Devocional

Jesús, nuestro héroe ideal

Jesús es alguien con quien puedes ser completamente real. Puedes pasar el rato con Él y ser tú mismo, sin ninguna pretensión y nada de actuación. Jesús es siempre amoroso contigo y puedes hablar con Él sobre cualquier tema. A Él le gusta conversar contigo acerca de tus sueños, aspiraciones y esperanzas. Él quiere sanarte de las cosas de tu pasado con las que pudieras estar luchando. Está interesado en tus retos actuales. Él quiere llorar contigo cuando estás abatido y regocijarse contigo en todas tus victorias. 

Leer más...

Corazón genuino

Han sido tantas las veces que me he preguntado, ¿por qué a mí? ¿Por qué entre tantos jóvenes de Puerto Rico Dios puso su mirada en un jovencito del callejón para llevarlo a las naciones? ¿Saben qué? Eso sigue siendo una interrogante que siempre tendré. Aunque no ha venido Jesús personalmente a contestármelo, ni un ángel volando del cielo, ya a través de varias personas que me han hablado he podido tener una idea que quisiera compartir con ustedes. Todo está en la motivación de nuestros corazones. ¿Qué es lo que realmente anhelamos dentro de nosotros? Porque tal vez alguien pueda engañar al líder de su congregación, a sus padres o amigos, pero a Dios, que conoce cada pensamiento, es imposible.

Leer más...

No pierdas la presencia de Dios

Porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré. —Hebreos 13:5

Hubo un tiempo bajo la ley del Antiguo Testamento en que Dios estaba contigo solamente cuando obedecías por completo. Pero cuando fallabas, te dejaba. Sin embargo, hoy tú y yo estamos bajo un pacto completamente diferente y Dios nunca nos dejará. ¿Por qué? Debido a lo que Jesús hizo en la cruz. Ahí, se convirtió en nuestro holocausto. Llevó nuestros pecados y nuestro castigo. El juicio de Dios contra nuestros pecados cayó sobre Él, que fue abandonado en la cruz por su Padre para que hoy nosotros podamos tener la presencia constante, incesante de Dios en nuestras vidas.

Leer más...

Hay poder en su boca

Proverbios 18:21 es un versículo que conozco desde hace años y con el cual estoy muy familiarizada, pero soy bendecida cada vez que lo leo. Pienso que nunca lo leeremos suficientes veces, lo sabremos suficientemente bien, o lo aplicaremos demasiado. Como usted puede distinguir leyendo este versículo, él enseña que la muerte y la vida están en el poder de la lengua, y quienes la consienten comerán de sus frutos, sea para muerte o para vida.

Básicamente, el escritor de Proverbios está diciendo en este versículo: “Cada vez que usted abre su boca, está ministrando muerte o vida, y lo que reparte por ella es lo que va a comer”. Hemos escuchado la frase: “Te vas a tener que comer tus palabras”, y Proverbios 18:21 confirma esta vedad. Las palabras que hablamos tienen poder para influir en nuestras vidas. De hecho, usted puede estar comiendo sus palabras ahora mismo, y ésa podría ser la razón de que no esté contento con su vida. ¡Su boca puede estar metiéndolo en problemas consigo mismo!

Proverbios 18:21 enseña que las palabras son algo formidable. Son recipientes de poder; acarrean una fuerza vivificante o una fuerza destructiva.

Por ejemplo, en mis conferencias hablo palabras, y quienes escuchan esas palabras reciben vida: vida en sus relaciones, en sus ministerios, en sus pensamientos y en todas las áreas acerca de las cuales Dios me usa para hablar.

He escrito un libro titulado Me and My Big Mouth! (¡Mi gran boca y yo!), que trata sobre las palabras que hablamos y cómo hacer que obren a favor de nosotros, en vez de en contra nuestra. El subtítulo del libro es: “Su respuesta está justo bajo su nariz”. Quizás usted esté buscando desesperadamente una respuesta a lo que le está pasando. ¿Cree que pueda existir la remota posibilidad de que su respuesta pueda consistir en cambiar la manera en que usted habla? Vaya y pruebe. Yo conozco la verdad de Proverbios 18:21 y la he experimentado muchas veces en mi propia vida. Estoy convencida de que si usted comienza a hablar palabras positivas, alentadoras, de vida y bendición, ¡verá su vida bendecida!

--Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

Su proveedor

¿Necesita provisión en algún área de su vida, y no está realmente seguro de adónde ir a buscarla? ¡Anímese, porque en el Salmo 111:5 Dios promete proveer a todos los que “le temen”. Mientras adoremos a Dios, tendremos su provisión.

Leer más...

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio