handRecientemente pensé en mi vida desde el momento en que comencé a seguir seriamente a Jesucristo al presente. Si hubiera sabido—al inicio de la travesía—todas las cosas por las que Dios me llevaría, probablemente habría tenido miedo de inscribirme al viaje.

No obstante, al mirar hacia atrás, me doy cuenta de que Dios sostuvo mi mano y me dejó avanzar en pequeños pasos. Tuve momentos de gran desánimo; como todos. Recuerdo momentos de lágrimas amargas por mis fracasos personales. Pero Dios siguió impulsándome hacia adelante.

Ese es el secreto de vivir la vida cristiana victoriosa: avanzamos poco a poco. Es progresar un poco hacia adelante a lo largo de varios meses y años. La mayoría de nosotros podemos entender eso. Lo mismo es cierto con respecto a la batalla por la mente. No derrotamos por completo a Satanás en un solo gran golpe y luego vivimos en victoria felices para siempre. Ganamos una pequeña batalla, y luego estamos listos para avanzar a la siguiente. Quizá haya algunas victorias importantes que logramos en un instante, pero no muchas de ellas. La lucha para destruir las fortalezas de Satanás viene principalmente por medio de ir avanzando tenazmente todos los días.

La primera vez que pensé en ese hecho, fue desalentador, hasta que me di cuenta de la sabiduría de Dios. Después de que los judíos salieron de Egipto y deambularon en el desierto, Dios les habló antes de que entraran a la Tierra Prometida. Era una tierra especial: fértil, hermosa y les había sido prometida. Pero en los más de 400 años desde que Jacob y sus hijos salieron de la tierra, otros se habían mudado a ella y estaban ocupando una tierra que no les pertenecía.

Para los hijos de Israel, no era solamente un asunto de entrar y establecerse. Tenían que pelear por cada pulgada de tierra; a pesar de que era su herencia.

Así es como funciona el principio espiritual en todos los niveles. Dios tiene las bendiciones esperándonos, pero depende de nosotros entrar y tomar la tierra. Al igual que con los judíos de la antigüedad: es una batalla.

En el epígrafe de este capítulo, Dios habla acerca de las bestias del campo. Había muchos animales salvajes en la tierra, y podrían haber sido peligrosos. ¿Pero qué pasaría si pensáramos que estas bestias simbolizan el orgullo? ¿Y qué pasaría si Dios nos diera una victoria plena y completa y nunca tuviéramos que batallar de nuevo; cómo nos afectaría? Con toda seguridad el orgullo se metería subrepticiamente.

Nuestra actitud entonces sería menospreciar a otros que no hubieran sido tan victoriosos como nosotros. Quizá no expresaríamos nuestro desdén con palabras, pero aquellos a quienes desdeñáramos ¿no sentirían que pensamos que somos superiores? Y, verdaderamente, ¿no nos sentiríamos superiores? Nosotros ya lo logramos, y esas pobres almas siguen batallando…

Dios tiene un plan maravilloso para cada uno de nosotros, pero nunca llega con una sola victoria importante, de modo que no tengamos que volver a luchar. Más bien, es una batalla continua, y debemos permanecer vigilantes y al tanto de los ataques del enemigo.

Otro aspecto es que como avanzamos poco a poco, saboreamos cada victoria. Cada vez que vencemos o destruimos una de las fortalezas de Satanás nos regocijamos. Podemos permanecer en un estado constante de agradecimiento. Si solo hubiéramos tenido una victoria, la cual hubiera sucedido hace treinta años, qué monótonas serían nuestras vidas. O peor todavía, qué fácil podría ser para nosotros dar a Dios por sentado. ¿No es mejor servir a un Dios que nos lleva lentamente hacia adelante, siempre mostrándonos el camino, animándonos todo el tiempo? Nosotros siempre tenemos nuevos horizontes que alcanzar, ¡y eso hace que el viaje con Dios sea emocionante!

Dios, por favor perdóname por querer toda la victoria en este momento. Ayúdame a darme cuenta de que a medida que lucho y clamo a ti, veo tu mano maravillosa, amorosa y cuidadosa llevándome hacia adelante; poco a poco. Por eso, estoy agradecido. Amén.

 —Tomado del Devocional El campo de batalla de la mente por Joyce Meyer. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA

Boletínes de Vida Cristiana

Mantente en contacto con las noticias, los bloggers y los artículos que usted disfruta.