Los días en que estamos viviendo son algunos de los más emocionantes de la historia. Pero no carecen de peligro. El Reino de Dios sufre de violencia (Mateo 11:12); sin embargo, estos siguen siendo tiempos de esperanza y de paz para los que saben quienes son en Cristo. A fin de sobrevivir el ataque del enemigo contra nosotros, es mejor que aprendamos a convertirnos en mujeres que son poderosas de espíritu. Durante el transcurso de mi vida, he hallado seis prácticas que son muy eficaces para vencer el poder del enemigo y andar en victoria.

1. Confíe en su llamado

Cuando confía en su llamado, no tiene que buscar el permiso ni la aprobación de nadie. Usted sabe que ha sido llamada porque el testimonio del Espíritu Santo está dentro de usted, pero Satanás intentará hacerla dudar que su llamado sea real.

Dios nunca nos dijo que íbamos a flotar en este viaje, convertirnos en todo lo que destinó para nosotros y nunca tener problemas. Pero nos prometió esto: "Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti" (Isaías 43:2). Usted debe decidir ahora que va a recorrer todo el camino.

2. Cobre fuerza en la adversidad

Cuando me fui de mi hogar para seguir el llamado de Dios para mi vida, sabía que no sería fácil. El día que me preparaba para partir, de repente, pensé: "Tal vez deba ir a la iglesia una vez más". Al cierre del servicio nocturno del miércoles, mi pastor me llamó al estrado y me dijo: "Dios dice que te diga: No estás sola; has sido comprada por un precio. Te he elegido y designado para ir a las naciones de la tierra, así que no puedes hacer lo que quieras hacer'".

Sin que nadie me tocara, fui aniquilada en el espíritu. Horas más tarde, cuando me levanté tenía una nueva confianza, una mayor valentía y una determinación para seguir que el infierno no podía tocar.

Jesús dijo: "No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé" (Juan 15:16).

Usted tampoco está sola. Sea fuerte y no abandone su llamado.

3. Desarrolle un carácter devoto

Usted debe ser laboriosamente consciente de todo: Actitud, estilo de vida, adoración personal y dones. El enemigo de su destino ya ha sido derrotado, así que no permita descarriarse por sus métodos.

4. Practique la fe enérgica

Creo que a veces nos topamos con cosas en nuestra vida que creemos que simplemente no serán suficientes. La fe enérgica, violenta, combina resolución con agresividad espiritual y, si quiere, agallas. Mientras la practica, su vida de oración y su apetito por Dios incrementarán, y habrá una resolución forjada en usted que nada podrá sacudirla.

5. Sea persistente en la oración

Tomar lo que es suyo de las fuerzas de las tinieblas requiere valor y no es para los que son pasivos o débiles de corazón.

Es para la persona que diría: "Ya basta. Hoy trazo una línea de sangre. Nunca volveré a ser la misma". Usted puede optar por decir: "Sé cuál será el resultado de esto, así que elevaré mi rostro y me regocijaré porque en este momento el Padre lo está haciendo".

6. Alabe a Dios

Algo que aprendí y que sigo aprendiendo es que uno no alaba a Dios cuando llega la respuesta. Uno alaba a Dios hasta que viene la respuesta. Algo sucede cuando usted alza sus manos y su voz para alabar a Dios en medio de todo el infierno que la rodea.

Empiece a regocijarse en Dios. Véase a sí misma como poderosa en el espíritu y andando en victoria. Lo que puede ver con los ojos del espíritu, puede creer que sucederá en lo natural. Veo al diablo huyendo de terror porque usted y yo nos estamos elevando y sabemos que "porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas" (2 Corintios 10:4). Somos mujeres, poderosas de espíritu y fuertes en la fortaleza de nuestro Señor. En su poder, ¡somos victoriosas!

--Tomado del libro De nuestro corazón al suyo escrito por mujeres líderes como Judy Jacobs, Diana Hagee, Lisa Bevere y muchas más. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA