Los beneficios de la sabiduría

Proverbios 4:5 nos instruye: "Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia", y quiero compartirle algunos de los resultados que usted puede esperar al aplicar sabiduría a su vida.

La sabiduría lo conducirá siempre a lo mejor de Dios. La sabiduría nos enseña que usted no tendrá amigos si trata de controlar y dominar cada cosa en su vida y en las de ellos. No tendrá amigos si habla de ellos a sus espaldas o publica sus secretos. La sabiduría dice: "No digas de otros las cosas que no querrías que la gente dijera de ti".

La sabiduría lo guiará en sus asuntos de dinero. Usted no se meterá en deudas si no gasta más dinero del que gana. Una gran cantidad de gente nunca tiene un ministerio fructífero porque piensa que puede llevar adelante un ministerio sin buenos principios de administración. No es necesario que el Espíritu Santo nos hable con voz audible para decirnos que no debemos gastar más dinero del que ingresa. La sabiduría nos dice que nos meteremos en problemas si lo hacemos.

Si la escuchamos, la sabiduría no nos dejará contraer excesivas obligaciones financieras con nuestras asignaciones. No importa cuán ansiosos podamos estar por realizar cosas, la sabiduría dice que necesitamos tomar tiempo y esperar en Dios hasta que tengamos paz con respecto a qué hacer y qué no hacer. Me ha costado mucho aprender, a lo largo de los años, a decir no a ciertas oportunidades de hablar, pero he aprendido que no es sabio agotarme tratando de hacer tal cantidad de cosas, ya que termino por no hacer un trabajo de calidad.

Para Dios, la calidad es más importante que la cantidad. Muchas veces, la sabiduría nos guía a decir no a cosas a las que nos gustaría decir sí. La sabiduría también puede guiarnos a decir sí a algunas cosas a las que nos gustaría decir no. Por ejemplo, si una amiga me invita a hacer algo que es extremadamente importante para ella, y recientemente le he dicho que no varias veces, aunque realmente no quiera aceptar la invitación, sería sabio de mi parte aceptarla si valoro su amistad y quiero conservarla.

La sabiduría es nuestra amiga; nos ayuda a no vivir lamentándonos. Pienso que la cosa más triste del mundo debe ser llegar a la vejez y mirar en retrospectiva mi vida y no sentir más que pesar por lo que hice o por lo que dejé de hacer. La sabiduría nos ayuda a hacer ahora elecciones con las que nos sentiremos felices más tarde.

--Tomado de La Biblia de la Vida Diaria de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio