Cero cristianismo análogo

A partir de febrero de 2009 los televisores en EE.UU.comenzaron a recibir señales digitales en vez de análogas. En otras palabras, para poder ver sus programas favoritos su televisor debe ser HD (High Definition o alta definición) o estar conectado por cable o satélite, o haber comprado un aparato que permite ver la señal digital. El gobierno explica esto como “el fin de las antenas de conejo”.

De igual manera, la iglesia estadounidense necesita hacer las revisiones necesarias o no será más relevante en una cultura y plataforma espiritual que hoy día es digital y tiene cero tolerancia por lo arcaico de “las antenas de conejo”. El cristianismo estadounidense parece ser más análogo en vez de HDTV. Los resultados asombran aun a los críticos más escépticos. Las encuestas hechas por Barna y el Pew Research muestran una falta de conectividad entre los milenarios (los nacidos después de 1980) y la Iglesia. La Iglesia está en un estado de crisis donde la señal de quien Dios es y lo que dice, está opaca y con interferencia.

Por ejemplo, los domingos existen para sosegar una cultura obsesionada con el materialismo y el consumismo, mientras simultáneamente se intenta hacerle acercamientos motivadores a una audiencia que se puede describir como espiritualmente discapacitada. Entretanto, los escándalos llenan los púlpitos, los divorcios destruyen familias y nuestra juventud abraza el universalismo, mientras predicamos más sobre dinero que del alma.

Tal como HDTV mejoró la calidad de las imágenes, de igual manera tenemos que deshacernos de nuestros viejos receptores y adoptar plataformas espirituales que presentan una visión clara del evangelio, que es tanto regenerador como transformador.

¿Cómo luce la Iglesia HD? No olvidemos que la HD se refiere a la resolución y claridad de la imagen, la rapidez de la información y otras funciones. De este modo, la Iglesia HD presentará una imagen clara de un a Dios amoroso que repudia el pecado mientras ama al pecador. Sin duda un movimiento fresco necesita tomar lugar sin vestigios de legalismo, pero con el compromiso de dirigirse a una cultura que tolera el pecado y una iglesia que incorpora la verdad eterna “Sed santos, porque yo soy santo” (ver Lv 11:45).

El movimiento cristiano HD requiere compromiso e interacción con la cultura. La cultura tiene que ser reformada por la Iglesia. Los actuales males culturales en torno a la homosexualidad demuestran como la imagen de Will y Grace, un popular programa de televisión de comedia de la década de los noventa que presentaba el estilo de vida homosexual y lesbiano como algo digno de emulación y aceptación, triunfa sobre las imágenes de Moisés y Pablo amonestándonos a tomar una postura en contra de la perversión moral del modelo ordenado por Dios sobre lo que es la familia y el matrimonio. Necesitamos una transmisión recta y bíblica de Dios, la familia, el matrimonio, la rectitud y la justicia.

Además, el movimiento cristiano HD requiere programas, sistemas, instituciones, mecanismos de distribución y comunidades que puedan facilitar transmisiones claras y viables del evangelio a través de muchas pantallas. Tal como el HD permite que se hagan varias tareas, como entrar en la Internet y hacer órdenes, la Iglesia debe estar preparada para tratar las necesidades sociales, espirituales, físicas, intelectuales y comunales.

Al final del día, las iglesias que mejoran y modernizan las herramientas de transmisión serán relevantes en la escena cristiana del siglo 21. Nuestra nación necesita una “ecclesia” que personifique a “habitus Christus”, la vida y los hábitos de Cristo con una señal clara que transmite la imagen del Dios que todavía salva, libera, sana y regresará. Adiós antenas de conejo, bienvenido el avivamiento.


Sammy Rodriguez es el presidente de la National Hispanic Christian Leadership Conference, la Asociación Nacional de Evangélicos Hispana, que sirve a 15 millones de latinos nacidos de nuevo y 18,000 iglesias.
anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio