Boletin Ministrial

Caminar con Dios y nunca postrarse

“Entonces Nabucodonosor dijo con ira y con enojo que trajesen a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Al instante fueron traídos estos varones delante del rey. Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos?” Daniel 3:13-15 (RV60).

El objetivo número uno del enemigo para ti en el 2012 es hacer que te postres. Porque cuando te postras, te das por vencido ante el problema que estás enfrentando. Estás, en esencia, adorando ese problema.

Satanás quiere verte de rodillas delante de él y no delante de Dios. Necesitas distinguir entre lo que haces delante de Dios y lo que haces delante de los dioses falsos.

Delante de Dios, póstrate. Sin embargo, delante de los dioses falsos, delante de tus problemas y dolores; ponte de pie y nunca muestres tu debilidad. Delante de Dios, puedes llorar. Pero delante del enemigo ¡grita de gozo! Delante de nuestro Dios, tú eres un cordero, pero delante del enemigo, ¡debes ser un león!

Delante de Dios dices: “Yo me rindo a Él”. Pero delante del enemigo gritas “¡nunca me daré por vencido!”. Nabucodonosor quiere verte de rodillas, pero Alabado sea Dios en el 2012, declaramos que ¡él te verá sobre tus pies! ¡No te postres!!!! No importa lo que venga a tu camino, ¡no te postres!

¿Por qué? Un día, ese diablo, ese demonio, esa enfermedad, ese principado se postrará.

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, á la gloria de Dios Padre” Filipenses 2:10-11 (RV60).

Caminar con Dios significa ¡nunca postrarse! ¡No te postres!

Caminar con Dios significa dejarle pelear tu batalla

“Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto” Daniel 3:16 (RV60).

Caminar con Dios significa dejar que Él pelee tu batalla. Los muchachos Hebreos miraron al Rey y dijeron, “¿sabes que?, no necesitamos defendernos a nosotros mismos, no necesitamos justificarnos a nosotros mismos”. Espera. Ellos le acaban de decir al Rey de Babilonia “no necesitamos justificarnos a nosotros mismos, no necesitamos defendernos a nosotros mismos. Nuestra acción habla más alto que nuestras palabras”. En otras palabras, “tú puedes ser el Rey de Babilonia, pero nosotros servimos y obedecemos al Rey de Reyes”.

El enemigo quiere que hables con él. Él quiere tu tiempo, tu atención y tu conversación. De hecho, en el futbol americano ambos tienen una escuadra ofensiva y una defensiva. Ambas escuadras no pueden estar en el campo al mismo tiempo.

Mientras él te tenga a la defensiva, no puedes jugar a la ofensiva. No te defiendas a ti mismo. Continúa corriendo hacia la línea de gol. Los muchachos Hebreos básicamente dijeron, nos quieres en la defensa pero nosotros continuaremos corriendo con el balón.

Caminar con Dios significa reconocer que Él puede

“He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.” Daniel 3:17 (RV60).   

Caminar con Dios es reconocer que no importando lo que estés pasando en el 2012, Él puede. Iglesia, en el 2012 siempre recuerda, Dios puede. Cuando Faraón se rehusó a dejar ir a los hijos de Israel, Dios pudo cambiar el corazón de Faraón.

Cuando Gedeón estuvo rodeado de enemigos y no había salida, Dios pudo hacer camino. Cuando un gigante se atrevió a maldecir a los hijos de Dios de Israel e intimidar al liderazgo, Dios pudo ver a través de ellos.  No importa por lo que estás pasando, Dios puede. Y el mismo Dios que sacó a José del pozo, puede sacarte de tu pozo. ¡Él Puede! El mismo Dios que hizo que los hijos de Israel pudieran cruzar, puede. El mismo Dios que derrumbó las murallas. Alguien grite, Él Puede.

En el 2012, no vas a caer, ¿Por qué? Porque Él puede. No serás derrotado, ¿Por qué? Porque Él puede. Caminar con Dios significa reconocer que ¡Él Puede!

Caminar con Dios significa una fe inquebrantable

“Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.” Daniel 3:18 (RV60).

Una de las más grandes declaraciones en toda la escritura es la siguiente, “Y si no”. Muchos en el cristianismo moderno basan su caminar no en quién es Dios, sino en qué puede hacer Dios por ellos. Muchos mantienen a Dios como rehén por los resultados de bendiciones pedidas, en vez de servirlo a Él por lo que ya hizo en la cruz. Si me bendices, te voy a servir, en vez de, porque moriste en la cruz por mi, te voy a servir por siempre.

Dios está buscando gente de “Y si no”. Gente que diga, Dios me puede sanar, y si no, aún así le voy a servir. Dios me puede dar un mejor trabajo, y si no, aún así le voy a alabar. Dios puede librar a mi esposo de las drogas, y si no, aún así le voy a servir. Dios puede salvarme del fuego, y si no, aún así le voy a dar la gloria y ¡no voy a adorar a dioses falsos!

Caminar con Dios significa una fe inquebrantable. Di conmigo: Mi fe es sólida, ¡No puedo ser movido!

-Rev. Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), la organización hispana cristiana más grande en los Estados Unidos la cual representa a más de 34,200 iglesias.

anuncio
anuncio
Vuelva a la página de inicio