Página 6 de 61

istock 3042917 250x130

Nada falta cuando adoramos

Si usted leyera el libro de Proverbios y viera todas las promesas fundamentales hechas para la persona que camina sabiamente, se daría cuenta de que la reverencia y la adoración son el principio de la sabiduría. Rápidamente, vería por qué la reverencia y la adoración son tan importantes. Leer más...

holinessl

La prueba de la pureza

Nuestra cultura popular podría decir que la moralidad sexual no tiene nada que ver con el carácter; pero, Dios “lamenta” no estar de acuerdo: La moralidad sexual tiene todo que ver con el carácter. Y el carácter es muy importante para Dios. De manera que si queremos andar en el destino que Dios ha planeado, vamos a tener que entender lo que Él tiene que decir acerca de la pureza sexual. Leer más...

persevere

Celebra los pequeños logros

Diariamente enfrentamos diferentes retos, unos más grandes que otros. Todos tenemos (o deberíamos tener) sueños y metas que nos inspiren a seguir luchando con fuerza y valentía.

Cada uno tiene esa área en dónde se ha tenido que esforzar más, todos somos diferentes, lo que para alguien es muy fácil puede que para otra persona requiera un poco más de dedicación. Por esta razón debemos de encontrar nuestra identidad y fortalecerla en Cristo, no podemos ser una copia de alguien más.

La comparación puede ser muy dañina, siempre habrá personas mucho mejores que nosotros en diferentes áreas. Quizás admiramos a alguien, inclusive nos podemos inspirar en lo que él o ella hacen, sin embargo, no podemos pretender llegar a ser como esa persona es.

Esto nos lleva al reto de colocarnos metas y trabajar por alcanzarlas. La vida no es fácil, el mismo Jesús nos dijo que tendríamos aflicciones, pero Él ya venció y nos ha dado la capacidad de tener fuerza, sabiduría y emprendimiento para alcanzar aquello que nos proponemos y que está dentro de su voluntad.

Éxito es disfrutar el camino y cada paso que se da. Por eso pienso que debemos de celebrar cada logro que tenemos, no importa su tamaño, si hoy logramos hacer un poco mejor algo que ayer nos costaba es bueno detenerse, felicitarse y decir: puedo hacer o dar más, lo estoy haciendo bien.

Muchas veces quizás somos muy perfeccionistas y duros con nosotros mismos. Creo que debemos de buscar la excelencia, sin embargo, es bueno bajar el ritmo y reflexionar sobre las cosas buenas que estamos haciendo.

Los pequeños logros también se celebran, esto hace que la vida sea más emocionante. Quiero animarte a disfrutar de cada segundo de la vida, no pierdas la capacidad de asombro.

Hace poco alcancé un pequeño logro, en el lugar donde entreno había que hacer un “rope climb” (subir la cuerda), para muchos eso es “pan comido”, para mí NO lo ha sido, muchas veces lo he intentado y hasta había descartado hacerlo (de verdad me cuesta un mundo), pero dije voy a intentarlo y logré subir un poco más de la mitad, ¡eso me emocionó mucho! Ahora el reto es intentarlo más para llegar hasta arriba y luego subir y bajar.

Rescato varios puntos:
1) No importa cuántas veces lo tengas que intentar, hazlo
2) Quizás a la primera no te salga, no desistas
3) No sabes cuándo te saldrá y aun cuando llegues solo a la mitad ya es un avance, sigue hacia adelante
4) Hay que trabajar la mente, cuando te diga no, vos decís SÍ
5) La técnica es vital para subir, así es en la vida
6) Dios nos da dado la capacidad de subir una cuerda ¡y muchas cosas más!

Hoy quiero animarte para que hagas un alto, celebres la vida y los pequeños logros, la suma de cada uno de ellos te llevarán a cosas mayores.

Quita la crítica contigo mismo, cambia la forma en la que te ves, piensas y hablas de ti, eres una hermosa creación de Dios, y Él te ha dotado para que tengas éxito en todo lo que hagas.

“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas” (Josué 1:9).

  ―Escrito por Stephanie Campos, periodista y coordinadora de producción y medios de Enfoque a la familia®. Leer más...

common sense

La amargura y la falta de perdón pueden matar

La falta de perdón y la amargura constituyen el origen de muchas enfermedades. Los médicos, científicos e investigadores han encontrado pruebas concluyentes acerca de que existe una conexión más estrecha entre la mente, el cuerpo y el espíritu de lo que se había creído. Esto necesariamente no refleja un nuevo descubrimiento si estudia la Palabra y recibe una revelación de Dios sobre los espíritus arraigados que se apoderan de nosotros. La relación entre rechazo/rebeldía/amargura y las enfermedades físicas y psicológicas no es una novedad en el ministerio de liberación. La buena noticia es que para aquellos que necesitan liberación hay una biblioteca de investigación creciente sobre la relación entre el espíritu de doble ánimo (el individuo que es inconsistente, impredecible, vacilante, carente de firmeza y de control emocional, y que tiene problemas para tomar decisiones) y las enfermedades físicas. Leer más...

man thinking

Cultive una gran mente

Es muy triste vivir la vida de otra persona, y es totalmente asfixiante vivir por debajo de su potencial. No hay recompensa en lograr los planes de otros para su vida; sin embargo, habrá personas que constantemente intentarán meterle en sus agendas. Otras personas siempre tienen una opinión sobre lo que usted debería hacer con su vida. Su madre quizá piense que debería enseñar en la escuela porque es una vocación que representa un sueldo regular. Su padre quizá le insiste diciéndole que estudie medicina porque usted consiguió buenas notas en ciencias. Su mejor amigo piensa que usted debería abrir una guardería porque se le dan bien los niños. Su abuela le dice que abra un periódico porque es un buen escritor. Todas esas profesiones son buenas, y el servicio que dan a la humanidad es de mucho valor. El problema es que si la vocación no refleja su destino, no es buena. Leer más...

hand

La buena voluntad de Dios

Es asombroso pensar que incluso después de que el ángel del Señor se le apareciera a Gedeón  y le hablara claramente sobre la buena voluntad de Dios para él, Gedeón no pudiera creerlo.

—Pero, señor —replicó Gedeón—, si el Señor está con nosotros, ¿cómo es que nos sucede todo esto? ¿Dónde están todas las maravillas que nos contaban nuestros padres, cuando decían: “¡El Señor nos sacó de Egipto!”? ¡La verdad es que el  Señor nos ha desamparado y nos ha entregado en manos de Madián!

El Señor lo encaró y le dijo:

—Ve con la fuerza que tienes, y salvarás a Israel del poder de Madián. Yo soy quien te envía.

—Pero, Señor —objetó Gedeón—, ¿cómo voy a salvar a Israel? Mi clan es el más débil de la tribu de Manasés, y yo soy el más insignificante de mi familia.

                                                                                                —Jueces 6:13-15, NVI Leer más...

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.