Alberto Mottesi clama por las naciones hispanas

Un hombre dedicado a recoger con gozo la gran cosecha de Dios en Latinoamérica.
Alberto Mottesi se encontraba cenando en un restaurante de la capital mexicana cuando de repente un joven se le acercó. Este último acababa de escucharlo predicar en la marcha de 17 horas que atrajo un millón de creyentes mexicanos a una de las ciudades más pobladas del mundo.

"Hace dos años, usted oró para que yo recibiera la unción de evangelista", le dijo el joven a Mottesi. "Esa experiencia impactó mi vida. Yo era muy tímido, pero después que oró por mí he estado predicando en las calles y los parques de la ciudad. He estado viendo grandes resultados y vidas salvadas", añadió. Mottesi le impuso las manos y oró por él. Mas no estaba pasándole su manto a otro. Su obra está muy lejos de culminarse.

De hecho después de 26 años como evangelista, el predicador de 61 años tiene pautado en su itinerario para este año ministrar 30 semanas en 10 países. También tiene más de 100 compromisos en California, donde están las oficinas centrales de su ministerio.

Mottesi, natural de Argentina, le ha predicado a unos 20 millones, más de 2 millones han recibido a Cristo como su salvador, mayormente en las cruzadas que ha participado en grandes estadios. Incluso ha sido llamado "el Billy Graham latinoamericano".

"He visto lo que Dios ha hecho a través de este extraordinario y a la vez humilde hombre", llegó a manifestar el fenecido Bill Bright y fundador de Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo.

Un gran número de líderes se refieren a él como su mentor. Mottesi también ha tenido la oportunidad de llegar a políticos tanto en posiciones locales como nacionales y muchos han aceptado a Cristo a través de su ministerio. Junto a su esposa Noemí fundó el ministerio Salvemos a la familia, al cual se le acredita que haya ayudado a sanar y restaurar familias por Latinoamérica.

En adición, Mottesi tiene un ministerio apostólico y profético en el cual busca transferir la unción de evangelista a los jóvenes y a las mujeres de América Latina.

Una figura paternal

"El Señor se está moviendo en Latinoamérica a través de Alberto", le expresó a Vida Cristiana Jamie Ramírez, pastor de la Iglesia Cuadrangular Nueva Vida en Santa Bárbara, California. "Él es el padre espiritual de muchos líderes latinoamericanos." Ramírez que ha trabajado por tres años con Mottesi como su traductor, añade que hay una gran necesidad de mentores para los ministros latinoamericanos. "Se ven a sí mismos como Timoteo, y Alberto es como el apóstol Pablo para ellos", comentó Ramírez, 44.

Carlos Quiroa, quien ayudó desde sus inicios en la organización de la Marcha de Gloria a principios de los noventa, señala que a Mottesi se le considera como el padre espiritual de Latinoamérica. "Él es el ministro más reconocido acá", manifestó Quiroa, 42, quien es el pastor de una congregación carismática de 1,000 miembros en la Ciudad de México.

Daniel de León, el pastor de 6,000 creyentes en el Templo Calvario de las Asambleas de Dios en Santa Ana, California, la iglesia hispana más grande de los EE.UU., concuerda. "Como él es latino también, se relaciona con ellos, pero lo más importante es que ellos se relacionan con él", manifestó León, 62, amigo de Mottesi desde hace 25 años. "Su pasión por las almas y su integridad han impactado mi vida."

Marcos Witt, el conocido salmista y conferencista, es amigo de Mottesi hace 16 años, expresó que éste "tiene una maravillosa habilidad para conectarse con la gente". "Él entiende las necesidades de Latinoamérica", añadió Witt, 41, pastor de la congregación hispana de la iglesia Lakewood en Houston que cuenta con más de 3,000 miembros.

Mottesi, sin embargo, se describe a sí mismo como una "simple voz". "Soy un evangelista que profetiza, pero no soy profeta", manifestó Mottesi. "Pienso que el Señor me ha dado palabras para su Iglesia."

Durante un evento el día antes de la Marcha de Gloria en la Ciudad de México, Mottesi le dijo a la concurrencia: "Por los últimos 40 años, he visto al pueblo latinoamericano deprimido, maltratado, afligido por la idolatría, la hechicería y la corrupción política".

Mottesi le impuso las manos a algunos de los presentes, muchos fueron tocados por el Espíritu Santo y cayeron al suelo. "Declaro que Satanás no será capaz de detener este gran mover de Dios", profetizó el evangelista. Añadió que aunque los países de Centro y Sur América una vez fueron católicos romanos, se está llevando a cabo un gran avivamiento que está arropando la región. "Es maravilloso. El 80 por ciento de los cristianos en Latinoamérica son pentecostales o carismáticos. Esta es la era del Espíritu Santo en América Latina."

Tiempos de despertar

Durante la Marcha de Gloria el pasado abril, pastores, líderes y representantes de más de 20,000 iglesias se reunieron en la capital mexicana. La marcha cubrió una caminata de 10 millas (16 km) por una de las avenidas más transitadas, la cual fue cerrada al tráfico. El evento masivo requirió cientos de policías y personal de seguridad.

"Nunca he visto algo como esto", comentó Maricela, la esposa de Ramírez, mientras observaba a la multitud caminar por la avenida Reforma. "Esta ciudad no será la misma después de este acontecimiento." La marcha tardó tres horas en completarse, tuvo un grupo de alabanza y adoración, 400 danzadores en uniformes blancos y verdes, y tanto jóvenes como adultos cargaron letreros, banderas y globos con Escrituras.

"Jesús el que caminó en Israel hace más de dos mil años está aquí hoy", le exclamó Mottesi a la concurrencia. Las miles de personas reunidas en el Zócalo respondían con gritos de júbilo a pesar de la lluvia torrencial que caía.

"Nadie se está yendo a pesar del aguacero", manifestó Antonio Reza, 40, pastor de una iglesia bautista del sur en Moreno Valley, California. "Tienen tanta hambre por el poder y la presencia de Dios. Es maravilloso."

Mottesi señaló que en una típica cruzada de Billy Graham en los EE.UU., entre el 5 y el 7% de la multitud responde al llamado al altar. "En México, de 12 a 15% acepta a Cristo o rededica su vida a Dios durante una cruzada", dijo Mottesi al presenciar cuando 42,000 personas respondieron a la invitación de salvación en una de sus cruzadas. "En otros países de América Latina, se puede esperar que el 20% de la multitud venga a Cristo. Están muy abiertos a Dios."

Avivamiento de primera plana

Mottesi recuerda las pequeñas congregaciones protestantes que existían en la época mientras crecía en Buenos Aires. "Ahora las iglesias ocupan las primeras planas de los periódicos latinoamericanos", puntualizó Mottesi quien fue criado en la fe católica. "Cuando yo era pequeño, leía sobre avivamientos y soñaba con que se llevaran a cabo en Latinoamérica. No pensé que lo vería hecho realidad."

Mottesi cita a un sociólogo agnóstico de la Universidad de California, Berkerly, quien recientemente investigó la expansión del cristianismo en América Latina. "Él especula que en unos pocos años, el Evangelio influenciará gran parte de Latinoamérica y que existe una gran posibilidad de que será conocida como un continente cristiano", dijo Mottesi a la vez que señalaba que iglesias mexicanas habían enviado misioneros a Japón, Israel y países árabes.

Hoy día la población latina de los EE.UU. es de más de 40 millones, son la minoría de más rápido crecimiento. Se estima que 9 millones de ellos son evangélicos y cerca del 70% de esos son pentecostales y carismáticos.

Mottesi piensa que mientras exista injusticia y pobreza en América Latina, los hispanos continuarán emigrando a los EE.UU y llevando consigo su ferviente fe. "Creo que Dios traslada a los hispanos a los EE.UU. para que puedan llevar de nuevo a los norteamericanos a los pies de la cruz del Calvario", manifestó. "EE.UU. se ha apartado de Dios. Pero Dios utilizará a estas y otras personas para hacer que el país regrese a los pies de Cristo." En los próximos 20 años, el ministerio de Mottesi planifica alcanzar a los inmigrantes a través de evangelismo y educación. "Quiero ganar para Cristo a los hispanos que se mudan a EE.UU antes que lo hagan los liberales", manifestó.

En cuanto a la nueva tendencia en sus cruzadas en Latinoamérica, Mottesi señala que un mayor número de políticos están en búsqueda espiritual. "Las autoridades locales y nacionales están asistiendo más a las reuniones y están abiertas al Evangelio", explicó Mottesi a la vez que señaló que un gobernador, un senador y un alcalde de Ecuador y Venezuela fueron a escucharlo hablar a principios de este año.

"El avivamiento en América Latina se convertirá en un movimiento de reformación política, secular y cultural", dijo Mottesi quien continúa reuniéndose confidencialmente con políticos. "Quiero mantener la puerta abierta." Explicó que muchos tienen famas de corruptos, mujeriegos y deshonestos. "Les pido que hagan dos cosas. Los invito a aceptar a Cristo, si lo deciden, los exhorto y les exijo que vivan íntegramente.

El alcalde de Villa Nueva, Guatemala, manifestó que después de asistir a una cruzada de Mottesi fue "profundamente estremecido por Dios". Durante una cruzada en Choloma, Honduras en junio pasado la alcaldesa Sandra Deras y su esposo aceptaron públicamente a Cristo. Aunque el evangelista señala que existen ciertas desventajas en este despertar espiritual entre los políticos. "Lamentablemente solo hay unas pocas iglesias en Latinoamérica que están preparadas y son los suficientemente maduras como para recibir a los líderes que están siendo tocados por el Señor. Aunque confío que Dios les dará la revelación sobre cómo discipular a estos líderes políticos."

Alcanzar a los políticos para Cristo puede causar que algunos evangelistas caigan en orgullo, pero Mottesi demuestra tener los pies bien puestos en la tierra. Su pasión se mantiene sencilla: Equipar a los cristianos para que se conviertan en evangelistas.

Él ama a los hombres y mujeres comunes que tienen la llave para transformar Latinoamérica. "Creo en ellos", comentó de la gente que responde a sus llamados al altar o de los que ingresan a su escuela. "Muchas son personas sencillas sin educación, pero tienen un fuego por dentro para servir a Jesús. Cuando oro por ellos, es como si el Señor mismo les dijera: 'Puedes hacerlo. Quiero que lo hagas. Si te colocas en mis manos eso es todo lo que necesito para llenarte de mi poder y enviarte por el mundo'."


FIN del machismo

Alrededor de Latinoamérica Alberto Mottesi está retando la noción de que los hombres deben dominar a las mujeres. Para el evangelista uno de los componentes del avivamiento latinoamericano viene precisamente de una fuente improbable: Mujeres en el ministerio. "Pienso que en este avivamiento, se está llevando a cabo una gran liberación de las mujeres al ministerio", explicó.

Jamie Ramírez, el pastor de la Iglesia Cuadrangular Nueva Vida en Santa Bárbara, California, vio este cambio durante la Semana Santa cuando él y su esposa Maricela, viajaron con Mottesi a la Ciudad de México para la Marcha de Gloria. "Uno de los milagros en este mover de Dios en Latinoamérica es con la libertad que se ven las mujeres expresando sus dones espirituales", expresó Ramírez. "Tradicionalmente, Latinoamérica era bien machista y las mujeres siempre estaban subordinadas, pero eso está cambiando."

En los pasados cinco años, mientras realizaba eventos por América Latina, Mottesi se ha arrepentido públicamente por el trato inapropiado que se le ha dado a las mujeres.

El evangelista señala que el machismo significa la "total subordinación" de la mujer al hombre en cuanto a las áreas de liderazgo, ofrecer opiniones y la expresión de dones y talentos. "Básicamente se espera que esté en la cocina y hasta soportando la rebeldía de los niños y el esposo", expresó el evangelista que añadió que ha sabido de algunos pastores latinoamericanos que le pegan a sus esposas.

"El machismo va en contra de la voluntad y la Palabra de Dios", dijo. "Es un pecado. Pienso que es una locura que el machismo no le haya permitido a las mujeres que ministren."

Mottesi nota la diferencia cuando pide perdón en sus cruzadas. "Muchas mujeres se me acercan y dicen: 'Siento como si una montaña de rocas se cayera de mi cabeza. Sentía no que podía ser llamada a predicar, pero ahora sí'", manifestó él.

Según explicó las actitudes hacia las mujeres en el ministerio están cambiando. "Veo a más mujeres involucradas y espero que se levanten más pastoras y evangelistas", dijo Mottesi al indicar que el 60% de las iglesias latinoamericanas está compuesta por mujeres.

Yamira González, quien ayudó a dirigir la danza durante la marcha, dice que es un trabajo en progreso. "No estamos peleando más", comentó González, 44. "Aunque no tenemos el título de apóstoles o profetas, somos los agentes secretos de la Iglesia."

Cecelia Pezet, quien predicó en la marcha, señaló que muchos pastores en México todavía están resistentes a las mujeres en el ministerio. "Pero algunos pastores están abiertos a recibir revelación de las mujeres", Pezet, 49, le comentó a Vida Cristiana. Muchos líderes cristianos locales consideran que Pezet es un apóstol. Ella es la pastora de una iglesia pentecostal de 500 miembros en la Ciudad de México y predica en otras congregaciones que son pastoreadas por hombres. "La Biblia dice que el Espíritu Santo vino sobre todos, incluyendo las mujeres", puntualizó. "Poco a poco el Espíritu de Dios está liberando y levantando a las mujeres. El verdadero ministerio viene del Señor. Es Cristo en nosotros."


Eric Tiansay viajó el pasado abril a la Ciudad de México para escribir este artículo.
anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio