Jesús es alguien con quien puedes ser completamente real. Puedes pasar el rato con Él y ser tú mismo, sin ninguna pretensión y nada de actuación. Jesús es siempre amoroso contigo y puedes hablar con Él sobre cualquier tema. A Él le gusta conversar contigo acerca de tus sueños, aspiraciones y esperanzas. Él quiere sanarte de las cosas de tu pasado con las que pudieras estar luchando. Está interesado en tus retos actuales. Él quiere llorar contigo cuando estás abatido y regocijarse contigo en todas tus victorias. 

Jesús es el amor y la ternura personificados. Ten cuidado de no confundir su ternura con las imágenes afeminadas y débiles que has visto representadas en algunos cuadros tradicionales de Jesús. Él es ternura y fuerza envueltas en uno. Él es mansedumbre y majestad, virilidad y deidad, terciopelo y acero. Como ves, a veces, cuando tratamos de ser firmes y fuertes, arrasamos los sentimientos de las personas y terminamos hiriéndolas con nuestras palabras. Cuando tratamos de ser tiernos, tenemos una sobredosis de bondad y nos reducimos a felpudos hasta terminar siendo aprovechados por otros.

Desviémonos de nosotros mismos y miremos a Jesús. Él pudo forzar severamente a un grupo de fariseos intrigantes a dar marcha atrás en una instancia, desafiándolos y diciendo: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (Juan 8:7). En el siguiente momento, ese mismo Jesús pudo mirar directamente a los ojos a una quebrantada mujer sorprendida en adulterio, y con compasión resonando profundamente en su voz, preguntarle: “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ni yo te condeno; vete y no peques más” (Juan 8:10-11).

¡Ese es nuestro Dios!

En un momento, un Jesús cansado podía estar profundamente dormido en la barca de un pescador barrida por el viento, ajeno a las turbulentas aguas de Galilea estrellándose contra la desventurada embarcación. Pero en el momento siguiente, puedes verlo mirando sin pestañear a las olas que azotaban, sus brazos de carpintero bien formados elevados al cielo. Con su sola declaración de autoridad absoluta sobre el cielo y la tierra, las olas se sometieron y se calmaron instantáneamente en un espejo de plácida quietud (Marcos 4:37-39).

Jesús es cien por ciento Hombre y al mismo tiempo es cien por ciento Dios. Como Hombre, entiende y se identifica con todo lo que has pasado, estás pasando y pasarás en esta vida. Pero como Dios de amor, todo su poder, autoridad y recursos están a tu favor. Amado, cualquier cosa que estés enfrentando hoy, deja que tu corazón descanse en su amor perfecto por ti.

Oración de hoy

Padre, ayúdame a mantener los ojos en Jesús, que es totalmente amoroso. Te convertiste en hombre por mí, Señor Jesús, para poder entender hoy todo lo que estoy pasando y cada emoción que siento. Gracias, Jesús, por no condenarme y por amarme siempre, y por darme la confianza de que tengo la presencia del todo amor y todopoderoso Dios-Hombre para ayudarme y prosperarme en cada área de mi vida

Pensamiento de hoy

Jesús entiende y se identifica con todo lo que he pasado, estoy pasando y pasaré en esta vida.

- Tomado del libro 100 días favor por Joseph Prince. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

 

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.