Devocional

Página 4 de 23

El significado de la mansedumbre

Cuando usted piensa en una persona mansa, ¿qué idea viene a su mente? Quiero explicarle los rasgos de carácter de la mansedumbre porque raramente escuchamos al respecto. Manso no significa "débil". Creo que una buena definición de la verdadera mansedumbre es estar enojado en el momento correcto en la medida correcta y por la razón correcta. Leer más...

¡Dios está a tu favor hoy!

Romanos 8:31 contiene una poderosa pregunta retórica, te animo a que la memorices. Por desdicha, todavía hay algunos creyentes preguntándose: “¿Está Dios realmente por mí?” Bueno, mi amigo, la Palabra de Dios NO dice “tal vez Dios es por nosotros” o “con suerte, Dios es por nosotros”. Simplemente afirma: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” En efecto, cuando Dios es por ti, ¿qué oposición puede tener éxito en tu contra? Cuando Dios mismo lucha por ti, te defiende y reivindica, ¿que adversidad o adversario puede erguirse en contra tuya? ¡Ninguno! ¡Aleluya! Leer más...

Dios terminará la obra

Dios siempre termina lo que comienza. Él nos ha llamado hacia Él mismo, ha comenzado una buena obra en nosotros y la terminará (vea Filipenses 1:6). Eso es una promesa. Por supuesto, tenemos una parte que cumplir, que es seguir creyendo en Él y cooperando con la obra de santificación del Espíritu Santo en nuestra vida. Sé que es frustrante a veces sentir que estamos en mitad de algo y no sabemos cómo seguir adelante, pero también saber que no podemos volver atrás. Amamos a Jesús y queremos seguir todo el camino hasta el fin con Él, pero a veces se torna difícil. Jesús mismo comprende eso. Leer más...

Dar lástima o tener poder

¿Por qué habrá sido que este hombre del que leemos en Juan 5:1-9 pasó treinta y ocho años tendido al lado del estanque? No sólo tenía enfermo su cuerpo, sino también su alma. La enfermedad del alma es mucho peor, y a veces más difícil de tratar que la del cuerpo. Creo que el estado de su cuerpo y su alma le robaba la confianza y hacía que se rindiera en forma gradual y pasiva. Leer más...

Dejar atrás el pasado

Después de la muerte de Moisés, la Ley les permitió a los israelitas llorarlo por treinta días. Cuando estos días se completaron, Dios le dijo a Josué que era tiempo de que asumiera su nuevo puesto (vea Josué 1:2). Era tiempo de emprender cosas nuevas. Josué  extrañaría a Moisés, pero sabía que tenía que obedecer a Dios y seguir adelante. Hay un tiempo para llorar las cosas que hemos perdido o que han llegado a un fin. Pero, en definitiva, debemos tomar decisiones para comenzar a vivir y seguir progresando. Todos tenemos un pasado, pero gracias a Dios, tenemos también un futuro, uno muy bueno, de acuerdo con su Palabra (vea Jeremías 29:11). Leer más...

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.