thinkbigLa Biblia nos instruye varias veces a ser vigilantes o a mantenernos en guardia y orar. Una de las cosas que debemos vigilar atentamente son nuestros pensamientos. Si estos no se corresponden con los pensamientos de Dios (su Palabra), debemos deshacernos de tales pensamientos equivocados. No podemos aprovechar el día a menos que estemos dispuestos a dominar nuestros pensamientos de forma regular. Un hombre se convierte en lo que piensa (véase Proverbios 23:7), o como digo con frecuencia: «A donde la mente va, el hombre la sigue».

Usted puede determinar sus propios pensamientos. Puede escoger qué va a pensar y hacerlo con todo cuidado. Es capaz de decidir si va a pensar en una cosa o no. Todos nuestros pensamientos son como semillas que sembramos, y ellos traerán una cosecha a nuestra vida. Y todas las semillas producen un tipo específico de fruto, así que no siembre lo que no quiera cosechar.

Si sembramos una semilla de tomate, esperamos tener un tomate, pero si sembramos pensamientos de odio y enojo, a menudo esperamos tener una vida buena y gozosa. ¡Esto nunca sucederá! Sembrar pensamientos de ira y odio producirá una vida desdichada y sombría. El mundo está lleno de personas que viven una vida desventurada, pero con frecuencia solo culpan a otros de sus circunstancias en lugar de analizar sus propios corazones a fin de descubrir cuáles son las verdaderas raíces de sus problemas.

Como alguien a quien le faltaba conocimiento, hice lo mismo durante el primer tercio de mi vida. Pensaba conforme a mis circunstancias en vez de pensar de acuerdo a la Palabra de Dios. Los «pensamientos semillas» que sembraba continuamente producían más de lo que odiaba. Estaba en una trampa y no encontraba forma de salir de ella hasta que aprendí que si quería que mi vida mejorara, mis pensamientos tenían que mejorar primero. ¡Jesús nos invita a creer! Creamos su Palabra más que la palabra de algún otro, y cuando lo hagamos, las cosas cambiarán para mejor.

Renovar la mente y aprender a pensar de manera apropiada requiere tiempo y la ayuda de Dios, y Él siempre está dispuesto a ayudarnos a hacer su voluntad. Dios lo ayudará... ¡pídaselo! La Biblia emplea la frase «ceñid los lomos de vuestro entendimiento» (véase 1 Pedro 1:13). El apóstol Pedro nos está diciendo que no dejemos que nuestros pensamientos corran salvajes, sino que les pongamos un arnés y los controlemos.

Si quiere darle un mejor uso a su tiempo, primero necesita darle un mejor uso a sus pensamientos. Escoja ser asertivo y proactivo mentalmente. Considere lo que está pensando, y si no es bueno o correcto, piense en otra cosa.

Si usted se despierta en la mañana y sus primeros pensamientos son: Lamento no haberme mantenido enfocado ayer y no haber hecho más. No pareciera que tengo dominio propio, en el mismo momento que reconoce que sus pensamientos no están en correspondencia con la Palabra de Dios, puede elegir pensar: Voy a olvidarme de lo que pasó ayer y a lograr que hoy sea un mejor día. Dios me ha dado el fruto del dominio propio, y estoy aprendiendo a usarlo.

Si nuestros pensamientos no coinciden con la voluntad de Dios, entonces tienen que provenir del diablo o ser el resultado de los hábitos malos que hemos formado con los años si no disciplinamos nuestra mente. De cualquier forma, están envenenando nuestra vida y nos toca a nosotros hacer algo con respecto a ellos. Dios siempre nos mostrará qué es lo correcto que debemos hacer, Él incluso nos dará la gracia (habilidad) para hacerlo, ¡pero no lo hará por nosotros! Nos ha dado libre albedrío y debemos usarlo.

Una vez que usted ha sido bien educado en la Palabra de Dios (en lo que Él piensa), esta funciona como una luz en su vida que lo ayuda a reconocer con rapidez la oscuridad. Dicho de otro modo, la Palabra de Dios que ha aprendido lo ayuda a reconocer las mentiras del diablo.

Permítame decirle que este proceso toma tiempo y que crecerá poco a poco. No se rinda en lo que respecta a aprender cómo pensar de la forma correcta, porque nunca tendrá una buena vida si sus pensamientos están errados. ¡Nunca alcanzará el punto en que no necesite hacer un esfuerzo para pensar de la manera correcta! Tengo que hacer ese esfuerzo a diario, lo mismo que toda persona en el planeta que en verdad quiera disfrutar de la buena vida que Dios ha hecho posible por medio de Jesucristo.

Pensamientos poderosos

Los pensamientos poderosos son aquellos que usted puede pensar a propósito y que en realidad liberan la energía que necesita para hacer algo. Aquí le presento diez pensamientos que puede pensar de una forma intencional para que lo ayuden a aprovechar el día:

  1. Dios me ha dado este día. Es un regalo suyo y no debo desperdiciarlo.
  2. Todo lo puedo hacer por medio de Cristo, porque Él es mi fortaleza.
  3. Soy una persona organizada.
  4. Confío en que Dios me guíe y me ayude mientras avanzo a través del día.
  5. Elijo caminar en la voluntad de Dios para mi vida.
  6. No desperdicio mi tiempo.
  7. Hago planes con sabiduría y continúo hasta cumplirlos.
  8. Soy una persona «a propósito».
  9. No derrocharé los recursos que Dios me ha dado.
  10. Dios me ama y está conmigo todo el tiempo.

Existen miles y miles de otros pensamientos poderosos. Hay pensamientos basados en la Palabra de Dios, y ellos traerán paz y gozo a su vida. Tenga algunos pensamientos «a propósito» cada día temprano en la mañana y esto lo ayudará a mostrar la actitud correcta para el resto del día.

  —Tomado del libro Aproveche su día por Joyce Meyer. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.