Un llamado a la oración por Paraguay

Mediante un comunicado, la Asociación de Pastores Evangélicos del Paraguay (APEP) y la Asociación de las Iglesias Evangélicas del Paraguay (ASIEP), hicieron un llamado urgente a la oración en una cadena nacional e internacional por la paz, reconciliación, fraternidad y unidad de toda la nación paraguaya. El pastor Santiago Maldonado, presidente de la APEP, aclaró que “la oración por nuestra nación no es una postura política, es eminentemente espiritual, es un mandato de Dios expresado en la Biblia”. 

Como resultado del reciente cambio de gobierno, donde el presidente Fernando Lugo fue destituido el 22 de junio por el Congreso nacional por juicio político, la comunidad paraguaya está muy preocupada por la delicada situación y las implicaciones que este cambio pueda traer a su país. Ese mismo día, asumió la presidencia de Paraguay el vicepresidente Dr. Federico Franco.

En su comunicado, firmada también por el Jefe de Prensa y Relaciones Públicas, pastor Francisco Verón, las organizaciones eclesiásticas expusieron lo siguiente, y citamos:

“Cabe destacar que el juicio político está contemplado en nuestra Constitución Nacional vigente. Solicitamos con todo respeto a los diferentes países hermanos de los cinco continentes del mundo, que brinden su solidaridad, su apoyo y su confianza al Paraguay, para superar rápidamente esta situación. Como ministros de Dios, queremos que reinen el amor, el perdón, la amistad, la unidad, la equidad, la fraternidad, la tolerancia, la sabiduría, la libertad, la justicia, la solidaridad, la reconciliación, la felicidad, el respeto, la cooperación, la honestidad, la integridad, la humildad, la decencia y mucha fe en Dios.

“La Biblia dice: Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. ¡Jehová Dios está con nosotros! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob! (Salmo 46:1 y 7). No olvidemos nunca que Dios está con nosotros. Esta promesa de Dios debe alentarnos en todo momento. Pedimos a Dios que conceda mucha sabiduría e inteligencia a las autoridades de los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para que cumplan sus altas y delicadas funciones conforme a la Constitución Nacional y las leyes de la nación. Con la ayuda de Dios y con la solidaridad, la cooperación y el apoyo de los países hermanos, el Paraguay se convertirá en un país emergente de América del Sur.”

Fuente: APEP

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio