Devocional

Página 8 de 23

Llene su boca de risa

El Salmo 126:2,3 habla de risa y alegría. Una vez vi en un canal de televisión cristiano un programa de entrevistas en el cual los participantes conversaban sobre el avivamiento de la risa que ocurrió hace algunos años en varias partes del mundo al mismo tiempo. Alguien le preguntó al anfitrión del show si la risa era de Dios. Leer más...

¡Anímese!

Si usted necesita ánimo, y no hay nadie cerca para dárselo, déselo usted mismo, como lo hizo David (vea 1 Samuel 30:6). Él tenía una actitud positiva con respecto a sí mismo, y usted también debería tenerla. Todos deberíamos cuidarnos de tener actitudes orgullosas, pero no está mal tener una actitud buena y confiada hacia nosotros mismos.  Leer más...

Benefíciese de su dolor

¿Ha pasado por la necesidad de obtener un trabajo, pero cada anuncio de empleo que leía pedía alguien con experiencia? Usted quería un trabajo, pero no tenía ninguna experiencia, y eso lo frustraba. Yo he pasado por esa situación, y recuerdo que pensaba: “¿Cómo voy a poder obtener experiencia si nadie me quiere dar un trabajo?”.  Leer más...

Terminar bien

Nehemías sabía cómo finalizar lo que había comenzado (vea Nehemías 6:15), y Dios usa las personas que saben cómo completar lo que han comenzado. Muchos de nosotros somos buenos para comenzar, pero no para terminar. La razón es muy sencilla. Las emociones nos motivan y nos ayudan a andar, pero se necesita más que emoción para llegar a la meta. Digamos que recibimos una palabra de aliento de Dios u otra persona, y salimos y empezamos a correr. La pregunta es, ¿cuánto tiempo mantenemos la carrera después de que las emociones se disipan? Muchos de nosotros nos detenemos en ese mismo momento, tan pronto como dejamos de sentir algo.  Leer más...

Cambiado por el Espíritu Santo

Cuando el Espíritu de Dios verdaderamente venga sobre una persona, esa persona será cambiada. Primera de Samuel 10:6 nos dice que Saúl iba a ser “una nueva persona”, lo que en realidad significa que sería cambiado tan a fondo, que la gente creería que se trataba de otro hombre.

Las evidencias más importantes de una vida llena del Espíritu Santo son un cambio de carácter y el desarrollo del fruto del Espíritu Santo, que se describe en Gálatas 5:22-23. Dios llena a las personas con el Espíritu Santo para capacitarlas a vivir para Él. Si no están haciendo eso, no están dando testimonio de la auténtica evidencia de ser un creyente en Jesucristo. Hablar en lenguas fue una de las evidencias del derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés, y lo sigue siendo hoy. Pero la evidencia más importante en aquél entonces —y siempre— son los hombres y mujeres cambiados (vea Hechos 2: 1-4).  Leer más...

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.