loveY esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento.

--Filipenses 1:9

El discernimiento proviene del amor abundante. ¿Qué es amor abundante? Es amor que sale espontáneamente de nosotros hacia los demás. Se motiva con un compromiso a largo plazo, se consagra por caridad con sacrificio. Existe un discernimiento falso que se basa en la desconfianza, sospecha y temor. Usted puede reconocer el falso discernimiento por la frialdad que hay alrededor de él. El falso discernimiento puede estar envuelto en un tipo de amor, pero no se origina en amor; proviene de la crítica. El verdadero discernimiento proviene de un amor profundo.

El falso discernimiento ve el exterior de la persona o situación, y pretende conocer el interior. El discernimiento piadoso proviene de motivos piadosos; motivos piadosos son los que están fundamentados en el amor comprometido de Dios. De igual manera, nuestra capacidad para discernir las necesidades de la iglesia nunca superará el nivel de la superficie si no conocemos el sentir de Cristo por su pueblo.

Señor, necesito nuevos ojos para ver como ves tú. Necesito ojos para ver a través de los lentes de tu amor. Quiero esa clase de amor que se regocija con la verdad que está en tu corazón por cada persona. No puedo hacer esto sin ti. Ven y llena el espacio que hay en mi corazón. Amén.

 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

--Colosenses 4:6

La Palabra del Señor para nosotros es que en la casa del Señor se debe reemplazar la crítica con oración y se deben eliminar las faltas con una cobertura de amor. En donde hay error, debemos ir con la intención de restaurar. En donde hay doctrinas equivocadas, mantengamos un espíritu amable conforme buscamos corregir a quienes se oponen.

Señor Jesús, perdónanos por nuestra falta de oración y por la debilidad de nuestro amor. Maestro, queremos ser como tú, que cuando veamos una necesidad, en lugar de criticar, ofrezcamos nuestra vida por ello. Señor, liberta a tu Iglesia de este espíritu demoníaco de buscar faltas. En el nombre de Jesús, amén.

  —Tomado del libro Fortaleza para la batalla por Francis Frangipane. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.