Jentezen Franklin: Clamor desde el desierto

Desde que Jentezen Franklin comenzó a predicar en las colinas de Carolina del Norte, ha estado haciendo el llamado de regresar al arrepentimiento tradicional.

Cada enero, el pastor Jentezen Franklin deja a un lado las carnes, los panes y los dulces y pasa 21 días en ayuno y oración. “Para mí ayunar ha sido una parte enorme de todo lo que Dios ha hecho en mi vida”, manifestó Franklin. “Para mí significa dejar todo a un lado y pasar tiempo con Dios. [Ayunar] me pone todo en perspectiva y me lleva a convertirme en una persona consciente de la eternidad.” Desde que Franklin, de 45 años de edad, se convirtió en el pastor de la Free Chapel Worship Center en Gainesville, Georgia en 1989, la iglesia ha crecido de 180 miembros a alrededor de 9,000. Él se lo acredita a al ayuno que ha ayudado a mantener clara la visión del ministerio.

“Es tan fácil quedar atrapado en los ajetreos del ministerio”, añadió. “Es peligroso tener un ministerio en crecimiento y una pasión por Dios en disminución, algo se desajusta. Cuando veo que me pongo mecánico en mis predicaciones, hasta un ayuno de un día me pone en línea y hace que mi corazón se ponga sensible. Para mí el ayuno es la clave.”

Desde la pasada década, más del 90 por ciento de la congregación se ha unido a él de alguna manera para llevar los 21 días de ayuno que comienzan el segundo domingo de enero. Los participantes seleccionan entre un ayuno de jugos y agua solamente o el de Daniel que excluye carnes, dulces y panes de la dieta.

El primer año que Free Chapel participó del “ayuno de los primeros frutos”, Franklin dijo: “La adoración e intensidad de Dios pasó a otro nivel. Los altares se llenaron de los perdidos y cada año ha crecido y crecido”.

Hoy en día, el interés en la consagración anual se ha esparcido por el mundo, con cristianos de tan lejos como Australia, África del Sur e Indonesia, que hacen los ayunos. Esta práctica se ha convertido en algo tan popular que el año pasado hubo una conexión especial por Internet con el ministerio de Franklin que recibió siete millones de visitantes. El pastor cree que reclamar la disciplina de ayunar—ya sea a nivel individual o corporal—ayudará a fortificar el Cuerpo de Cristo.

“La disciplina de ayunar desata la unción, el favor y la bendición de Dios en la vida del cristiano”, dijo Franklin. “El ayuno es la llave secreta que abre la puerta del cielo y cierra las compuertas del infierno.”

Una vida consagrada

Franklin habla por experiencia. El hijo de un pastor de la Church of God (en Cleveland, Tennessee), Franklin comenzó a sentir el llamado al ministerio a la edad de 20 años y buscó confirmación a través de un ayuno de tres días donde sólo tomó agua. En la tercera noche del ayuno, Franklin dijo que Dios le habló, ahí cayó de rodillas en la plataforma de una iglesia cerca de su pueblo en Wilson, Carolina del Norte.

“Te puedo enseñar exactamente donde fue que Dios me habló aquella noche cuando escuché que me dijo: ‘Ve a tu casa y te confirmaré tu llamado a través de tu mamá’”, recordó Franklin. “Cuando entré a mi habitación, la luz del cuarto de mis padres estaba encendida.

“Mi madre estaba llorando y temblando mientras me decía que Dios la despertó y le dio una visión de mí caminando hacia la casa. Sus palabras para mí fueron: ‘El Señor me ha hablado para decirte que lleves a cabo tu llamado’.

“Fue durante esos tres días que Dios quebrantó mi resistencia y me dio disponibilidad; tuve el coraje, pero fue coraje con frío olímpico.”

 

Al poco tiempo se hizo popular como evangelista de la Church of God, se dio a conocer por su habilidad para tocar el saxofón y por su predicación en iglesias alrededor del país. En 1989, Franklin estaba pautado para predicar en una serie de servicios en la Free Chapel Congregational Holiness Church, donde era invitado frecuentemente. Pero el viernes antes del domingo en que estaba supuesto a llegar, el pastor de la iglesia, Roy Wellborn murió repentinamente.

“Uno de los deseos específicos del pastor fue que si fallecía, no se cancelarían los servicios del domingo”, recordó Franklin. “Así es que con un corazón cargado tomé el púlpito dos días después y tuvimos un avivamiento. Antes de irme, supe que Dios me había llamado a pastorear la iglesia.”

Aunque no le reveló a nadie lo que le había sucedido, le pidieron a Franklin que pastoreara la congregación. Desde entonces Free Chapel, localizada aproximadamente a 40 millas al noreste de Atlanta, se ha expandido a tres servicios los domingos, tiene un edificio de 3,200 pies cuadrados en un terreno de 154 acres y ha lanzado el programa de televisión Kingdom Connection que sale al aire en más de 100 países y tiene un promedio de 2 millones de televidentes semanalmente.

La iglesia tiene ministerios para grupos pequeños, programas para la adicción a drogas y alcohol para hombres, mujeres y adolescentes y cuentan con un colegio bíblico. El año pasado contribuyó con alrededor de un millón de dólares para misiones en el extranjero. El ministerio también apoya un orfanato en Ucrania y misiones médicas en Perú. En la comunidad donde se encuentran, voluntarios de la iglesia ayudan a alimentar más de 400 familias mensualmente.

No obstante, dice Franklin que es lo que la iglesia hace en privado lo que le permite al ministerio cumplir su misión. El pastor llama al ayuno “la disciplina privada que brinda recompensa pública”, y se mantiene firme en que no es sólo para pastores y otros líderes de la iglesia. “En las Bienaventuranzas (en Mateo 6)...Jesús dio la pauta por la cual cada uno de nosotros debe vivir como un hijo de Dios”, escribió Franklin en su libro El ayuno. “Jesús dijo: ‘Cuando des...’ y ‘Cuando ores...’ y ‘Cuando ayunes’. Él dejó claro que ayunar, al igual que dar y orar, era una parte normal de la vida cristiana. Debería darse atención al ayuno como se le da a dar y orar.”

Franklin comenzó a llevar a cabo un ayuno anual en privado, pero al poco tiempo algunos miembros de la congregación también pidieron unirse. Hoy día la consagración anual es algo en lo que enfatiza la iglesia.

 

Deseamos que siga leyendo este artículo o columna en la edición más reciente de Vida Cristiana digital. Si no se ha suscrito a la versión digital, le invitamos a que así lo haga, para que disfrute de los artículos más inspiradores y noticias más sobresalientes del mundo cristiano hispano. Suscríbase aquí.



Lea Más


 

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio