Mujer de Proposito

Dios es un Dios de orden

Declare bendiciónExperimentamos que Dios es un Dios de orden por la coherencia de las estaciones, las mareas y las órbitas solares. Podemos ordenar nuestras vidas porque sabemos con que precisión el sol se pondrá y volverá a salir; cómo cambiarán las estaciones del año, cómo serán las mareas, y cómo rotaran los planetas sobre sus ejes. Hay una cadencia y un ritmo en nuestras vidas debido al orden que Dios ha puesto en su lugar en el universo en el cual estamos suspendidos y en la naturaleza en la cual vivimos. Desde los ecosistemas hasta los sistemas solares, Dios ha puesto en movimiento patrones que podemos estudiar y documentar mediante lo que denominamos ciencia.

Dios proporcionó el ejemplo definitivo de administración del tiempo y de orden en el libro de Génesis. En seis días, Él creó la tierra y todo lo que hay en ella, y el séptimo día descansó. Todo fue según el plan. Hubo un orden en cuanto a cuándo y cómo creó Él: una sucesión y progresión en cuanto a cómo desarrolló Él cada organismo y cada especie. Dios no desperdició sus recursos, especialmente su tiempo. Él fue determinado y conciso cuando desplegó vida en nuestro planeta.

Veamos a Noé, José, Moisés y David. Todos ellos fueron hombres de honor y orden. Eran disciplinados y dedicados, y se sometieron a los mandamientos de Dios. Fueron fuertes y valientes, porque entendieron el poder de una jerarquía y autoridad divina. Siguieron órdenes, conociendo el poder que tenían a su disposición al someterse a Dios. Hasta Salomón entendió la importancia del orden cuando siguió meticulosamente las instrucciones de Dios y su cadena de mando al construir el templo. Leemos en 2 Crónicas 8:16: "Toda la obra de Salomón se llevó a cabo, desde el día en que se echaron los cimientos del templo hasta que se terminó de construirlo. Así el templo del Señor quedó perfectamente terminado". En el Nuevo Testamento, Pablo nos insta con respecto a la iglesia de Dios: "Pero todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden" (1 Corintios 14:40).

El orden es una condición en la cual se mantiene la libertad del desorden o la interrupción mediante estructuras, sistemas y protocolo. Siempre que hay una falta de orden, rango o cadena de mando; siempre que el protocolo no está presente; o siempre que un código de conducta no se percibe o se entiende, produce vacío, falta de propósito y significado. Si tu vida se caracteriza por confusión, conflicto, frustración o falta de dirección, significado o perspectiva, es una indicación de que eres deficiente en el área del orden. Donde no hay orden no hay luz: "Al país de la más profunda de las noches, al país de las sombras y del caos, donde aun la luz se asemeja a las tinieblas" (Job 10:22).

Hasta que decidas revertir el perpetuo ciclo de desorden, continuarás experimentando ciclos de derrota y fracaso. Este principio está ilustrado por la ley de la entropía: la tendencia que la energía tiene a disiparse y pasar de un estado de orden a otro de desorden. La entropía puede definirse como una dispersión de energía. A menos que aproveches intencionadamente el tiempo y la energía, a menos que la ordenes con la autoridad que se te ha dado, tu vida se disolverá en un estado de caos, y nunca experimentarás la vida de significado y fruto que Dios quiere para ti. No solo dejes que sucedan cosas; haz que sucedan cosas.

Cindy Trimm es una oradora carismática y motivadora, predicadora, maestra y CEO de una red de empresas y ministerios que incluyen Cindy Trimm Evangelistic Association, Dominion Ambassadors International y The Woman's Healing Clinic, entre otros. También es pastora de Embassy Worship Center, un ministerio multicultural y multiétnico que radica en Fort Lauderdale, Florida. Este articulo fue tomado de su libro, Declara bendición sobre tu día, publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio