Elija vivir en el espíritu

Pablo dijo que deberíamos elegir andar y vivir en el Espíritu, y, al escoger esa opción, no
satisficiéramos los deseos de la carne que nos tientan continuamente (vea Gálatas 5:16).

Hay varias cosas dispuestas a dirigirnos: las personas, el diablo y sus demonios, la carne
(nuestro propio cuerpo, mente, voluntades, emociones) y el Espíritu Santo. Hay muchas voces en el mundo que nos hablan, y a menudo varias hablan al mismo tiempo. Es
imperativo que aprendamos a dejarnos guiar por el Espíritu Santo, para ser sensibles,
controlados y guiados por el Espíritu, como dice Gálatas 5:16. Recuerde: el Espíritu
Santo es el único que conoce la voluntad de Dios y fue enviado a vivir en cada uno de
nosotros para ayudarnos a ser todo lo que Dios ha planeado que seamos y para que
tengamos todo lo que Dios quiere que tengamos.

Es importante que veamos que el Espíritu Santo vive en cada uno de nosotros para
ayudarnos. Cuando permitimos que el Espíritu Santo nos guíe, Él participa en cada
decisión que tomamos, sea grande o pequeña. Nos conduce por medio de la paz y la
sabiduría, así como por la Palabra de Dios. Habla a nuestro corazón con un suave
murmullo o lo que solemos llamar "el testigo interior". Los que deseamos ser guiados
por el Espíritu Santo, debemos aprender a seguir ese testigo interior y a responderle
diligentemente.

Por ejemplo, si estamos conversando y comenzamos a sentirnos incómodos por dentro,
esa incomodidad interna puede ser la señal del Espíritu Santo de que debemos girar
nuestra conversación hacia otra dirección o permanecer en silencio. Si estamos por
comprar algo, y nos sentimos incómodos por dentro, deberíamos esperar y discernir a
qué se debe esa incomodidad. Tal vez no necesitábamos ese artículo, o tal vez lo
encontraremos en oferta en otro lado, o tal vez estábamos tratando de comprarlo en el
momento equivocado. Recuerde, no siempre tenemos que saber por qué; sólo
necesitamos obedecer la guía del Espíritu para encontrar paz y contentamiento en
nuestra vida diaria.

--Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio