Insista y prosiga

Una parte importante de no darse por vencido es tomar decisiones correctas mientras está herido, desanimado, frustrado, confundido y bajo presión. La decisión correcta es usualmente la más difícil de tomar. Cuando se está en medio de un estrés terrible, por lo general, se quiere tomar el camino donde haya menos resistencia.

Esos son los momentos cuando necesita tomar las decisiones más difíciles. Para cosechar buenos resultados en la vida, tiene que hacer lo correcto cuando no lo siente. A esto le llamo “insistir y proseguir”, y saber cómo hacerlo es uno de los componentes más importantes de una persona que nunca se da por vencida.

Nunca llegará a donde desea en la vida sin sacrificar voluntariamente y abrirse paso entre los obstáculos o las adversidades que se postran en su camino.

Su obstáculo quizás sea una actitud o asunto del pasado, una relación, ciertas circunstancias, un modo de pensar, una sensación o un mal hábito. Lo que sea, usted es el único que puede perseverar a través de ello, nadie lo puede hacer por usted.

Quizás ha tratado de superar los retos en el pasado. Quizás ha tratado al tal punto que ahora está cansado, exhausto o desanimado. Si es así, entonces está en el punto preciso donde tiene que reunir nuevas fuerzas de Dios e insistir...


Deseamos que siga leyendo esta columna en la edición más reciente de Vida Cristiana digital. Si no se ha suscrito a la versión digital, le invitamos a que así lo haga, para que disfrute de los artículos más inspiradores y noticias más sobresalientes del mundo cristiano hispano. Suscríbase aquí.

Regístrese para leer más...

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio