado, reduce la mucosidad en las vías respiratorias y alivia la congestión.

Además, posiblemente se puede acortar la duración de un resfriado o la gripe tomando dosis elevadas de vitamina C, pastillas de zinc, o las hierbas echinacea y andrographis. Por su parte, las fiebres pueden ser difíciles de tratar. Los médicos dicen que las temperaturas por debajo de los 101 grados por lo general no deben ser tratadas con medicina porque la fiebre de bajos grados en realidad ayuda al cuerpo a eliminar un virus. Sin embargo, hay algunas excepciones.

"Si su hijo tiene fiebre de 104, creemos que es momento en que usted necesita ir al médico", señaló el Dr. Hagen. "Si usted es un adulto y está bajo 101, nos sentimos cómodos si usted mismo se monitorea. Si se trata de más de 101, recomendaríamos que se trate en la casa con acetaminofén. Pero si se queda en 101 o regresa en un par de días, entonces es necesario ver a un médico para identificar la causa.” Por otro lado, no importa cuál sea la época del año, millones de estadounidenses necesitan un poco de alivio del dolor, o una noche de sueño reparador. Los médicos dicen que las semillas de chile, cuando se utilizan para masajear, son la forma más eficaz para aliviar el dolor en las articulaciones. La fragancia de lavanda y tomar leche son recomendables para el insomnio. "Hay un aminoácido en la leche llamado triptófano que le da sueño a la gente", explicó el Dr. Hagen. "Así es que podemos hacer como nuestros abuelos nos decían, tomarnos un vaso de leche antes de irnos a la cama."

Fuente: CBNNews.com

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio