Boletin Ministrial

La guarda del profeta

statue of libertyIsaías dijo: “Señor, sobre la atalaya estoy yo continuamente de día, y las noches enteras sobre mi guarda” (Isaías 21:8, énfasis añadido). Guarda es una palabra interesante. En hebreo es la palabra mishméret, que significa vigía, el centinela, el puesto, preservación, oficio, ordenanza, una salvaguarda. Viene de la raízmishmár, que significa un guarda.

Leer más...

La soberanía y la crucifixión

La soberanía de Dios se ve en la muerte de Jesús. Él había vivido su vida en la tierra entre los hombres. Tenía treinta y tres años y llegó el tiempo en que debería ser el rey de Israel; así pensaba la gente. Incluso intentaron hacerlo rey por la fuerza (Juan 6:15), pero Él se negó. Así que lo agarraron y lo clavaron en la cruz.

Una vez oí decir a un predicador galés y creo que tiene razón que los discípulos nunca pensaron que alguien podría clavar a Jesús en el madero, que ellos nunca creyeron que Jesús podría morir. Ellos creían que este Hombre, este Hombre maravilloso que podía aquietar las olas, sanar a los enfermos, echar fuera al diablo, y hacer ver a los ciegos, no podía morir. O si moría, creían que inmediatamente resucitaría en majestad y sería rey de Israel. Y sin embargo, allí estaba, colgando de una cruz. Fueron y lo bajaron. Con gran tristeza y lágrimas lo envolvieron en su sudario. Usaron ungüentos para tratar de darle una especie de embalsamamiento y lo pusieron en la tumba nueva de José.

Leer más...

Teología y adoración

biblia-antiqueAl haber tenido un pie en el campo reformado y el otro en el campo carismático-pentecostal, me ha ido alarmando cada vez más la tendencia en la adoración entre el segundo campo. Los primeros metodistas obtuvieron su teología en su mayor parte de sus himnos. Esto les hizo orientarse hacia la teología, un rasgo que usted y yo nunca debemos perder. ¿De quién eran los himnos que cantaban los primeros metodistas? Cantaban los himnos escritos por personas como Isaac Watts (1674-1748), Charles Wesley (1707-1788), William Cowper y John Newton (1725-1807). Léalos. Cántelos. ¿Ha echado un vistazo últimamente a las palabras de himnos como “¿Y podría ser que tuviera más interés en la sangre de mi Salvador?, “Cuando miro la maravillosa cruz sobre la que murió el Príncipe de gloria”, “Dios se mueve de una manera misteriosa para llevar a cabo sus maravillas”, “Qué dulce suena el nombre de Jesús”, “Oh, tener un corazón para alabar a mi Dios, un corazón libre de pecado”? Rogaría que la presente generación de todos los cristianos cantaran tanto lo nuevo como lo viejo. Jesús relató una parábola acerca del “propietario de una casa que saca de su almacén tanto tesoros nuevos como viejos” (Mateo 13:52), un principio que perfectamente podría aplicarse a himnos nuevos y viejos.

Leer más...

El sello del Espíritu

La palabra sello, o sellar, tiene básicamente cinco significados. Primero, se refiere a lo que autentifica o comunica autoridad. Establece la validez o autenticidad de un documento o declaración. Un sello indicará si un documento, o una firma, es real o falso. Segundo, es una marca de propiedad. Indica que algo le pertenece a otro, que es propiedad de alguien. El sello tiene una imagen particular en él, demostrando que pertenece sólo a esa persona. En el antiguo Oeste, los rancheros marcaban su ganado con su sello para demostrar que eran de su propiedad. Tercero, un sello también se usa para propósitos de seguridad. Un sello se puede poner en un paquete, por ejemplo. Pero si ese sello se rompe, usted sabrá que ha sido alterado. Cuarto, un sello puede indicar aprobación. Hablamos del “sello de aprobación”. Esto significa que aprobamos a una persona en la que ponemos nuestro sello. Quinto, a veces hablamos de que el destino de alguien está sellado. Quizá decimos que una persona “selló su destino” mediante un comentario que hizo. Se refiere a la posibilidad de un destino inmutable, una vez que se ha puesto en ello el sello.

Leer más...

Vivir la vida audaz

maninaweDurante muchos años viajé como evangelista, predicaba un promedio de seis noches por semana en diferentes iglesias. Durante ese tiempo perfeccioné un repertorio básico de unos treinta sermones, que predicaba tan a menudo que si hubiera caído muerto en medio de alguno de ellos, mi esposa podría haberlos terminado por mí. Así que cuando se me pidió que fuera pastor de la iglesia Free Chapel, enfrenté el desafío de preparar tres sermones nuevos cada semana. Mi mayor temor era no poder hacerlo. ¿Tenía lo necesario para mantener la frescura, que mi congregación creciera y para edificar desde el púlpito un ministerio fuerte? En retrospectiva, veo obrar la sabiduría de Dios. Me colocó en una comunidad pequeña donde podía hacer el menor daño posible mientras seguía aprendiendo. Cada fin de semana el desafío volvía. Hacia el martes la presión empezaba a acrecentarse, a medida que se acercaba el domingo. Estudiaba hasta las 2 o 3 de la madrugada del domingo y dejaba mi oficina sintiéndome agotado e inquieto, orando: “Señor, si no me ayudas esta semana, ¡estoy hundido!”. Pero aprendí a nadar. Me convertí en lector, descubrí grandes recursos, desarrollé disciplina y hábitos de estudio sólidos, y por encima de todo, aprendí a apoyarme en Dios como nunca lo había hecho antes. Esa lección de aprender a apoyarme en Dios es la manera en que superé uno de los mayores miedos de mi vida. Fue el primer paso para vivir el concepto del que hablo en mi libro, La vida audaz. Y es la clave para que usted enfrente cualquier situación en la que se encuentre ahora.

Leer más...

El reino de Dios

kingdomSi preguntaras a cien cristianos diferentes lo que es el reino de Dios, probablemente recibirías unas cincuenta respuestas diferentes. La creencia más común es que el reino de Dios es la Iglesia. Aunque esto sea en parte verdad, no es toda la verdad. La verdad es que la Iglesia está en el reino, pero que el reino es mucho más amplio que la Iglesia. La Iglesia es el factor principal, su representante con la autoridad del reino; pero el reino de Dios es mucho más que la Iglesia. Engloba todo lo del reino de Dios en el cielo y en la Tierra. Esta es tal vez la verdad más malentendida en la Biblia y es algo que el enemigo ha hecho para causar confusión a la Iglesia respecto a su misión.

Leer más...

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio