Cristianos ofrecen servicio médico basado en la fe

Así como los líderes gubernamentales buscan maneras de cambiar el sistema de salud de la nación, un ministerio cristiano en Nashville, TN se está destacando al ayudar a personas sin seguro médico.

Desde en 1991 la clínica Siloam Family ha ofrecido servicios médicos a bajo costo para la creciente población de estadounidenses que no tiene seguro médico. Con la misión "compartir el amor de Cristo sirviendo a los necesitados a través de la asistencia médica", la clínica atendió más de 18,000 personas el año pasado solamente, siendo el 79 por ciento de comunidades inmigrantes.

La idea de crear la clínica surgió un domingo en 1989 mientras el Dr. David Gregory estaba en un culto en la iglesia Belmont en Nashville. "Su compasión por los pobres era su fuerza motriz", manifestó Nancy West, la actual presidenta de Siloam. "Él estaba consciente de todo lo que tenían que viajar los pobres de la comunidad para recibir atención médica. El Dr. Gregory reconocía que las necesidades iban más allá de lo físico y que las personas también necesitaban sanidad espiritual y emocional."

Gregory señaló que la misión nunca ha sido convertir a las personas para que participen en determinada marca de cristianismo, "sino para satisfacer sus necesidades espirituales, orar con ellos, aconsejarlos y referirlos a los pastores locales o iglesias según deseen", dijo él. "Es importante para los estudiantes y los médicos jóvenes ver cómo la asistencia médica y la fe pueden integrarse de una manera que cumple con las necesidades y también la autonomía del paciente."

En los pasados 18 años la clínica ha crecido de un pequeño apartamento donde estaban ubicados, a unas instalaciones espaciosas de 12,000 pies cuadrados en el sur de Nashville. El año pasado Siloam contrató tres médicos a tiempo completo y tres enfermeras graduadas, así también como un equipo de voluntarios de 84 médicos, 88 enfermeras, 4 pastores y 500 asistentes.

Les piden a los pacientes que paguen por los servicios, pero no los rechazan si no tienen dinero. La clínica se sostiene completamente de los donativos de personas, corporaciones y de los pagos que hacen los pacientes. Siloam no factura ni somete reclamaciones a los seguros médicos.

Los empleados de Siloam dicen que dependen de las oraciones y la dirección del Espíritu Santo para satisfacer las necesidades de los pacientes, las cuales pueden ser físicas, sicológicas o espirituales.

"El verdadero ministerio que tenemos en Siloam es la manifiesta presencia del Espíritu Santo", dijo Doug Mann, líder de cuidado pastoral en Siloam. "Si entendemos que nos movemos en esa presencia, entonces nuestra mera presencia es en la sala de examen trae algo tangible para nuestros pacientes. Lo que hacemos es traer el amor de Cristo a las personas han que sido heridos."

Mann dijo que la clínica ha tenido varias oportunidades fuera de lo común para ministrarle a los musulmanes que se han aventurado en la clínica. Un día Mann recibió una llamada que una mujer había ido a verlo. "Fui a la recepción y ahí estaba una mujer que no hablaba nada de inglés vestida toda de negro y con sus cuatro hijos.". Usó a una de sus hijas como intérprete y me dijo que había llegado a la clínica a raíz de un sueño que había tenido.

"Dijo: ‘Tuve un sueño anoche sobre un hombre alto de cabello blanco que tenía algo que ver con una iglesia,  así es que pregunté en la recepción si aquí había alguien así", señaló Mann. Él aprovechó y le habló de Jesús a ella y a sus hijos y le regaló una Biblia. Unas semanas más tarde, Mann fue invitado a la casa de la señora. El esposo le dijo: "No lo entiendo, pero cuando ella lee ese libro que le regaló, ¿por qué su corazón vuela como si fuera al cielo?". Aunque la familia no ha aceptado a Jesús, Mann está convencido que la semilla ha sido plantada.

Debido a que muchos de los pacientes de Siloam no cualifican para el plan médico del estado, la clínica provee una variedad de especialidades que van desde endocrinología hasta cardiología. La clínica educa a los pacientes sobre cuidado preventivo a través de su biblioteca de más de 300 vídeos de salud y 1,400 panfletos en 8 idiomas.

--Randy Rudder en Nashville, TN
anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio