Los ángeles están por todas partes

¡Qué reconfortante es saber que Dios provee ángeles para ministrarnos y ayudarnos! (vea Hebreos 1:14). Los ángeles están en todas partes, aunque no podamos verlos. ¿Cómo podríamos incrementar la actividad de los ángeles en nuestra vida? La Biblia dice que los ángeles de Dios son movidos por la Palabra de Dios (vea Salmos 103:20). Esto quiere decir que no se mueven por las quejas, la preocupación, el miedo o cualquier otra emoción negativa que provoca comentarios negativos. Si queremos que los ángeles trabajen en nuestra vida, debemos tener cuidado de lo que decimos. 

 

El Salmo 91 nos enseña que Dios da a sus ángeles el encargo de defendernos y protegernos en todos nuestros caminos (de obediencia y servicio). Los ángeles no nos ayudarán si desobedecemos a Dios o vivimos vidas egoístas, centradas en nosotros mismos. Pero, cuando hablamos la Palabra de Dios y andamos en su voluntad, los ángeles están en la escena para ayudarnos más de lo que podemos imaginarnos.

Yo creo que tenemos ángeles con nosotros por todos lados donde vamos y que nos guardan del daño. Una amiga mía se sentó en una silla plegable en un barco pesquero sobre el lago. Estaba leyendo el Salmo 91 y dando gracias a Dios por sus ángeles cuándo una ola azotó repentinamente el bote y golpeó sobre su silla. Su cabeza se golpeó con el costado del bote, pero no sufrió ningún daño serio. Estaba algo perturbada por el hecho de que se cayó y se golpeó la cabeza, y le preguntó a Dios: “¿Dónde estaban mis ángeles?”. Dios habló a su corazón y le dijo: “No estás muerta, ¿o sí?”. En otras palabras, se había golpeado la cabeza, pero podría haber sido mucho, mucho peor si sus ángeles no hubieran estado ahí.

Me pregunto, ¿cuántas veces nuestros ángeles nos salvan la vida y ni siquiera lo sabemos? ¿Cuán a menudo nos quejamos de alguna sacudida menor en nuestra vida sin darnos cuenta de que nuestros ángeles nos protegieron de una crisis muy importante? Empecemos a estar más agradecidos a toda la ayuda divina y sobrenatural que Dios nos da, incluyendo los ángeles que Él envía para ayudarnos y protegernos.

--Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio