justiceNadie quiere alguien que lo confronte, pero Dios sabe que los necesitamos. Su sueño no es sola y simplemente suyo. Primero fue de Dios. De hecho, sus oraciones y las de sus hijos han sido para que el sueño de Dios se haga realidad. Para que eso suceda, para cumplir con su destino y el de sus hijos es necesario quien los confronte.

Joab era quien confrontaba a David. También era un militar; un feroz guerrero quien vino a la vida de David en respuesta a un desafío. David acababa de convertirse en rey de Israel, pero su gobierno necesitaba ser afirmado completamente. Jerusalén, antes conocida como Jebus seguía sin ser conquistada. David dio una orden: “El que primero derrote a los jebuseos será cabeza y jefe. Entonces Joab hijo de Sarvia subió el primero, y fue hecho jefe” (1 Crónicas 11:6).

Joab derrotó a los jebuseos, y Jerusalén llegó a ser conocida como la Ciudad de David. También fue donde David estableció su residencia y su cuartel general. A través de esta victoria, Joab se convirtió en el general de David. A lo largo de los años en su posición como general, Joan ganó muchas otras campañas militares y conquistó ciudades formidables para David. No obstante, con el tiempo llegó a ser quien confrontara a David.

Los que confrontan de parte de Dios son personas talentosas. Vienen a su vida por muchos caminos y en diferentes coyunturas. Lo interesante acerca de ellos es que no lo necesitan a usted para tener éxito. Son muy talentosos por sí solos. Tal fue el caso con Joab. Nos enteramos pronto de que: “Y edificó [David] la ciudad [de Jerusalén] alrededor, desde Milo hasta el muro; y Joab reparó el resto de la ciudad” (1 Crónicas 11:8). Imagínese eso. David reparó la mitad de Jerusalén y Joab restauró la otra mitad de la ciudad que más tarde sería conocida como la Santa Ciudad. Joab era un líder importante.

Quien confronte puede desafiar sus creencias y valores. No obstante, si usted mantiene la calma sabiendo que Dios permite las conexiones divinas en su vida por una razón, cosechará un inmenso beneficio de la confrontación. Se volverá más claro en sus opiniones, más fuerte en su habilidad de hablar convincentemente y estará mejor posicionado para influenciar a los demás.

Con frecuencia las personas que oran no reconocen el papel de quienes los confrontan en su vida. Tratamos de alejarlos por medio de la oración, pensando que han sido plantados por Satanás. Quizá venga un tiempo en el que quien lo confronta deba ser extirpado de su vida, pero usted debe tener discernimiento para que el sueño de Dios no sea interrumpido o abortado.

Quien lo confronta desafiará su carácter y estilo personal, por su bien. Usted se volverá más fuerte y más competente para dirigir un equipo diverso. Usted tendrá menos defectos de carácter y más hábitos socialmente aceptables. Quien lo confronte incluso desafiará sus metas y su motivación. Como resultado usted se volverá una persona más enfocada, relevante y con más logros. Abandonará metas innecesarias para llegar a una motivación más pura.

Si los adultos tienen dificultades para hacer malabares con estas relaciones críticas, tiene que hacer un esfuerzo realmente intencional como padre para ayudar a su pequeñito a navegarlas. Dios usa las relaciones, al igual que va a usar todo en la vida, para completar nuestra formación espiritual. Sus hijos deben aprender cómo orar en medio de las dinámicas de las relaciones o si no se cambiarán de una escuela a la otra. Encontrarán una razón para cambiarse de un equipo al siguiente, o de una relación a la siguiente, en búsqueda de la perfección.

Una pequeñita de siete años en nuestra clase para niños de la iglesia se acercó a su maestra con esta petición de oración:

—¿Podrían orar por mí para que Dios me dé un nuevo papá?

La sabia maestra le preguntó:

—¿Qué está mal con el que tienes?

—¡No me gusta! Siempre me está corrigiendo —compartió Brittany.

Ahora bien, podría haber cierta verdad acerca de la necesidad de ese papá para cambiar su estilo de paternidad. Pero la maestra dijo:

—Mi amor, no puedes escoger a tu papá. ¿Quieres que oremos para que Dios te ayude en cómo ser una mejor hija y que tu papá sea un papi más agradable?

Ella movió su cabeza hacia arriba y hacia abajo en acuerdo con la nueva dirección de la oración.

Las verdades bíblicas ayudan a darle forma a nuestras oraciones y a nuestra actitud hacia la oración. Mantenga las oraciones de sus hijos centradas en la Escritura, y el sueño de Dios para ellos con toda seguridad se cumplirá.

Acciones a tomar

Sus hijos son tan importantes para Dios que Él de hecho tiene un sueño para su vida y su futuro. Sus oraciones y las de ellos se deben alinear con ese sueño. Descubrir ese sueño toma tiempo. Pero comprométase con divertirse en el proceso de descubrimiento. Repasemos algunas cosas.

•           El sueño de Dios para su hijo naturalmente hará juego con sus dones, conjunto de habilidades y personalidad.

•           Hay dos cosas que usted debe hacer para que se cumpla el sueño de Dios para su vida y la de sus hijos: ore las promesas de Dios y realice acciones valientes.

Establezca un momento especial esta semana para hacerle a su hijo la siguiente pregunta: “¿Cuál crees que sea el sueño de Dios para tu vida?”. Después de hablar un rato, encuentre un par de puntos principales en su respuesta y úselos para orar con él por ellos. Ore:

Amoroso Dios, te agradezco porque tienes un sueño para mi hijo. Te pido que le des sabiduría y valentía a lo largo de su vida para tomar las decisiones correctas para que tu sueño se cumpla. Te pido esto en el poderoso nombre de Jesús. Amén.

―Tomado del libro Cómo criar niños que oran por David Ireland. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.