Superar los retos

 
Muchas veces, pensamos en confiar en Dios para ­cosas que necesitamos o queremos, tales como: la provisión financiera, la sanidad física, la restauración de relaciones personales, el ascenso en el trabajo, la vivienda, una gran oportunidad o el ganar algún tipo de competencia.

Una verdadera relación de confianza en Dios se extiende más allá de confiar en Él para algo. Necesitamos aprender a confiar en Él a través del proceso de obtener lo que deseamos.

Hubo un tiempo en mi vida cuando me enfocaba intensamente en confiar en Dios para obtener cosas, al decir: “Quiero esto, Dios”, y “Necesito esto y esto otro, Dios”. Él comenzaba a enseñarme que obtener todas esas cosas no era el asunto más importante en mi vida.

Él deseaba enseñarme cómo confiar en Él lo suficiente como para caminar a través de las situaciones con estabilidad y buena actitud, de manera constante. Necesitaba que yo aprendiera que puede que Él no siempre nos rescate cuando queremos salir de nuestras circunstancias, pero Él siempre está con nosotros a medida que caminamos a través de ellas.

Dios no siempre nos libera de todo cuando pensamos que debería. A través de su Palabra, leemos de personas que tuvieron que pasar por experiencias. Un pasaje familiar para muchas personas es el Salmo 23:4 que dice: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. El Salmo 66:12 dice: “Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza; pasamos por el fuego y por el agua, y nos sacaste a abundancia”.

El profeta Isaías, hablando por Dios dijo: “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:2).

Una de las historias que encontramos más asombrosas sobre confiar en Dios a través de los problemas es el recuento de tres valientes jóvenes llamados Sadrac, Mesac y Abed-nego.

El rey Nabucodonosor del Viejo Testamento amenazó con echarlos al horno de fuego donde de seguro se quemarían vivos si no adoraban a sus ídolos. Estos respondieron:

“He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Daniel 3:17-18). El enojado rey echó en el horno a los tres hombres, después de ordenar que calentaran el fuego siete veces más de lo acostumbrado. Las llamas estaban tan calientes que calcinaron a los empleados del rey que echaron a los tres jóvenes.

Cuando Nabucodonosor miró y vio dentro del horno, dijo asombrado: “He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses” (Daniel 3:25). El rey llamó a los tres hombres para que salieran del horno, y, cuando salieron, ni uno de sus cabellos se había quemado, ni tan siquiera olían a quemado.

Este testimonio de atravesar una dificultad en absoluta confianza en Dios ha inspirado a generaciones de personas. Hoy día, nos animamos con el hecho de que Sadrac, Mesac y Abed-nego enfrentaron una terrible situación, una de la cual podemos asumir que querían ser liberados. Muchos piensan que el cuarto hombre que estaba con ellos en el horno de fuego fue Jesús preencarnado.

Mientras seguimos su ejemplo, podemos pasar pruebas con actitudes estables y positivas confiando en Dios completamente, aun en lo que parece imposible.

Su actitud, ya sea buena o mala, está bajo su mando en toda situación. Mas le animo a que mantenga una actitud de fe, adoración, agradecimiento y expectación positiva y, definitivamente, atravesará su situación victoriosamente.

 


Joyce Meyer es una maestra de la Palabra y la autora de varios éxitos de ventas como:Controlando sus emociones, Serie ¡Ayúdenme!El desarrollo de un líderLa batalla es del SeñorConozca a Dios íntimamenteCómo oír a Dios y Adicción a la aprobación. Su programa "Disfrutando la vida diaria" se difunde mundialmente.


anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio